Economía y Empresas > TURISMO EMISIVO

Brasil barato: ¿conviene reservar vacaciones ahora o esperar?

Los paquetes están casi agotados para setiembre; devaluación del real se refleja todavía de manera leve en las tarifas

Tiempo de lectura: -'

23 de agosto de 2018 a las 05:00

Esta semana el real aceleró su ritmo de devaluación y superó la barrera psicológica de las cuatro unidades por dólar, algo que no pasaba desde febrero de 2016. Eso pinta un buen escenario para quienes tienen previsto salir de vacaciones en las próximas semanas o para los que ya están planificando el descanso de verano en las playas norteñas; un destino que sigue abaratándose para los bolsillos uruguayos.

Por estos días surge la interrogante de si conviene reservar ahora o esperar un poco más apostando a que los efectos de la devaluación se reflejen por completo en el precio de los paquetes.

En diálogo con El Observador, el director de HiperViajes, Fernando Riva explicó que dentro de los paquetes turísticos, la incidencia del pasaje aéreo es superior a 50% y más allá de algunas promociones puntuales por baja temporada, los precios en dólares que fijan las compañías se han mantenido.

Por el lado de hotelería, las tarifas han comenzado a bajar como respuesta de los operadores brasileños a una retracción del turismo interno, pero su incidencia en el paquete total es todavía poco significativa. ¿Qué hacer entonces pensando en el verano? ¿Reservar o esperar?

"Sí hay gente que le interesa cerrar le conviene hacerlo ahora y con tiempo. ¿Pueden bajar más (los precios)? Sí, pueden bajar, pero esto es como la bolsa de valores: baja y sube. Primero de acuerdo a la oferta y demanda local y después por el tipo de cambio que puede variar", afirmó.

"Para verano pueden mejorar un poco los precios, pero al ser verano y temporada alta tampoco hay que esperar una baja muy pronunciada", añadió Riva.

Con la foto actual, octubre, noviembre y diciembre son meses que lucen ideales para viajar aprovechando las tarifas de temporada baja. También hay un buen número de uruguayos que pasarán las vacaciones de primavera en ese destino. En la educación hay una semana de receso entre los días 17 y 21 de setiembre que se presta para la salida en familia.

Riva indicó que para esas fechas se vendió todo lo que había disponible, aunque el movimiento del tipo de cambio no alcanzó a los precios que ya estaban fijados por las agencias con bastante anterioridad. La demanda fue similar a 2017 tomando en cuenta que la oferta área es la misma. Además, en esta época del año no se comercializa un destino terrestre, como por ejemplo Florianópolis, que sí puede llegar a demandarse más el próximo verano.

Lea también: La paridad cambiaria con Argentina; una amenaza para la temporada

En una línea similar, desde la agencia Jorge Martínez se informó que para setiembre los paquetes están prácticamente vendidos en su totalidad. Los destinos preferidos son las ciudades de Río de Janeiro y Salvador de Bahía en el nordeste. Por ejemplo, un paquete básico con aéreo, traslado y siete noches tiene precios que van en la franja de US$ 800 a US$ 900 por persona para Río de Janeiro.

Para verano un paquete básico a Río de Janeiro con salida 5 de enero se comercializa en HyperViajes a US$ 811. Esta opción es por persona en base doble e incluye pasaje aéreo y siete noches de alojamiento con desayuno

En el caso de Salvador un paquete con salida en enero que incluye pasaje aéreo, siete noches de alojamiento con desayuno y city tour ronda los US$ 1.200 por persona en base doble en las diferentes agencias.

Real Brasil

Además, los servicios de búsqueda de alojamiento a través de internet como Booking.com o Airbnb permiten a los usuarios concretar en reales sus reservas, lo cual facilita el pasaje de la devaluación al bolsillo del turista uruguayo. Estos nuevos canales de venta también presionan a las agencias locales a reducir los precios en dólares.

En los últimos 12 meses Brasil siguió abaratándose para los bolsillos uruguayos. El poder de compra en ese destino aumentó 9,6% y se encuentra en su nivel más alto al menos desde 2005 según el Índice de Capacidad de Consumo en el Exterior (ICCE-EO) de El Observador.

Si se toma el promedio de los últimos cinco años, el incremento fue de 20,5% y en el promedio de los últimos 13, de 59,3%. Ningún otro destino de los principales que frecuentan los turistas uruguayos alcanzó tal ritmo de crecimiento.

Viaje en ómnibus

Otras de las alternativas elegidas habitualmente es viajar a distintas ciudades de Brasil en ómnibus. Por ejemplo, la empresa Ega tiene a la venta excursiones con destino a Florianópolis con salida el 30 de setiembre a un precio de US$ 515 en base doble y US$ 649 single. Incluye ocho días, media pensión, cinco noches de alojamiento y paseos. El mismo destino, pero en temporada alta con salida para el 30 de diciembre se comercializa hoy a US$ 725 en base doble y en US$ 1.005 modalidad single.

Combustibles más baratos

El uso del vehículo propio también puede ser una alternativa a tener en cuenta por ejemplo si se piensa viajar al sur del país norteño. Se puede aprovechar la diferencia de precios de los combustibles. En las estaciones uruguayos el valor de la nafta Súper es de $ 54,95 por litro y en las ubicadas en territorio brasileño su valor ronda los $ 38 por litro, alrededor de un tercio menos.

Por ejemplo, recorrer en auto los 330 kilómetros que separan a Montevideo del Chuy implicaría un gasto de combustible de $ 1.208 (22 litros). Con la misma cantidad de dinero y cargando en territorio norteño se compran unos 32 litros de combustible que permiten recorrer unos 480 kilómetros. Una carga de 35 litros sería suficiente para recorrer los 520 que separan la frontera uruguaya hasta Porto Alegre.

Comentarios