Fútbol > ENTREVISTA

Chevantón: "Acá en Italia realmente se arriesga la vida; en Uruguay deben tomar decisiones más drásticas"

El notable exdelantero vive en Lecce, donde sigue siendo ídolo de la gente luego de siete años de haberse retirado; está en el país en el que más muertos hay en el mundo por coronavirus y explica cómo son sus días y cómo sufre por su familia en Uruguay 

Tiempo de lectura: -'

21 de marzo de 2020 a las 05:03

Javier Ernesto Chevantón, aquel delantero letal que surgió en Danubio y explotó en Lecce de Italia, ahí en esa ciudad que queda en el taco de la bota, vive allí y trabaja en su propia escuela de fútbol. Junto a él, viven su esposa y sus dos hijas y hoy atraviesan un momento muy feo por todo lo que sucede en ese país que es el que más muertos tiene en el mundo por coronavirus, superando incluso a China. Hace 13 días que no sale de su casa ya que se encuentran bajo una estricta cuarentena. Visiblemente conmovido por la situación, dialogó con Referí de esta realidad y espera que Uruguay tome medidas más trascendentes a corto plazo.

¿Cómo vive esta situación?

Acaba de terminar una conferencia de prensa y activaron un nivel superior de seguridad. Ya no dejan salir a hacer deportes afuera, no podés sacar al perro tampoco. Hoy tenemos 4.032 muertos en menos de un mes, 627 solo hoy viernes, 38.860 enfermos, 5.200 curados, según lo que estoy viendo ahora en la televisión.

Todo empezó en el norte, pero al sur donde está usted, fue llegando de a poco.

Acá no hay tantos casos, pero porque cerraron todo y no ves a nadie en la calle. En ese sentido, a diferencia del norte, pudieron actuar rápido en el sur, a pesar de que vino mucha gente del norte que estaba por trabajo y escapó para acá.

¿Los hospitales allí están tan abarrotados como en el norte?

Sí, para lo que es Lecce, sí. Lo que pasa es que hay mucho miedo y sobre todo, mucho respeto para quien trabaja. Hay 3.359 médicos contagiados, 628 en las últimas 48 horas y han muerto algunos. Es una locura. No puedo creer que en Uruguay todavía hay gente… (Piensa). Yo entiendo todo, pero es una cuestión de salud.

¿Piensa que capaz que en Uruguay aún no existe concientización del tema?

No tienen ni idea de lo que es esto. Hablo con mi familia que vive en Uruguay, recién hablé con mi cuñado que está dentro de una oficina con guantes y le dije que se pusiera un tapaboca. Capaz que toca algo y se lleva la mano a la cara y se contagia.

¿Cómo hace los mandados?

Se va un día solo a la semana y si se puede, se va una vez cada 15 días y se hace una buena compra. Tampoco es que me tengo que traer todo el supermercado. Compramos lo esencial porque hay otra gente que está en la misma condición que nosotros. Por lo que veo en Internet, en Uruguay no tomaron muy en serio la situación. Acá se va una vez al supermercado y después se va a la otra semana si es necesario o en dos. Te dan un documento que tenés que llenar, poner dónde vivís, y a dónde estás yendo: al banco –que casi ya no trabajan–, al supermercado y la farmacia, y te volvés para tu casa. Porque así es la manera de ayudar al que realmente la está pasando mal que son los afectados, los hospitales, los médicos, los enfermeros. Mismo los que trabajan en el supermercado, porque arriesgan la vida. Porque acá realmente se arriesga la vida. Eso es lo que no está entendiendo el ser humano: que se está jugando con la vida.

¿Va usted, su esposa o se turnan?

