Espectáculos y Cultura > MÚSICA

Bandas Tributo: Álter egos musicales

Los personajes detrás de las bandas que homenajean a íconos de la música, imitando su sonido o versionando sus temas

Tiempo de lectura: -'

29 de octubre de 2017 a las 05:00

La primera imagen del actor estadounidense Rami Malek interpretando a Freddie Mercury en la futura película Bohemian Rhapsody, muestra que entre los dos hay un innegable parecido físico. Pero el argentino Pablo Padín perfectamente podría interpretar al cantante de Queen en un filme. No solo tiene una apariencia similar, sino que canta de una forma tan parecida que resulta inquietante. Y la banda que integra, Dios salve a la reina, es un duplicado sonoro y físico tan cercano que puede llevar a la confusión.

Dios salve a la reina es una banda tributo, ese formato de grupo musical que se dedica a recrear la obra de otros artistas, y que debe su origen a la admiración, al respeto y en ocasiones, a la recreación de un grupo que ya no está activo sobre los escenarios. Fundada en Rosario, Argentina, en 1998, comenzó como un grupo de amigos que se juntaban a tocar temas de Queen en bares de la ciudad.

Después de las primeras cinco presentaciones, alguien le comentó a Padín en broma que se dejara el bigote. Lo hizo, y la respuesta del público fue tan buena que de a poco comenzaron a sumarse el resto de los integrantes. Agregaron, además, un elemento adicional al tributo, que para el cantante se dio de una forma natural y que ha ayudado a la banda a que la transformación física no se sienta como algo forzado.

"Queen es una banda con muchísimos años inactiva en su formación original pero con fans jóvenes que se suman día a día. Toda esa generación escucha Queen en vivo a través de nosotros, y jugamos juntos a estar en 1980 otra vez. Y todos los que tuvieron la posibilidad de verlos en vivo, vuelven a vivir una época adolescente y reviven grandes momentos", explicó Padín a El Observador sobre la experiencia que propone el grupo argentino, que en agosto pasó por Montevideo.

Por su parte, Juan D'Oliveira, el vocalista del tributo uruguayo a Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, Plagio, afirmó que ellos lo hacen "por el fanatismo y por el legado que tiene la banda".

El grupo nació en 2002, aunque no como una banda tributo. En aquel momento hacían también canciones de Pink Floyd, Traidores y Guns n' Roses, pero luego de un show homenajeando a la banda argentina (que además fue el que les dio su nombre, porque el afiche advertía "hay un plagio a los Redondos"), decidieron centrar sus shows en el repertorio de los liderados por el Indio Solari, y en tributos a Sumo, algo que dejaron de hacer en 2008.

El hombre de las mil canciones


Nicolás Etcheverry almacena 1.500 canciones en cuatro biblioratos. Busca las letras en internet, las corrige si son incorrectas, y saca los acordes. Con ese repertorio, que comenzó a acumularen su adolescencia (hoy tiene 39 años), ha realizado múltiples shows tributo en solitario, con un rango de bandas que va desde U2 hasta Oasis, pasando por Coldplay y R.E.M.

Además de ese proyecto personal, con el nombre de La Rockola Humana, integra una banda en la que interpreta composiciones propias (Na-k) y dos bandas tributo: L.A. William Blake Band, fundada en 2013 y que homenajea a The Doors, y Tom Bufo, nacida en 2016 y que cubre el repertorio de The Clash.
Banda William Blake

Para D'Oliveira, que comenzó como sonidista de Plagio y se pasó al micrófono en 2007, que el hecho de que la banda se haya disuelto, ha generado, por una parte, que "tengan más peso, tal vez porque las redes hacen que sea más fácil acceder a su música ahora que antes, y porque llama la atención el movimiento que se genera en torno a los recitales del Indio. Por ahí un joven ve eso, investiga y le gusta".

Por otra parte, cree que si el grupo siguiera tocando "lo que hacemos nosotros no tendría ningún mérito. El tributo tiene más peso porque no tenés forma de ver a los Redondos en vivo", ponderó.

La Rockola Humana explica que sus tributos para bandas activas nacen del "amor" por su música, y para el caso de las bandas inactivas busca junto a sus compañeros que los tributos no se hagan "porque si", sino que coincidan con fechas relevantes en la historia de la banda, como aniversarios de discos, o fechas de nacimiento o muerte de sus integrantes más destacados. "Aparte así no saturas, porque acá es complicado, no abundan los lugares para las bandas tributo como pasa en otros países, entonces si tocás siempre aburrís", dijo Etcheverry.

El parecido sonoro


Con los ojos cerrados es muy difícil descubrir cuándo se está escuchando a Queen o a Dios salve a la reina, la banda argentina que homenajea e imita a los británicos. "Nuestro crecimiento como músicos fue a través de Queen, con lo cual es una situación rarísima y única en donde hemos crecido y madurado a través de su música, es como si hubiese sido el crecimiento natural de Queen y la maduración de la banda misma", comparó Padín, en referencia a la elección de recrear el sonido original sin dejar margen para el toque personal, algo que hacen otras bandas como los uruguayos Danger Four, tributo a los Beatles.
"Si los Redondos siguieran tocando, lo que hacemos nosotros no tendría ningún mérito" Juan D'Oliveira Vocalista de Plagio
"Acá en Uruguay no hay bandas que imiten la apariencia", consideró Etcheverry, quien con sus agrupaciones musicales predica el respeto por el original (manteniendo siempre la tonalidad de la canción, por ejemplo), aunque se permite la improvisación, sobre todo en el caso de su tributo a The Doors, donde ese recurso tenía amplia cabida, e incluso L.A. William Blake Band posee una formación diferente a la de la banda original. "El primer show lo hicimos sin teclado, lo cambiamos por dos guitarras y todos nos decían que estábamos locos", recuerda, aunque finalmente incorporaron ese instrumento a su formación.

