Economía y Empresas > REESTRUCTURA

ANCAP ingresa en la fase final de su ajuste con fuerte rechazo sindical

La empresa procura terminar de equilibrar el negocio del cemento, pero deberá lidiar con su gremio

Tiempo de lectura: -'

04 de abril de 2018 a las 05:00

Mientras el Directorio de ANCAP, dos de sus gerentes, la ministra de Industria, Carolina Cosse, y el director de OPP, Álvaro García, presentaban en la tarde de este martes el balance de la petrolera estatal -que cerró con una ganancia de US$ 39 millones-, una manifestación gremial irrumpió abruptamente, lo que obligó a suspender por unos minutos la presentación oficial de los números del ejercicio fiscal 2017. Entonando cánticos "se escucha, se escucha, arriba los que luchan. Olele, olele, si este no es el pueblo, el pueblo donde está" menos de una centena de trabajadores coparon el piso 3 del edificio de Libertador y Paysandú. El sindicato estaba en las afueras del edificio, pero luego optó por subir hasta donde la empresa estaba brindando la conferencia.

"Esa postal resume lo que hoy está enfrentando la empresa", resumió a El Observador una fuente del ente petrolero. "Cada vez más resistencia" y rechazo de su gremio a los ajustes de tuerca que la empresa está profundizando en distintas unidades de negocio para mejorar la eficiencia y cortar las pérdidas en unidades lastradas por números rojos como el Portland.

Los trabajadores agremiados del ente denunciaban que el ente pretende privatizar el servicio del buque tanque ANCAP IX. La empresa llamó a una licitación hace unos meses para contratar a una empresa privada que realice el transporte fluvial de combustibles entre la refinería de La Teja y los centros de distribución de Paysandú y Juan Lacaze, para mejorar su eficiencia.

Esa medida es rechazada por el sindicato de funcionarios del ente. Ante los cánticos abrumadores -que hacían imposible mantener la atención- Cosse y García se aproximaron al gremio para dialogar y procurar que la presentación del balance transitara por su cauce normal. La ministra de Industria tomó la posta y decidió entablar un diálogo con el dirigente sindical de la Federación Ancap, Salvador Sprovieri. "En este momento estamos en la presentación de todo un año de trabajo de la empresa. El Ministerio (Industria) y ANCAP siempre están con los ámbitos abiertos para tratar los temas. Me vuelvo a poner a disposición para, dialogando, recorrer los problemas. Ahora les quiero pedir, así como nosotros respetamos el derecho a expresarse y reclamar, que se respeten el derecho de ANCAP de presentarle a toda la opinión pública los resultados de la empresa", les transmitió Cosse.

El dirigente aceptó y le respondió que el Directorio les "mintió" ya que le estaban privatizando el ANCAP IX. "Tenemos documentación técnica y de la Armada que dice que el buque puede navegar. Por eso paramos hoy, para que no quede gente sin trabajo. No nos gusta hacer esto. Tenemos mucha gente que puede quedar en la calle, ya nos pasó con el servicio médico", afirmó Sprovieri. El intercambio terminó nuevamente con el cántico masivo: "se escucha, se escucha, arriba los que luchan" por parte de la Fancap, hasta que un sindicalista gritó: "Están privatizando ANCAP". Cosse interrumpió su caminata hacia el estrado, giró y buscó identificarlo, pero la multitud se lo impidió.

No es el primero

Este no es el único frente sindical que enfrentó o ya tuvo el ente en los últimos meses. El fin del servicio médico fue objeto de múltiples paros que le provocaron serios perjuicios económicos al ente, como la demora en la finalización de las tareas de mantenimiento de la refinería de La Teja que se prolongó por casi tres mes más del tiempo inicial estipulado.

El gerente general del ente, Ignacio Horvath, comentó durante una pasaje de su presentación que si la empresa no se hubiera visto obligada a importar un mayor volumen de combustibles refinados durante el ejercicio 2017, ANCAP pudo haber bajado otro 8% la tarifa del gasoil (como lo hizo en julio de ese año hasta diciembre).