Va mi señora y yo me quedo con las dos niñas en la casa. Se pone tapaboca, dos pares de guantes descartables y cuando vuelve, dejamos la comida afuera por un tiempo. Después tira el tapaboca, los guantes y se hace la vida normal en casa. Siempre hay algo para hacer en casa, aprovechar lo que no hacemos. Normalmente no hacemos muchas cosas en casa entre los familiares por llevar la vida cotidiana que llevamos. Y ahora toca hacer esto, hay que apretar los dientes y estar acá, porque lamentablemente muere mucha gente y mucha gente grande. Puede ser un abuelo, puede ser un papá. Es lamentable. Estoy mirando el informativo y en Bergamo hay gente que lamentablemente murió y murió sola, sin un familiar, no puede ser enterrada, sin velorio. ¿Te das cuenta de lo que estamos hablando? La gente tiene que entender eso. A ustedes les llegaron las imágenes de los camiones del Ejército en Bergamo llevando los ataúdes y gente muerta que no pueden ser enterrada, que sus familiares no pueden ir a despedirlos.

Una vez que empezó el virus, no se sabe cuándo va a parar.

Todo por un capricho que quizás la gente quiere salir. Como pasó en Uruguay. Una sola persona contagió a un montón por no quedarse en su casa. Es una locura. Miro la televisión y no nos estamos dando cuenta de eso. Que una persona contagia a tres, esas tres contagian a 15 y así sucesivamente. Sigo el tema de Uruguay porque tengo a mi familia y sé lo que vivimos nosotros acá en Italia y te digo la verdad, (en Uruguay) tienen que tomar decisiones más drásticas. Yo entiendo que la gente tiene que trabajar y pagar las cuentas. Pero, ¿vale más la vida o pagar las cuentas y quedarte en tu casa y que no se muera la gente? Porque acá estamos hablando de que se muere la gente. Estamos hablando de que con las reglas de que la gente no puede salir a la calle acá, así y todo, hubo 628 personas muertas este viernes y  ayer jueves 340. Imaginate en Uruguay que sale todo el mundo y sin máscaras. Vale más la vida…

En Italia todo se desmadró por una mala decisión de las autoridades, aunque no creo que hoy estén pensando en eso.

Ya ni pensamos por qué comenzó todo esto. Ya no se habla de por qué. Se trata de que no corra más el virus. Para eso, la gente tiene que estar en su casa y no debe andar en la calle como si fuera de vacaciones, que eso fue lo que sucedió en el norte. Hasta que se dieron cuenta y empezaron a cerrar los pueblos y ahora toda Italia es zona roja. Pero sucedió todo en muy poco tiempo.

Cuando su esposa va a hacer las compras, ¿se respeta la distancia o hay locura?

No hay locura. La verdad es que en ese sentido, la gente se está portando muy bien, porque se está dando cuenta de la importancia del tema. Te dejan entrar de a dos o de a tres al supermercado, comprar lo básico y las otras personas esperan afuera. Pero no se acumula toda la gente afuera. No se acumulan 50 personas afuera para comprar. Van en diferentes horarios y hacen una pequeña cola siempre manteniendo un metro y medio de distancia entre cada uno, con barbijos y guantes. Pagás sin plata, con tarjeta de débito, porque eso de tocar la plata es otro tema. Supuestamente acá en Lecce, los dueños de un negocio se contagiaron por tocar la plata. Porque le hicieron el análisis a los otros que trabajan allí, los mozos, los cocineros y les dio negativo. A los dueños, marido y mujer, les dio positivo supuestamente porque tocaron el dinero, porque solo cobraban. Dicen que se contagiaron así. Entonces ahora se paga solo con débito o crédito. Solo farmacias y supermercados abiertos quedan. Acá en el sur, viendo lo que pasaba en el norte, actuaron enseguida. Igual hay casos. En Lecce al menos no está tan complicado como en el norte. Los hospitales están abarrotados, pero no como en el norte. Hoy viernes en la región de Apulia, en donde está Lecce, tuvimos 27 muertos. Ahora hay 306 personas en terapia intensiva en donde yo vivo

¿Y no hay ómnibus para los trabajadores de los supermercados o farmacias?

No, llegan por su cuenta. Igual te digo que en los supermercados hay una persona sola trabajando en una caja registradora, no hay dos o tres cajas. En las farmacias también. Entra una persona sola y otra espera afuera.