"Somos estudiosos de la banda, defensores y respetuosos de las canciones, hay una tendencia nuestra a respetar la canción por encima del sonido original", explicó, aunque también tuvo una experiencia como imitador en el programa Yo me llamo, de Teledoce, donde encarnó a Jim Morrison, el cantante de los Doors, en 2014.
"Un músico compone y crea, pero también puede hacer esto por respeto a la música, no por robar la plata" Nicolás Etcheverry líder de L.a. William Blake Band y Tom Bufo


Plagio, en sus orígenes, apuntaba a un sonido lo más similar posible al de los discos de los Redondos, dijo D'Oliveira. Con el cambio de formación que lo llevó a ser el vocalista, ingresó también un nuevo sonidista que cuenta con una forma de trabajo diferente, donde el sonido se adapta a cada escenario y no es prioridad la imitación sónica, más allá de que se mantiene el respeto por el original.

La agenda de Dios salve a la reina incluye futuras presentaciones en Argentina, España, Portugal, Japón y Rusia. "Tocamos casi 100 shows al año en 40 países, cada vez con giras más extensas y complejas, no queda nada de tiempo para proyectos personales o de temas propios", comentó Pablo Padín.
"Nuestro crecimiento como músicos fue a través de Queen, con lo cual es una situación rarísima y única en donde hemos crecido y madurado a través de su música. Es como si hubiese sido el crecimiento natural de Queen" Pablo Padín vocalista de Dios salve a la reina
Por el contrario, los integrantes de Plagio tienen proyectos paralelos para hacer temas propios, y están actualmente en proceso de composición y grabación de canciones de su autoría. "Teníamos ganas de mostrar nuestras cosas, ya tenemos tres temas grabados, y antes de fin de año esperamos publicarlas", anticipó D'Oliveira.

Etcheverry considera que la existencia de bandas tributo es parte natural del ambiente musical, y que todos los músicos han comenzado haciendo covers, algo que se aplica incluso a los Beatles o los Rolling Stones. "Un músico compone y crea, pero también puede hacer esto por respeto a la música, no por robar la plata, es compartir un gusto tuyo con un público al que le gusta lo mismo", y pone como ejemplo a sí mismo y a Frankie Lampariello, otro músico uruguayo que tiene una trayectoria propia, pero también participa de shows tributo a bandas como Pearl Jam.

Más allá de que se apunte o no a la similitud estética o sonora, las bandas tributo tienen una responsabilidad, no solo la de mantener el espíritu del original, sino también la de tener "muchísimo respeto por el artista original, no subestimarlo y nunca creerse que uno tiene potestad sobre la obra", según Pablo Padín, el Freddie Mercury rosarino.

Oktubre, tradición ricotera

Plagio

En 2007, Plagio celebró el 90 aniversario de la Revolución Rusa con un show en el que homenajeó el disco Oktubre de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, en el que intervinieron artistas de otras disciplinas como la pintura, y la danza. De allí surgió una tradición para la banda, que periódicamente realiza su espectáculo De regreso a Oktubre, que este año, con motivo del centenario del hecho histórico, se realizó el 6 de octubre. Entre las presentaciones periódicas de Plagio también se cuentan la Fiesta Ricotera, en La Teja, y los shows de canciones inéditas de los Redondos que hacen para la noche de la nostalgia.

Danger Four, históricos en los tributos


Surgidos en la década de 1980, los Danger Four son el tributo uruguayo que más proyección internacional ha logrado, por más que desde esa época el grupo se haya radicado en Buenos Aires. Con instrumentos y equipos comprados a coleccionistas privados, vestimenta y apariencia idéntica, y el beneplácito de la BBC como Embajadores itinerantes de los Beatles, la banda replica el sonido de los de Liverpool. Se presentaron en Montevideo, en la Sala Zitarrosa, el pasado viernes, y lo volverán a hacer este sábado y domingo.

2002
Fue el año en que nació Plagio en el barrio Peñarol como un grupo de covers, y con el tiempo derivaron en un tributo a Patricio Rey y sus redonditos de ricota

La canción más difícil
Dios salve a la reina

De entre los 70 temas de Queen que han interpretado en su trayectoria, Padín destaca como la más difícil, pero a su vez la más disfrutable, a Bohemian Rhapsody. "Es el himno absoluto de la música y tiene todo: rock, balada, ópera, trabajo coral, falsete, de todo", explicó.

Multitributo

José Germán Borda, tecladista de L.A. William Blake Band, es integrante y fundador, además, de Pink Floyd Experience, una banda que tributa la obra de la banda Pink Floyd.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...