Cargando...
Así se juegan los Uruguay - México

Fútbol > MIRÁ EL VIDEO

Cinco recuerdos demasiado picantes de los Uruguay - México

Los duelos entre Uruguay y México, sean amistosos u oficiales, están marcados a fuego por varias asperezas, patadas y hasta batallas campales que se dieron entre ambas selecciones; los aztecas dominan el historial con ocho triunfos contra seis

Tiempo de lectura: -'

02 de junio de 2022 a las 20:09

Uruguay y México tienen una particular rivalidad que hace que sus partidos suelan tener un clima caliente. Sean amistosos u oficiales. 

A lo largo de la historia jugaron 21 partidos con ocho triunfos para los aztecas, seis para los celestes y siete empates.

Uruguay marcó 28 goles y México 29.

La última vez que se enfrentaron fue en setiembre de 2018, después del Mundial de Rusia y como Óscar Tabárez no había renovado contrato el equipo fue dirigido por Fabián Coito. La celeste ganó 4-1 en Houston, Texas, con dos goles de Suárez, uno de José María Giménez y otro de Gastón Pereiro que en esta convocatoria no estuvo ni entre los reservados.   

México jugó con un equipo con muchos jóvenes y el partido tuvo un clima cordial. Luis Suárez le picó un penal a Guillermo Ochoa y en el entretiempo ambos se abrazaron y se rieron de la incidencia. 

Pero el último partido oficial tuvo la tradicional tónica de los choques entre ambas selecciones. Fue por la Copa América Centenario, en 2016. 

Matías Vecino resultó expulsado a los 44 minutos y a los 72' vio la roja Jesús Corona, ambos por acciones de doble amarilla. 

El estadio State Farm Arena, donde se jugará el amistoso de este jueves, con capacidad para más de 60 mil personas, estaba lleno de mexicanos.

Cuando Diego Godín hizo el gol volaron botellazos y Álvaro González hizo una seña llevándose la mano a la oreja, como para escuchar el silencio de los mexicanos. 

Sin embargo, los aztecas terminaron ganando 3 a 1 y ese mal arranque le costó a Uruguay la eliminación tras perder en su segundo partido 1-0 con Venezuela.  

La bronca entre ambas selecciones se trasladó hasta el básquetbol. En 2011, en un amistoso preparatorio para el FIBA Américas clasificatorio a los Juegos Olímpicos de Londres. 

La bronca la inició Emilio Taboada con el mexicano Romel Beck y la siguió Martín Osimani con una corrida y una patada. 

"No es la primera vez que ocurre esto con Uruguay. Lamentablemente cuando se sienten un poco rebasados, comienzan a tirar golpes malintencionados y siempre ha sucedido. Estoy preocupado por el equipo, pero lógicamente nunca nos vamos a dejar y menos trayendo el uniforme de México y en nuestra misma cancha y nuestra misma patria que nos hagan eso", expresó entonces el entrenador mexicano. 

Sin embargo, el asistente técnico de México lanzó sillazos contra los jugadores de Uruguay, razón por la cual fue suspendido por un año. 

En la Copa América de 2007, México le ganó 3-1 a Uruguay con Hugo Sánchez como entrenador y el provocador, pero gran jugador, Cuahtémoc Blanco como figura. Diego Lugano terminó expulsado en la jugada que derivó en el empate de penal. Los aztecas dieron vuelta un 1-0 inicial de Sebastián Abreu y Nery Castillo, hijo del uruguayo Gary Castillo que se decidió a jugar por México, tuvo varios encontronazos con jugadores celestes. 

En la Copa América de 2004, chocaron en Perú en la primera fecha del grupo B, en Chiclayo. 

Antes del torneo Richard Morales fue entrevistado por Alejandro Fantino en Mar de Fondo, por TyC Sports, y había anunciado: "Si no podemos ganar, alguna rodillita nos vamos a llevar". Fantino explotó de risa. 

El Chengue entró a los 77' cuando Uruguay perdía 2-1. Y en su primera pelota terminó expulsado por dar un patadón. Sin embargo, Paolo Montero igualó sobre el final y el encuentro terminó 2-2. 

La madre de todas las peleas se dio el 13 de abril de 1986 en Los Ángeles. Fue en un amistoso previo al Mundial de México. 

Los aztecas ganaron 1-0 con gol de Javier Aguirre a los 10 minutos de juego. 

Una patada de Raúl Servín contra el golero Rodolfo Rodríguez, cuando el partido había terminado, encendió la mecha y todo terminó en una batalla campal. 

Eso le costó a Uruguay llegar al Mundial bajo la lupa de FIFA y en especial del secretario general del ente y encargado de dar prerrogativas a los jueces: Joseph Blatter. 

"Si no ven sangre no pueden jugar", le dijo a un programa de televisión alemán antes del debut celeste en el Mundial de México

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...