"En ANCAP estamos maximizando los costos y trasladando a tarifas aquello que supera la ganancia objetivo", aseguró el ejecutivo. Además, insistió en la premisa que refinar combustibles en Uruguay "agrega valor" y es "más económico que importar" como reclaman algunos sectores productivos del agro.

En tanto, en otro frente sindical, hace dos meses que los trabajadores de la planta de cemento de Minas tienen paralizada esa unidad de negocio, que piden incrementar la plantilla. Acá el ente ya aplicó una reestructura para reducir personal de empresas tercerizadas, pero las autoridades reconocen que quedan deberes por delante. "Esos US$ 10 millones (de pérdidas) que hay que mejorar van a costar porque de algún lado hay que recortar", explicó la fuente. La empresa ya logró mejoras en la eficiencia productiva el año pasado que le permitió reducir en US$ 15 millones su perjuicio.

Durante el ejercicio 2017, la empresa logró bajar su costo de materias primas, energía y costos fijos en unos US$ 8 millones, mientras que elevó su producción 1,7% para volver a ser líder del mercado. El retiro de funcionarios y reducción de contratados permitió otro ahorro de US$ 2,1 millones, según ANCAP.

"Por supuesto que nos preocupa la situación del Portland hoy porque si nosotros no producimos, esto tiene un impacto muy serio en la viabilidad de nuestro plan de sustentabilidad" de esa unidad de negocio, admitió Jara.

Segundo año con ganancia

De acuerdo a la presentación del balance, el grupo ANCAP -incluyendo subsidiarias- cerró su ejercicio 2017 con un resultado operativo positivo por US$ 71,5 millones, que fue contrarrestado por un perjuicio financiero de US$ 22 millones, e impuesto a la renta por US$ 10,5 millones. Así, terminó con un resultado para ese período de US$ 39 millones, más que duplicando el azul de US$ 15 millones del ejercicio anterior. Entre los ejercicios 2011 y 2015 la empresa acumuló pérdidas por unos US$ 800 millones. Esto llevó a que el Estado aprobara una millonaria capitalización por US$ 623 millones al arranque de 2016.

Balance ANCAP a 2017

El margen Ebitda (resultado antes de impuestos, intereses, depreciaciones y amortizaciones) bajó de 10,3% en 2016 a 7,4% en 2017 como consecuencia del impacto negativo que tuvo la parada de mantenimiento de la refinería.

Los ingresos de la petrolera estatal aumentaron 6,9%, pero el costo de sus ventas crecieron 18,6% como consecuencia de un aumento del precio internacional del crudo (+24%) y los mayores erogaciones que causó la parada de mantenimiento de la refinería por importaciones de combustibles y servicios asociados, explicó el gerente financiero del ente Gustavo Mayola.

Las empresas vinculadas al ente mostraron una mejora sensible ya que en ejercicio 2016 habían cerrado con un rojo de $ 381,8 millones (unos US$ 13,4 millones), mientras que 2017 registraron un positivo de 1,1 millones (unos US$ 400 mil).

"Como resumen, se siguen las tendencias en los negocios. Los negocios que ganan lo hacen con menor traslado a tarifas, y los que pierden reducen fuertemente sus pérdidas como el gas natural o el Portland a menos de la mitad", rescató Horvath.

Las ventas al mercado interno de ANCAP -excluyendo UTE-, crecieron 9,7% producto de un mayor volumen de naftas comercializadas (+4,7%) y de gasoil (+2,2%), mientras que el supergás disminuyó 5,9%. En tanto, los números muestran que al cierre del año pasado la deuda del ANCAP y ALUR ascendía a US$ 1.093 millones. Durante el 2017 se cancelaron deudas por US$ 60 millones. El gerente financiero, Gustavo Mayola indicó que los ratios muestran "una mejora" del pasivo del ente petrolero por el reperfilamiento de deudas financieras de corto a largo plazo. También destacó la suba en la calificación de Moody's a Ba2 en la nota del ente.

