Opinión > EDITORIAL

Bailando en la oscuridad

El paro para frenar las pruebas PISA demuestran la crisis de la educación uruguaya

Tiempo de lectura: -'

24 de agosto de 2018 a las 05:00

Un grupo de profesores agremiados impidió este jueves realizar las pruebas PISA en liceo del Prado y tuvo el apoyo del gremio de profesores Fenapes.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) organiza las pruebas denominadas PISA en más de 72 países. Allí son evaluados cientos de miles de estudiantes en matemáticas, ciencias y comprensión lectora. El índice permite realizar análisis comparado y ver las evoluciones tanto positivas como negativas del rendimiento de los estudiantes en los distintos países. Se trata de una herramienta que permite mejorar aspectos esenciales de la educación en todo el mundo. Uruguay se comprometió con la OCDE en 2003 a llevar adelante este tipo de evaluaciones cada tres años. La finalidad es tener información estadística comparada que permita mejorar aspectos de la educación para que los uruguayos mejoren sus rendimientos y salgan mejor preparados a enfrentar la vida de adultos y el mundo profesional. Los resultados de las pruebas PISA, que han sido muy negativos para Uruguay, generaron polémica desde el inicio. A nadie le gusta que le digan que es el "peor de la clase" y que "puede y debe rendir más".

Lejos de cuestionar a los niños y adolescentes evaluados, las pruebas PISA en su comparación con otros países revelan lo que todo el Uruguay sabe: que la educación del país está muy mal. Pero a su vez, indica donde se puede mejorar. Nadie en la OCDE quiere que los índices de las pruebas PISA den mal, todo lo contrario. Para eso es que se hacen, para ayudar a mejorar. La noticia que sacudió los portales de noticias y generó una vez más la indignación de la ciudadanía fue el paro convocado en el Liceo 18 del Prado precisamente porque allí se iban a celebrar las pruebas PISA. Los profesores agremiados del centro de estudios argumentaron al realizar la ocupación e impedir la realización de la prueba, que los estándares que se utilizan para evaluar a los alumnos son "los mismos que se usan en el mundo del trabajo: pagar, cobrar, manipular tecnología, comunicar e interpretar mensajes que nunca son reflexivos". El sindicato cree que la prueba internacional "impulsa la privatización" y "permite al gran capital controlar a distancia lo que ocurre en los sistemas educativos nacionales, mediante supuestos teóricos que no se someten a discusión a la hora de evaluar las políticas públicas".

Uno se pregunta si se lo dice en serio. Porque si asi fuera, sería para ponerse a llorar y preguntarse en qué momento el gremio de la enseñanza secundaria de Montevideo se convirtió en una caricatura de sí mismo.

Es tan profundo el atolondre de los profesores que intentaban explicar los motivos del paro que quedó boquiabierto hasta el más ingenuo. ¿Puede estar la educación del Uruguay en manos de gente que razona tan mal? ¿Son estos mismos docentes los que imparten conocimiento, enseñan historia, matemáticas, ciencias y forman a los futuros ciudadanos que van a determinar el destino del país? ¿Cómo es posible haber caído tan bajo? Preguntas que resuenan en el más profundo silencio de las autoridades que vieron pasar 15 años sin hacer nada por mejorar la educación en el Uruguay. Este paro absurdo y ridículo es la demostración de lo hondo que es el pozo en el que estamos y lo difícil que será salir, si ni siquiera quienes enseñan comprenden la importancia de hacer pruebas de evaluación que se hacen en todo el mundo.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...