Nacional > SERVICIO EXTERIOR

Cancillería considera un "error" manipulación de concurso y no sancionará a nadie

Luego de una reunión con la Oficina de Servicio Civil, el ministerio decidió excluir a quienes se habían visto beneficiados por una decisión arbitraria  

Tiempo de lectura: -'

16 de mayo de 2019 a las 05:01

“Ya sacaron muchas cosas, no quiero hablar”, exclamó con vehemencia el director general de la Secretaría del Ministerio del Exterior, Carlos Amorín, ante la solicitud de El Observador para consultarlo sobre la maniobra irregular de la cancillería en el concurso de ingreso al Servicio Exterior que había beneficiado a tres concursantes.

Había sido un día intenso para el número tres de la casa –y principal responsable por los asuntos internos– que se alejaba del espíritu celebración por los 190 años de la diplomacia uruguaya que se festejó en la tarde de este martes en el Palacio Santos.

La publicación de El Observador sobre  una intervención de la cancillería en el resultado final del concurso de ingreso a través de un mecanismo no previsto en las bases del llamado llevó a que, tras una reunión con la Oficina Nacional de Servicio Civil, el Ministerio de Relaciones Exteriores reconociera su “error” y decidiera excluir a quienes se habían beneficiado con ello, según expresó en un breve comunicado.

En declaraciones a la prensa, el canciller Rodolfo Nin Novoa fue más allá y dijo que se trató de un "error involuntario" y que por ese motivo no iba a sancionar a nadie. Subrayó que esta edición del concurso había sido "absolutamente transparente como ha sido siempre".

En el encuentro que mantuvieron en la tarde del martes en Servicio Civil las autoridades de cancillería recibieron una respuesta contundente que los llevó a reconsiderar sus acciones: solo pueden ingresar al Servicio Exterior quienes “cumplen con la totalidad de requisitos que se establecieron en las bases”. En este sentido, se subrayó que los resultados finales que marcan el orden de ingreso debían estar “apegados a las bases”, algo que no sucedió en este concurso en el que el ministerio decidió sumar de forma arbitraria dos puntos extra por el cumplimiento de un requisito para la participación (la presentación de título universitario).  

Esa resolución irregular de la cancillería benefició a tres concursantes que sin esos dos puntos extra, que se contaron como un mérito que no lo era, no hubieran podido llegar al mínimo de 70 necesario para poder entrar al servicio. Entre los tres estaba el hijo de Ana María Bombau, una funcionaria de la casa y embajadora política del Frente Amplio en Panamá que mantiene fuertes vínculos con el oficialismo. Según supo El Observador en base a múltiples fuentes diplomáticas y  políticas, Bombau tiene llegada con la cúpula del Movimiento de Participación Popular (MPP) y con el entorno del presidente de la República, Tabaré Vázquez.

Tras la audiencia con las autoridades y técnicos del Servicio Civil, Nin Novoa resolvió que la lista de ingresos se limite al octavo lugar de precedencia y por esta razón fueron excluidos los últimos tres lugares.

Antes de la marcha atrás, el episodio había generado una tormenta en la interna de la cancillería. La Comisión Directiva de la  Asociación de Funcionarios del Servicio Exterior del Uruguay (Afuseu) pidió una reunión con Amorín para conocer cuál era la postura de la administración.

Según supo El Observador, Amorín se mostró "sorprendido" por lo que sucedió y les anunció que en la tarde habría novedades.

A su vez circuló una carta entre diplomáticos dirigida a la dirección de Afuseu en la que se pedía al gremio de los diplomáticas que hiciera pública “su postura de rechazo a cualquier práctica que vaya en contra de la transparencia y que desprestigie” al Servicio Exterior. La carta, escrita por diplomáticos en actividad, pedía “un pronunciamiento público urgente y necesario para resaltar los principios y valores que representan” a la asociación y al Servicio Exterior.

En tanto, ninguna autoridad de la cancillería explicó públicamente cómo fue que funcionarios con una larga trayectoria dentro de la institución cometieron ese “error”. No explicaron cómo fue que puntuaron un requisito para concursar en contravención con lo que se establece de forma expresa las bases del concurso. No explicaron cómo fue que tomaron esta decisión que no figuró, al menos, en los últimos siete concursos de ingreso (2012-2018), varios de los cuales se hicieron en esta administración. Lo que sí dejó claro Nin Novoa es que nadie se hará responsable por la manipulación del resultado de un concurso público.

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...