En Uruguay, Argentina y otros países, están pidiendo donantes de sangre porque los bancos han perdido gente que dona en los últimos días por todo esto. Allá en Italia debe ser igual o peor.

Sí, acá pasa lo mismo, pero no solo eso, ahora están pidiendo médicos y enfermeros porque se han contagiado una cantidad y se han muerto también. Han pasado imágenes de los doctores exhaustos porque están 24 horas sobre 24 todos los días, porque es una marea de gente que llega con el virus al hospital. Ahora en Milán van a abrir una estructura muy grande, donde se hacía la Feria de Milán que tiene 600 lugares para terapia intensiva para gente que lamentablemente tiene que estar intubaba para ventilar los pulmones por el ataque del virus. Acá en Lecce han abierto hospitales que estaban cerrados para arreglarlos y seguir colaborando y tratando de armar otras terapias intensivas, como ocurre en Milán. Otra cosa lamentable es que al no haber tantos de esos aparatos, hay veces que deben decidir por la vida de una persona u otra, y lamentablemente quien tiene menos chance de vivir, lo dejan morir para salvar otra vida. Es muy triste.

Para usted es un momento difícil doblemente. Por lo que le sucede en Italia, y porque tiene a su familia en Uruguay.

Hay que concientizarse que Uruguay todavía está a tiempo. Por lo que vi el jueves había 94 infectados. Se tienen que quedar en sus casas. Imaginate acá, en menos de un mes hay más de 4 mil muertos, es el país que más muertos tiene. En Uruguay si no toman conciencia, se les va a complicar. Hace una semana atrás eran ocho y ya son más de 100. Cuanto más estamos en casa, el virus pierde más fuerza. No quiero ni pensar porque tengo a mi familia allá, a mi madre y a mis hermanas. Les comento las cosas que suceden acá. Y les pido que se pongan tapabocas y guantes, aunque se le rían por las calles. No lleguen al punto que les tengan que decir que usen barbijo y guantes. ¡No lleguen a ese punto! ¡Quédense en sus casas! Tengan cuidado, no es para subestimar el momento, porque después, es tarde. Uruguay tiene la fortuna de ver lo que está pasando en Europa y el mundo y todavía tiene pocos casos. En España no tomaron la medida a tiempo cuando pasaba lo de Italia y ahora tienen un lío bárbaro. Hasta hace 10 días estaban jugando los partidos a puertas abiertas y hoy hay más de mil muertos en 10 días. Son 100 personas que se mueren por día en España. Es una locura. Uruguay está a tiempo todavía. Si Dios quiere, están a tiempo. Pero la gente tiene que ser consciente que no tiene que tener contacto con nadie, que tener precauciones, que si está en su casa y puede salir un miembro solo de la familia, mejor. Solo una. Y sobre todo, las personas jóvenes que se cuiden de todo. Porque si no tienen ninguna patología, para ellos no es grave, pero pueden contagiar a un padre, o a un abuelo o a un hermano o a un tío que tenga patología. El otro día estaba hablando un doctor que es una eminencia en Milán, Massimo Galli y decía: “Yo en mis 45 años de carrera he trabajado con muchos virus, pero nunca conocí un virus tan potente como este. No te da chance. Te mata.” y yo le veía el gesto de la cara, y me quedó grabado eso. Acá lo estamos pasando muy mal. No sé a qué vamos a llegar.

¿Sigue siendo ídolo?

Sí, acá me quieren mucho. La gente me ama. Antes de esta cuarentena, realmente me mostraba el cariño todos los días que podía salir a pesar de que hace seis o siete años que me retiré, ya perdí la cuenta. Todavía me siguen queriendo.

¿Tiene contacto con algún amigo excompañero allá en Italia?

Tengo al Memo (Diego) López que me hablo con él, que está en Brescia que es la ciudad más complicada junto con Bergamo. Tengo al Rusito (Diego) Pérez en Bologna con el que hablo casi siempre y Giacomazzi que está acá en Lecce, y lo vi hace poco. Con Diego nos mandamos mensajes, es el que menos puede salir porque está el foco del virus.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...