"ANCAP, para hacer más eficiente, debe incorporar cada vez más tecnología y capacitar a su gente. La digitalización va a ayudar a ANCAP a la eficiencia y también a acercarse a nuevos negocios", dijo Cosse.

La foto de algunas colaterales

Ducsa: "el motor"

Dentro de las subsidiarias del ente, Ducsa que la que obtuvo por lejos su mejor desempeño con una ganancia de $ 628,4 millones (unos US$ 28 millones). "Ducsa es el motor (para ANCAP). Es una empresa emblemática porque nos acerca a nuestros clientes en toda la República", reconoció Jara. La presidenta destacó que pese a que el margen de ganancia se redujo en 10%, los resultados prácticamente fueron similares a lo de 2016. Al reducirse el margen, "las empresas mejorar procesos e innovan", explicó.

Carboclor: sangría por cierre

El resultado de Carboclor fue por lejos el peor desempeño dentro del grupo ANCAP con una pérdida por unos US$ 32 millones. ANCAP bajó la cortina a la pata industrial (la petroquímica) para quedarse solo con el giro logístico. Por el deterioro de las plantas químicas y el pago de indemnizaciones debió desembolsar casi US$ 20 millones. Jara dijo que con la apuesta solo al nicho logístico puede volver "muy competitiva" la nueva estructura que inició desde mediados de 2017 esa colateral.

ALUR mejora, según Jara

Alchoholes del Uruguay (ALUR) había cerrado su ejercicio 2016 con un perjuicio de $ 270,9 millones (unos US$ 9,5 millones), cifra que descendió a $ 47,9 millones (US$ 1,7 millones) el año pasado. Esto se logró con una reducción en la facturación por la venta de biocombustibles a ANCAP en un 5% respecto a 2016 para quedar en US$ 170,9 millones.

Esa subsidiaria logró reducir el costo de venta y puso en marcha un nuevo modelo de negocios. "La mejora ha sido sensible", afirmó Jara. Consultada por El Observador por la reducción en la mezcla de biocombustibles para 2018, la presidente respondió que está defindio un volumen menor de compra de metros cúbicos ALUR respecto a 2017. "Seguimos trabajando para ver si hay oportunidad de generar eficiencia y, en todo caso, se buscará renegociar esos precios", indicó. El director de la oposición Diego Labat, es partidario de reducir al máximo legal (5%) la mezcla de bioetanol con la nafta, algo que podría generar un ahorro de unos US$ 35 millones, equivalente a $ 1 por litro en el precio de venta al público.

¿Regasificadora?, no está cerrada

En 2017, Gas Sayago cerró con un perjuicio por $ 290,38 (unos US$ 10 millones), un negocio donde ANCAP tiene el 21% de la empresa, el restante 79% pertenece a UTE. Sobre el futuro de este negocio, la ministra Cosse explicó que Shell pidió más prórroga al gobierno para decidir si se decidía a instalar su planta regasificadora en Puntas de Sayago porque aguardaba por una "desregulación" del mercado del gas en Argentina que todavía no terminó de materializarse. El plazo venció el 31 de marzo, pero el Ejecutivo optó por no renovar ese memorándum de entendimiento con la multinacional holandesa. Cosse dijo que Shell dijo que "necesitaba bastante más tiempo" para tomar una definición sobre el proyecto en Uruguay, por lo que "no tiene sentido" mantener una "exclusividad" con esa compañía.

La ministra indicó que se apostará a instrumentar estrategia de "racionalización" de los activos que tiene el proyecto, pero siempre con la premisa que el Estado no asuma riesgo. "Eso no significa para nada que el proyecto está cerrado", aseguró.

Cal dio ganancia

Una de las notas positivas de 2017, la dio el negocio de la cal que cerró el 2017 con su primer resultado sin pérdidas desde que está operativo. Esta unidad logró duplicar su volumen de ventas con unas 78.78 toneladas exportadas, frente a las 23.188 del ejercicio anterior. Así la cal, tuvo una utilidad de $ 14,4 millones (unos US$ 500 mil a valores de hoy).


Comentarios