Economía y Empresas > Rentas Vitalicias

Cambios en régimen previsional no aseguran ingreso de privados

BSE considera que números mejoran, pero no hacen atractivo el negocio en el corto plazo

Tiempo de lectura: -'

19 de octubre de 2017 a las 05:00

El Banco Central del Uruguay (BCU), definió la semana pasada una serie de cambios que modifican la forma en que se calculan las pólizas previsionales que se pagan por el régimen mixto de jubilaciones, y que entrarán a regir desde 2018. Con la nueva normativa, el regulador espera que ingresen nuevos proveedores al mercado y que esa competencia incida positivamente en los montos de las prestaciones.

Fuentes del Banco de Seguros del Estado (BSE) consultadas por El Observador reconocieron que las modificaciones son "un avance". En ese sentido, destacaron, por ejemplo, que las tablas de mortalidad se actualizaron y se pasen a ajustar periódicamente.

Sin embargo, señalaron que los cálculos preliminares indican que los cambios no alcanzarían para "equilibrar el sistema" antes de 2019, lo que hace pensar que aseguradoras privadas no ingresaran al mercado en lo inmediato.

Una de las dificultades que tienen hoy las aseguradoras es no tener instrumentos de inversión de largo plazo en el sistema financiero que varíen a la par del Índice Medio de Salarios Nominales (IMSN), por el que se ajustan las jubilaciones cada año.

Así enfrentan la incertidumbre de no poder calzar los ingresos generados por la inversión de las reservas con las obligaciones que se generan por las rentas previsionales, que tiene que pagar en el largo plazo. Es el caso del BSE, la única aseguradora que hoy realiza el pago de las pólizas previsionales en Uruguay, pero asumiendo pérdidas por el descalce de moneda. Las aseguradoras privadas dejaron el mercado hace unos 10 años por considerarlo de muy alto riesgo.

Las fuentes del BSE indicaron que en 2018 los números del banco "podrían tener una mejora", pero sin que sea suficiente para "corregir las pérdidas". "A nivel financiero no está resuelto el descalce de monedas", explicó uno de los consultados.

Por su parte, en diálogo con El Observador, el director ejecutivo de la Asociación Uruguaya de Empresas Aseguradoras (Audea), Mauricio Castellanos, también valoró los cambios del BCU como un "avance" para tratar de resolver el problema que enfrenta el sistema de rentas previsionales y añadió que el ingreso de nuevas empresas dependerá de las evaluaciones que realice cada una de ellas.

"Antes no tenían margen bruto, ahora sí lo hay, pero con tope. Quizás es un paso entero porque sacan la cuenta y alcanza o capaz son tres cuartos pasos. Lo que sí confiamos es en que seguramente si a futuro está demostrado que esto no funciona, el BCU va a seguir intentando corregir los errores", destacó.

El sistema y los ajustes

Cuando un trabajador que aportó a una AFAP se jubila, el saldo acumulado se envía a la aseguradora que luego paga la jubilación por el tramo de las administradoras de fondos de pensión. Para calcular la renta inicial, se considera el dinero en cuenta, la expectativa de vida de acuerdo a las tablas de mortalidad por sexo y la tasa de interés anual que ofrezca la empresa aseguradora, que no puede ser inferior a la tasa mínima en unidad reajustadle (UR) que fija el BCU (hoy 1,5% anual).

Unas de las modificaciones principales pasa por las tablas de mortalidad que serán unisex y serán actualizadas todos los años para incorporar el aumento "lento pero constante" que se ha observado en la esperanza de vida" durante las últimas dos décadas, según el BCU. También se incluye una nueva tabla de probabilidad de dejar beneficiarios en caso de fallecimiento del titular de la renta.

Por otro lado, la tasa de interés técnico (hoy de 1,5%) será determinada por una curva de rendimiento de los títulos de deuda que el gobierno emita indexados al IMSN, que será ajustada de forma semestral.

Además, la renta inicial mínima –parámetro que sirve de base para determinar el monto a cobrar mensualmente por lo acumulado en la AFAP a lo largo de la vida laboral– deja de ser fijado por el regulador y pase a ser una referencia a partir de la cual cada aseguradora podrá incluir una comisión, que estará topeada y que se descontará del resultado de la curva de rendimientos.

El Poder Ejecutivo también envió al Parlamento un proyecto de ley por el que se crea una nueva unidad de cuenta que se denomina Unidad Previsional (UP). Esta unidad de valor permitirá la emisión de títulos de deuda pública que podrán ser utilizadas por las aseguradoras para colocar los recursos que reciben de las AFAP cuando el trabajador se retira.

"Las empresas deberían poder comprar esos activos. Hoy tenemos un tope reglamentario para comprar valores públicos del Estado. Una de las propuestas que hemos hecho es que ese tope llegue a 100% de valores del Estado, porque tal vez mañana se genere un mercado de otros operadores, pero en la actualidad la expectativa es que sea el Estado", explicó Castellanos.

US$ 50 millones perdió el BSE en el segmento previsional en el primer semestre de este año y proyecta cerrar 2017 con un rojo de unos US$ 100 millones. En 2016, tuvo un perjuicio por US$ 70 millones.

Comentarios