Ministerio de diseño > arquitectura

Arquitectura espacial

Si usted piensa que construir acá nomás es complicado, imaginemos lo que es desarrollar hábitats para las expediciones y colonizaciones extraplanetarias

Tiempo de lectura: -'

04 de junio de 2014 a las 00:00

Más de 200 mil personas, desde 140 países, han firmado solicitudes para ingresar al programa Mars One, donde elegirán, mediante el concepto televisado de "Big Brother: Space edition" a 24 aspirantes que viajarán en el 2022 a colonizar Marte.

Es un viaje de ida solamente ya que el cuerpo humano no está en condiciones de viajar de vuelta por temas que explican muy técnicamente en la página del programa. Temerarios, audaces, inconscientes, pioneros, uno no sabe bien cómo definirlos. En todo caso, muchos lo hacen por aportar algo a hacer historia en la humanidad, lo cual no es menor ambición.
Este programa específico se financia con campañas diversas, desde sponsors, a derechos televisivos de ese reality de selección, y por lo pronto recaudaron unos 7 millones de dolares solo con las inscripciones de 38 dólares cada una. Aunque con un costo estimado total de unos 6 billones de dólares, aún queda mucho camino por recorrer. Enviarían previamente a robots para que armen las cápsulas vivienda donde se alojarían los nuevos inquilinos.
Si uno piensa los problemas que implica hacerse una casa por acá nomas, la logística, tiempos y esfuerzos que requiere esta meta es algo literalmente fuera de este mundo.
Más allá de este proyecto en particular, nos interesaba indagar sobre lo que se ha proyectado en diversas partes para concebir el alojamiento de humanos en el espacio, llámese Luna o Marte...o donde nos lleven los adelantos. De forma más experimental, lúdica, o técnicamente viables, todos son un desafío mental, técnico, logístico y tantos adjetivos más como gente que lo aborde. En general prueban límites de técnicas diversas como estructuras inflables, o impresas en 3D, o domos con energía solar
Algunos proyectos de la Nasa se muestran en el reel a continuación, asi como otros que mencionamos.
De hecho, el Estudio Foster & Partners desde hace años colabora con la agencia europea aeroespacial para diseñar habitats para gente en la luna y estudia las formas de protegerlos de tormentas solares, radiaciones gama, o meteoritos. Todo esto...imprimiéndolo en 3D.
En Uruguay (si: ¡acá!) la arquitecta Adela Giménez y el EDL tienen experiencia en este tipo de propuestas. Con su asociado Giorgio Gaviraghi han recibido reconocimientos de la Nasa, colaborado con proyectos liceales y de la UTU que presentaron propuestas para vivir en la luna y ganado premios también. Según sus palabras, los liceales tienen un conocimiento bastante vasto y apto para encarar esos proyectos al menos experimental o conceptualmente, lo cual devuelve cierta esperanza no sólo de que no todo está perdido sino que hay mucho para fomentar en los chicos de mente abierta y ávidos de esas experiencias no habituales para los salones de clases.
Experimental por donde se lo mire y sin tanta documentacion al menos on line, pero demuestran que el mundo es posible gracias a los que sueñan en grande.

Comentarios