Mundo > Venezuela

Cinco ceros menos para el bolívar: Maduro estrenó billetes para enfrentar la crisis

Es la primer medida de su plan de reformas económicas que genera resistencias de los expertos

Tiempo de lectura: -'

20 de agosto de 2018 a las 16:59

Este lunes Caracas amaneció paralizada. Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, declaró el día feriado para la adecuación de las plataformas bancarias por la entrada en vigencia de los nuevos billetes de la moneda venezolano, el primer punto de su intento por subsanar la catástrofe económica que expulsó a millones del país.

La mayoría de los comercios permanecieron cerrados. Sin embargo, después de haber estado suspendidas por más de 12 horas, las transacciones electrónicas se reanudaron paulatinamente en los pocos establecimientos abiertos: farmacias, panaderías y pequeños puestos de comida.

"Todos estamos en lo mismo. Esperando a ver qué va a suceder", dijo a la AFP María Sánchez, comerciante de 39 años, tras hacer un retiro. Los cajeros automáticos, a la vez, comenzaron a dispensar los nacientes billetes

En los días previos a la implementación de los nuevos billetes, hubo en Caracas y en otras ciudades compras desesperadas hasta que aguantó el bolsillo -golpeado por una hiperinflación proyectada en 1.000.000% para 2018 por el FMI- y largas filas en estaciones de servicio ante un anunciado aumento de los precios.

Maduro sostiene que los nuevos billetes serán el punto de partida para un "gran cambio". La mayor denominación de los billetes es de 500 bolívares, equivalentes a U$S 7 en el mercado negro de divisas. El presidente también anunció que el gobierno asumirá por 90 días el diferencial del aumento salarial de pequeñas y medianas empresas.

Sin embargo, algunos especialistas consideran inviable el plan de reformas, que incluye un aumento del salario mínimo de más de 3.500%, desde el primero de setiembre, un nuevo sistema cambiario que empezaría con una macrodevaluación y alzas del combustible y de los impuestos. Henkel García, director de la consultora Econométrica dijo a AFP que la reforma "es una cosa de locos". Considera que el reajuste de sueldos implicará un abrupto aumento de la masa monetaria, raíz de la hiperinflación.


El país y su petrolera PDVSA están en default parcial desde 2017 por impagos de una deuda externa de US$ 150.000 millones, mientras Estados Unidos arreció sus sanciones financieras. "Si mantienes el déficit y la emisión desordenada de dinero (para cubrirlo), la crisis seguirá agravándose", apuntó el economista Jean Paul Leidenz a la AFP.

La nueva emisión llega apenas 20 meses después de que el gobierno lanzara billetes de alta denominación, diluidos por la inflación y una acelerada devaluación. Es la segunda reconversión monetaria en una década, después de que el fallecido presidente Hugo Chávez (1999-2013) eliminara en 2008 tres ceros a la moneda y surgiera el 'bolívar fuerte', que ahora da paso al 'bolívar soberano'.


Riesgo de quiebra

La Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción (Fedecámaras) de Venezuela dijo este lunes que las empresas están en "riesgo de quiebra" tras los ajustes económicos decretados por el jefe de Estado, Nicolás Maduro. "El aparato productivo está en grave riesgo de quiebra por la forma en cómo se están implementando" las medidas que generan "incertidumbre", dijo el presidente de Fedecámaras, Carlos Larrazábal, en rueda de prensa.

"Ajustar los salarios, aunque necesario, al ser incrementados en un monto del 3.500 % se hace totalmente inmanejable para una economía que está sumergida en una grave depresión, no existe el nivel de actividad económica, ni el flujo de caja en las empresas para poder cumplir con este incremento", advierte Fedecámaras.

Larrazábal cree que el plan de ajuste del Ejecutivo está "lleno de incoherencias" entre ellas la intención de mantener un control de precios que será renovado este martes, cuando el gobierno anunciará los nuevos costos "acordados" de productos y servicios primarios. Esto refleja "la poca confianza del gobierno en que las medidas en contra de la inflación van a ser efectivas y repite los errores que tienen afectada la producción y la oferta de productos esenciales para los consumidores", expresó el portavoz.

Fedecámaras hace votos por la "reprivatización" de todas las empresas estatizadas "que hoy en día no operan y son fuente importante del déficit fiscal", así como por la "libertad cambiaria y libertad de precios para lograr incentivar la oferta".

Crisis regional

La puesta en marcha de este plan de reformas de Maduro coincide con las tensiones por el masivo éxodo de venezolanos. Naciones Unidas estima que 2,3 millones de personas han migrado para huir de la crisis. Las nuevas medidas "solo empeorarán la vida de todos los venezolanos", escribió este lunes en Twitter el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, que pidió al gobierno chavista, al que tilda de "tiranía", permitir ayuda internacional.

El sábado pasado, los residentes de la ciudad fronteriza de Pacaraima en Brasil, quemaron campamentos de inmigrantes venezolanos, que han llegado en masa en el último año. Por su parte, Ecuador comenzó el sábado a bloquear el paso de venezolanos en sus fronteras -exigiéndoles pasaporte en lugar de cédula de identidad- y Perú adoptó una medida similar, por lo que Colombia teme que miles queden varados en su territorio.

Ante esta situación, Venezuela exigió "protección a sus ciudadanos" y el secretario general de la OEA, Luis Almagro pidió "mantener las puertas abiertas al pueblo de Venezuela, víctima de la peor crisis humanitaria que el continente ha visto" y solicitó que se convoque a una reunión del Consejo Permanente del organismo para tratar la crisis inmigratoria.

“La situación es en sí misma desesperante por la falta de acceso a derechos sociales básicos por parte del pueblo venezolano, el colapso de la salud, de la educación, la seguridad, de las capacidades públicas de proveer agua y electricidad y de atender las condiciones mínimas que necesita la población para vivir”, escribió Almagro en su misiva dirigida a la embajadora Rita Hernández Bolaños quien oficia como presidente del consejo.

Almagro entiende que el “gobierno dictatorial” que de Venezuela y su “completa disociación de los problemas de su gente” lleva a que sea incapaz de asegurar la satisfacción de las necesidades básicas de buena parte de su población. “Lamentamos prever que la situación puede empeorar”, dijo.

Comentarios