Opinión > REFLEXIONES LIBERALES

Argentina sin presente ¿y sin futuro?

En un país que no parece encontrar un camino, el Poder Judicial argentino parece estar actuando de manera poco independiente 

Tiempo de lectura: -'

19 de mayo de 2019 a las 05:00

Después de 12 años de gobierno kirchnerista y 3 años y medio de gobierno de Macri, Argentina sigue sin encontrar su rumbo. Camino a las elecciones presidenciales de octubre la economía no se recupera y la inestabilidad política crece día a día, conspirando contra un retorno a la normalidad. El dólar sube, el riesgo país está por las nubes, la inflación no amaina a pesar de la recesión. Las necesarias inversiones para promover el desarrollo prefieren esperar hasta que aclare, pero ya hace 4 años que están esperando y no se ve que nada se aclare. Al contrario, se oscurece. Cada semana que viene, trae novedades que afectan a la estructura institucional del país y alejan la previsibilidad requerida para que mejore el clima de negocios.

Esta semana trajo dos y de suma importancia. Por un lado, la decisión de la Corte Suprema de Justicia, violando la jurisprudencia tradicional de la Corte de no tomar asuntos que no tengan fallo definitivo, y violando la jurisprudencia de esta Corte en su composición actual, resolvió el martes solicitar al Tribunal de Alzada uno de los expedientes por los cuales la expresidente Cristina Kirchner está procesada y va a juicio oral. De esta manera, el juicio oral que debía comenzar en pocos días, quedó en el aire, postergado sine die por falta del expediente para llevarse a cabo las diligencias procesales adecuadas a un juicio oral. Este mismo tribunal, había rechazado mociones semejantes de la defensa de Cristina Kirchner, del poderoso exministro de Transporte y Vialidad (suyo y de su marido) Julio de Vido y del empresario Lázaro Báez (protegido desde siempre por Néstor Kirchner cuando era gobernador de Santa Cruz y testaferro de este), pero ahora cambian de opinión. ¿Será porque las encuestas comienzan a favorecer a la expresidenta en un eventual balotaje con Macri? ¿Será que la mayoría del máximo tribunal argentino comienza a acomodar el cuerpo jurídico ante el cambio de los vientos políticos? Pero, ¿tan poca independencia tiene la Corte como cambiar de opinión sobre el mismo asunto con tan pocos meses de diferencia?

Y aquí se da el segundo hecho. Alberto Fernández, exjefe de gabinete de Néstor y Cristina, con la que luego se distanció para volver a amigarse recientemente, disparó munición gruesa contra los magistrados que han estado juzgando a su jefa. Fernández, que ronca fuerte en el entorno de Cristina y no es una voz cualquiera, dijo que “ojalá que lo que decidió la Corte sirva de espejo para el resto de las causas”. Y agregó, en claro tono de amenaza: “Algún día Ercolini, Bonadío, Irurzun, Hornos y Geminiani (jueces de primera y segunda instancia que procesaron a Cristina y a otros implicados en el escándalo de las coimas) van a tener que explicar las barrabasadas que escribieron para cumplir con el poder de turno”. En buen romance, si Cristina vuelve, esos jueces pueden tener claro su destino. Sin duda, una amenaza por todo lo alto a la independencia del poder judicial. O acaso ¿una señal de que los jueces se mueven con el poder de turno y por tanto carecen de independencia? En cualquiera de las hipótesis, está claro que la independencia judicial no es moneda de buena circulación en Argentina, y que hay ciudadanos más iguales que otros y ciudadanos que pueden hacer lo que les plazca mientras estén en el poder y luego ya se las arreglarán para zafar hasta que el poder vuelva a sus manos.

Afortunadamente la Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional cuestionó duramente al ex jefe de gabinete de Cristina, rechazando “las expresiones vertidas recientemente por un exfuncionario del Gobierno Nacional, que en tono descalificante y en forma amenazante aseguró que próximamente varios magistrados federales de diferentes instancias serían puestos en la obligación de explicar sus resoluciones jurisdiccionales”.

La entidad de magistrados fue muy clara al añadir que las expresiones de Fernández además de “resultar impropias dentro de un Estado de Derecho y de pretender permear en el funcionamiento de la justicia consideraciones propias de las relaciones de fuerza de la política partidaria -en evidentes instancias pre electorales-, cuentan con al agravante de haber sido proferidas por un abogado exfuncionario de altísimo rango que se ha desempeñado como titular de la Jefatura de Gabinete de Ministros”.
Y tampoco se salvó de recriminación en el comunicado Marcos Peña, actual jefe de Gabinete de Mauricio Macri , quien cuestionó a los jueces de la Corte Suprema por la “percepción de impunidad” en relación con el juicio contra Cristina Kirchner.

Saludable comunicado. Esperemos que los hechos confirmen los dichos, porque, vale la pena repetirlo una y otra vez, sin un Poder Judicial independiente es imposible el funcionamiento del estado de derecho. Y allí donde no funciona bien, allí donde lo político está por encima de lo jurídico, no hay ni presente ni futuro: rige la ley de la selva. 

*Esta columna fue escrita antes de que la senadora Cristina Fernández resolviera ser candidata a la vicepresidencia de la República. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...