Fútbol > TROTAMUNDOS

Barceló y el salto a México

Con sus goles en San Martín y Patronato, el delantero llegó a Atlas, donde vive sus primeros días

Tiempo de lectura: -'

21 de enero de 2019 a las 09:25

Cámaras, flashes, conferencia de prensa de presentación, muchos medios, foto con el presidente, más fotos con el uniforme y con la 9 de Atlas de México, su nuevo equipo. El floridense Facundo Barceló vive por estos días sus primeras experiencias en el fútbol azteca y todo es novedad al llegar a una de las ligas más poderosas de América y del mundo.

Tras su paso por el fútbol profesional uruguayo en Liverpool, El Tanque Sisley y Juventud, el delantero que hoy tiene 25 años continuó su carrera en San Martín de San Juan y Patronato de Paraná, ambos en Argentina, donde sus goles lo llevaron a México.

Llegó a Guadalajara antes de fin de año y desde ese entonces se prepara para su debut. “Comparado con San Martín y Patronato es mucho el cambio”, dijo a Referí el atacante que aún está en un hotel, a la espera de su casa.

En los entrenamientos en el complejo de Atlas ya notó diferencias. “Es una institución enorme, por ejemplo, hay una máquina de nitrógeno para recuperar lesiones que son comunes en Europa”.

Con 5 millones de habitantes, Guadalajara es la segunda ciudad más poblada de México. Y los hinchas se hacen sentir. “La gente va a la cancha de forma impresionante. Además, como el club hace mucho que no gana, quieren que lleguen los triunfos”, comentó. “Son muy pasionales”.

Sobre su presentación, Barceló señaló que nunca había protagonizado algo igual, con la conferencia y una sesión de fotos al mejor estilo europeo. “Es todo un mundo nuevo para mí”, expresó. “Están en todos los detalles”, indicó.

El delantero aún no había podido ir al estadio donde juega Atlas, el Jalisco, que tiene capacidad para 55.000 espectadores, porque justo cuando jugaron ahí debió viajar a Panamá a hacer trámites para la habilitación laboral. Ahora ya está habilitado y esperaba su primera convocatoria. “Es una liga muy competitiva”, dijo sobre el fútbol mexicano. “No es tan friccionado y es más vertical. Diferente a Argentina. No se revienta la pelota y tratan de jugar por abajo”, señaló.

En sus primeros días en Guadalajara le ha parecido una ciudad “enorme” y le gustó mucho el barrio donde está, Andares. “Es otro mundo comparado con Argentina; quedé sorprendido y contento”.

En enero hay vacaciones en México y el tráfico es menor, pero ya le advirtieron que se incrementará cuando comiencen las clases. “Estoy yendo en taxi a entrenar con otros compañeros, pero cuando tenga que manejar voy a tener que salir muy temprano”, indicó. 

Sobre su pasó por el fútbol argentino destacó que es muy difícil. “Pero si le agarrás la mano es divino”. También señaló que cuando estaba en San Juan tenían viajes en ómnibus de 10, 12 o 16 horas.

En sus recuerdos tiene el debut en San Martín ante River Plate en el Monumental o los dos partidos en La Bombonera. “Es hermoso lo que genera la gente”, dijo sobre el público de Boca Juniors. 

De vuelta a México, tiene el inconveniente que sufren los que van llegan a ese país: el picante. “Es imposible comer algo. ¡Hasta a las frutas le ponen picante! Es algo que no entiendo”, comentó.

Por las dudas, se fue con una buena provisión de yerba, pero no hay ningún rioplatense para compartir el mate. “Voy a tener que enseñarles a tomar”, señaló.

Desde Guadalajara se le hará difícil ir tan seguido a Florida a ver a su familia y a su club, el Atlético, pero ya se prepara para la convivencia con su novia, quien se irá a vivir a México. “Venía buscando hace tiempo este salto”, dijo Barceló, ilusionado en Atlas.

San Juan, primera salida. La llegada a Argentina
La experiencia de trotamundos de Barceló comenzó en San Juan, en el norte argentino, donde defendió a San Martín. “Fue mi primera salida, es muy lindo para vivir y la gente es muy bien”, recordó. “Hice amigos y eso me ayudó mucho a llevarla mejor”. En ese equipo tuvo unos primeros seis meses complicados. Lo llevó Pablo Lavallén y al poco tiempo echaron al DT. Luego, llegó Pipo Gorosito, comenzó a hacer goles y cumplió sus dos años de contrato. “Me fue bastante bien, pero el club tenía que comprar la ficha y me tuve que ir”. Ahí aprendió lo que es ser reconocido por los hinchas, que le pedían fotos.

Su paso por Patronato. Explotó como goleador
Luego se fue a Paraná, a Patronato. “Estaba un poco mejor porque estaba a 600 kilómetros de Florida y cuando podía me iba en auto. Se me hizo más fácil la convivencia. Mi novia estaba estudiando en Montevideo y yo estaba solo allá, pero cuando podía iba a Uruguay”, señaló. Sobre su actuación, dijo que fueron los seis meses en los que explotó. Lo llevó Juan Pablo Pumpido, luego se lesionó en la segunda fecha, justo ante San Martín, y también echaron al DT. Pero volvió recuperado y con goles bajo la conducción de Mario Sciacqua. “No nos fue bien en lo grupal, pero a mí me fue muy bien”.

Los amigos argentinos: futbolistas y no futbolistas

“En San Juan me hice amigo de algunos jugadores pero también de gente por fuera del fútbol, lo que me ayudó bastante porque estaba solo”.

Las vacaciones en familia

“Si hay algo que me gusta es ir a Florida. Y cuando voy me cuesta mucho irme. Ahora mis padres esperan para venir a visitarme”.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...