Mundo > ataques organizados desde la cárcel

Bolsonaro reunió a sus ministros y les ordenó actuar: "El país no puede esperar"

Envió más policías a la frontera para frenar violencia y flexibilizará tenencia de armas la próxima semana

Tiempo de lectura: -'

09 de enero de 2019 a las 05:01

"El país no puede esperar más". Con esa frase el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, instruyó a sus ministros, a los que reunió por segunda vez, para que se apuren en definir las políticas de cada cartera.

Esta segunda reunión fue, según el presidente, "para oír a cada uno de los ministros" sobre sus "planes y propuestas" para reducir el tamaño del Estado, que es una de sus grandes metas del gobierno, y "medidas de rápida implementación".
 



El ministro de Seguridad Institucional, general Augusto Heleno Ribeiro, dijo a periodistas que en la reunión fueron abordados los más diversos asuntos y que cada uno de los 22 miembros del gabinete presentó un resumen de lo que han encontrado en sus despachos tras una semana en el cargo.

También comentó que uno de los asuntos tratados fue seguridad y, en especial, la situación en el estado de Ceará, en el noreste del país, que desde hace seis días sufre una ola de violencia desatada al parecer por bandas delictivas que operan desde el interior de las cárceles.

Cien policías más

Lejos de lograr la calma, la ciudad fronteriza de Fortaleza está cada vez más convulsionada. El envío días atrás de 300 efectivos para frenar la violencia no fue suficiente, por lo que el gobierno de Jair Bolsonaro debió enviar este martes 100 policías más.

La ola de violencia en el lugar dejó por el momento alrededor de 159 acciones de vandalismo contra edificaciones de entidades públicas, comercio y sucursales bancarias en 39 ciudades.

Los policiales que llegaron este martes a Fortaleza, la capital de Ceará, forman parte de un grupo de 200 nuevos agentes de la Fuerza Nacional de Seguridad anunciados la víspera por el gobierno de Bolsonaro.

Los ataques que motivaron el envío de refuerzos -la mayoría de ellos con fuego y al parecer orquestados por facciones criminales que operan desde el interior de las cárceles de la región- comenzaron la noche del pasado miércoles en todos los municipios de la región metropolitana de Fortaleza y tuvieron como blancos, principalmente, autobuses, edificaciones públicas y bancos.

Las autoridades sospechan que los atentados fueron ordenados desde el interior de las cárceles de Ceará, cuyo sistema penitenciario está controlado por el crimen organizado, como ocurre en otras zonas del país.

¿Venganza?
 

Las autoridades ya detuvieron a 168 personas por la violencia desatada en 39 ciudades de ese estado e investigan si los ataques son una represalia de organizaciones criminales contra las medidas anunciadas por el gobernador de Ceará, Camilo Santana, para reformar la administración de los presidios del estado.

Además de los ataques, este lunes escaparon 23 presos de una cárcel de ese estado por lo que las autoridades también pusieron en marcha un operativo para su captura, sin detenidos hasta el momento.

Entre la noche del lunes y la madrugada de este martes los actos vandálicos han continuado dejando varios automóviles y autobuses incendiados, así como una explosión en un puente en el municipio de Caucaia.

Bolsonaro –que durante su campaña para las elecciones de octubre pasado tuvo entre sus principales banderas el endurecimiento del combate al crimen, que en el país causa 60.000 muertes por año– se pronunció el domingo. “Que el bien venza al mal”, dijo sobre los incidentes en Fortaleza y también en Río de Janeiro, donde un policía militar fue asesinado durante un asalto.

Flexibilizar armas en breve

En tanto, Bolsonaro espera aprobar la próxima semana el decreto que flexibilizará la tenencia de armas entre los ciudadanos, según informó este martes jefe de gabinete, Onyx Lorenzoni.

"Tiene prisa porque tiene un compromiso con la sociedad, quiere mostrar que orden dada es orden cumplida", dijo el ministro en declaraciones a Globonews, aludiendo a que esta era una de las promesas más destacadas de su programa electoral.

La propuesta de Bolsonaro pasa por facilitar la tenencia de armas en el domicilio (diferente del porte de armas) y fue una de las ideas centrales de la segunda reunión ministerial del nuevo Ejecutivo brasileño, celebrada este martes en Brasilia.

Para poder comprar un arma de fuego en Brasil hay que ser mayor de 25 años, disponer de un empleo, no contar con antecedentes penales, justificar por qué se necesita el arma y comprobar la capacidad técnica y psicológica para manejarla.
 

 

No habrá base de EEUU
El presidente brasileño cambió de opinión en cuanto a permitir la instalación de una base militar estadounidense en territorio brasileño, e hizo llegar la información a generales de las Fuerzas Armadas que eran contrarios a la propuesta, informó Folha de Sao Paulo.
La semana pasada Bolsonaro señaló la posibilidad de instalar una base militar de Estados Unidos en Brasil, y el canciller Ernesto Araújo confirmó esa posibilidad. Pero una alta fuente militar dijo a Reuters que las Fuerzas Armadas son contrarias a la idea, y finalmente se desestimó.

 

El Observador con EFE, Sputnik y Reuters

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...