Nacional > MARIHUANA LEGAL

BROU cierra cuentas vinculadas con marihuana y más farmacias evalúan dejar de venderla

El presidente de la institución advirtió que el banco está obligado a adoptar esa medida para evitar quedar aislado del sistema financiero internacional

Tiempo de lectura: -'

17 de agosto de 2017 a las 05:00

El directorio del Banco República definió este miércoles que cerrará todas las cuentas de las farmacias relacionadas a la venta de marihuana, e impedirá nuevas aperturas de cuentas vinculadas a ese tipo de comercio. "La institución no mantendrá relaciones comerciales con las farmacias autorizadas a vender marihuana", dijo a El Observador el presidente del BROU, Jorge Polgar.

Eso quiere decir que varios bancos asentados en territorio uruguayo –incluido el banco estatal– le cerraron las puertas a este negocio, pensado por el expresidente José Mujica, que busca competir con el narcotráfico.

En caso de insistir en vender cannabis, las farmacias deberán establecerse fuera del sistema financiero tradicional, como ocurre en algunas regiones de Estados Unidos, donde el negocio se maneja únicamente a través de efectivo.

Tener clientes relacionados a la comercialización del cannabis dejaría expuestos a los bancos que funcionan bajo la normativa federal de Estados Unidos.

"Esto provocaría el aislamiento financiero del BROU, y de sus clientes, impidiéndole realizar cualquier tipo de operación con contraparte internacional. Quedarían inhabilitadas, por ejemplo, la realización de transferencias, operaciones de comercio exterior, y la compra y venta de valores en el exterior", agregó Polgar.

Lea también: Farmacias amenazan con bajarse sin solución bancaria

Además, en el choque de intereses entra la inclusión financiera promovida por el gobierno. Es decir, no hay bancos que puedan tener clientes relacionados a la venta de marihuana, pero la empresa que venda cannabis está obligada a pagarle a través de bancos a sus trabajadores. Es una ecuación sin solución.

No habrá una alternativa en el sistema bancario hasta que Estados Unidos apruebe una ley que habilite a los bancos a trabajar con dinero obtenido del cannabis, comunicó el Banco Central.

Hasta ahora, esa droga está catalogada en ese país como sustancia controlada, en la misma categoría que el LSD, el éxtasis o la heroína.

Por lo tanto, el problema para la bancarización del negocio de la marihuana radica en que, a pesar de que en Uruguay la venta a través de las farmacias o la industria medicinal es una actividad totalmente legal, los bancos interactúan con otros instalados en países en donde la actividad es restringida, o incluso perseguida por ser considerada una droga ilegal.

En ese sentido, la realidad uruguaya colisiona con la normativa internacional que deben cumplir las instituciones financieras para la prevención del lavado de activos y el financiamiento al terrorismo.

Incluso, los bancos privados extranjeros que operan en Uruguay tienen un riesgo adicional, porque puede perjudicar la relación con su casa matriz.

Tanto el Scotiabank como el Santander ya informaron que no aceptarán a clientes cuyos fondos provengan del mercado de la marihuana.

A casi un mes de que las farmacias comenzaron a vender marihuana en Uruguay, una parte esencial del proyecto se derrumba.

El abogado de la Asociación de Farmacias, Pablo Durán, había anunciado días atrás que muchas farmacias temían quedarse por fuera del sistema financiero y que, si no surgía una solución, optarían por dejar de vender cannabis.

En manos estadounidenses

El gobierno tiene claro que el sistema financiero tradicional está imposibilitado de ser utilizado para la venta de marihuana en las farmacias, mientras Estados Unidos no cambie la normativa.

En ese país, más de 20 estados han legalizado el uso medicinal de la droga y otros ocho permiten el uso recreativo.

Sin embargo, las empresas que venden no pueden utilizar los bancos porque la sustancia aún es prohibida para la ley federal y esto les impide aceptar fondos originados, directa o indirectamente, por la venta de cannabis.

"La institución no mantendrá relaciones comerciales con las farmacias autorizadas a vender marihuana", dijo Polgar

Por esa razón, deben utilizar cajas fuertes y bóvedas para mantener el dinero en efectivo seguro.

Una iniciativa presentada por el congresista estadounidense Ed Perlmutter, representante del Congreso de Colorado, se propone como la fórmula de auxilio.

Fue mencionado por el presidente del BCU, Mario Bergara, en la reunión con el Centro de Farmacias del Uruguay.

El proyecto del congresista, presentado a fines de abril, se trata del denominado "SAFE Banking Act", una legislación que permitiría a los bancos tener cuentas de empresas relacionadas con la marihuana sin temor a sanciones por parte del gobierno federal. En una entrevista a The Cannabist, Perlmutter sostuvo que es optimista acerca de que el proyecto de ley obtenga aprobación entre los miembros del Congreso y que "hay demasiado peligro en la acumulación de dinero en efectivo".

Comentarios