Agro > EXPO PRADO 2018

Comenzó el ingreso de animales a la Rural y el MGAP los controla uno por uno

Guías de propiedad y tránsito y certificado sanitario son algunos de los requerimentos para el ingreso

Tiempo de lectura: -'

04 de septiembre de 2018 a las 17:16

Este miércoles 5 comenzará la 113ª Exposición Internacional de Ganadería y Muestra Internacional Agro Industrial y Comercial, organizada por la Asociación Rural del Uruguay (ARU) en la Rural del Prado. En ese marco, la muestra de genética ganadera será, como todos los años, la principal atracción.

En la jornada de este lunes 3 ingresaron al predio en el entorno de los 150 conejos. Además, este martes entraron las aves, al momento unas 250, aunque se esperan sean 400 ejemplares.

Para este miércoles se espera que ingresen en el entorno de 400 bovinos y 90 equinos. El jueves entran más bovinos, los ovinos (más de 300), los caprinos (unos 15) y los suinos que son cerca de 20. El lunes 10, de 7 a 12 horas, es el turno de los bovinos de leche y el miércoles 12 el resto de las razas equinas.

El doctor Hugo Suárez, encargado de la admisión sanitaria que realiza el Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca (MGAP), comentó a El Observador las razones por las que pueden ser rechazados los animales y qué documentos deben tener en cuenta los criadores a la hora de proceder al ingreso al predio ferial.

“Tratamos de hacer una buena revisación, muy exhaustiva, porque hay una gran concentración de animales que van a permanecer mucho tiempo juntos. No podemos permitir que alguien que trae a su ejemplar sano se lo lleve con problemas. De por sí los animales sufren mucho por estrés y por estar fuera de su ambiente habitual, entonces se trata de que los que ingresen estén en muy buenas condiciones”, expresó.

Suárez precisó que es una revisación clínica y que no se hacen pruebas de ningún tipo. En todos los casos el equipo se apoya en el laboratorio móvil con el que cuentan en el predio de la Rural.

Lea también: Así se prepara la exposición agroindustrial más importante del país.

Entre los rechazados, contó por ejemplo que en el caso de los conejos se encontraron problemas de ectoparásitos y alguno presentó inconvenientes respiratorios, no graves. En el caso de las aves, se diagnosticaron ácaros, parásitos y sarna.

En primer lugar se revisa al animal, se hace un diagnóstico y el laboratorio es el encargado de confirmarlo o no. En el caso que se rechace al animal, no se le permite el ingreso al galpón y tiene que ser retornado a su origen.

Los documentos

Quienes lleven animales a la exposición deben tener consigo una serie de documentos, como por ejemplo las guías de propiedad y tránsito y un certificado sanitario que lo hace un veterinario de libre ejercicio, lo que requiere ciertas vacunas y pruebas diagnósticas. Estos tienen una validez de 30 días aproximadamente.

Además, si el ejemplar viene de zonas de presencia de garrapatas (en el caso de los bovinos) tienen que contar con un despacho de tropas.

También es importante el tema de la trazabilidad. Esto es controlado por el equipo de admisión en todos los animales. Se leen las caravanas y se comprueba que tenga la trazabilidad en regla.

Al que le falte una prueba diagnóstica no se le permite el ingreso. La tiene que traer desde el origen y certificada por el veterinario de libre ejercicio.

“Por ejemplo, si mañana entra un animal que no tiene registrado una tuberculina o un análisis para brucelosis, nosotros no lo hacemos. Directamente el animal se rechaza por faltante de documentación y/o pruebas necesarias”, explicó.

Al ingreso se comprueba que el animal cuente con estos documentos y se comienza con la examinación.

Los equipos de trabajo

En el caso de las aves y conejos, los equipos son de cuatro técnicos y un ayudante.

Para los bovinos se refuerza el grupo y se trabaja con una persona más en la documentación. Básicamente las unidades por especie son cuatro veterinarios y dos ayudantes.

La revisación es de a dos. A los bovinos los revisa un técnico de cada lado. A los ovinos se los voltea y se los examina sentados.

Las revisaciones son rápidas y el animal se lo sostiene con el bozal, si necesidad de encepar. Explicó que son animales muy mansos y tranquilos y que con el bozal es “más que suficiente”.

“Los equinos son más nerviosos y hay que tener más cuidado, pero generalmente los revisan técnicos que están acostumbradas a trabajar con esta especie”, señaló.

Comentarios