16 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,60 Venta 40,00
18 de junio 2023 - 5:03hs

En una cantera de Tacuarembó, un paleontólogo encuentra un diente de torvosaurio "perfecto y enorme, clavado de punta" en una roca.

Unos investigadores que habían ido a Brasil en busca de huellas de dinosaurios cruzan de vuelta a Uruguay y se detienen en Cuchilla del Ombú. Es de tardecita y quieren "estirar las piernas". Una alumna nota que en el suelo hay círculos con colores diferentes. Se trata de "un tren de pisadas" de un dinosaurio de cuello largo. Ahora allí se está construyendo un museo para que las personas puedan ver a los paleontólogos trabajar con las huellas bajo techo para que estas no se erosionen. 

Archivo, 2012. En el yacimiento de Cuchilla del Ombú se descubrió el primer núcleo de huellas de dinosaurio de Uruguay y las evidencias del animal más grande

En Paysandú, un "cráter enorme" está "lleno de vértebras de la cola de un dinosaurio de cuello largo". El investigador supone que las vértebras serán cóncavas de un lado y convexas del otro, como las de la mayoría de los titanosaurios. Pero la da vuelta y nota que es convexa de ambos lados, como si fuera un lente; algo que solo tienen unos pocos de estos dinosaurios. "Casi me muero de alegría. Esta vértebra en particular nos daba pila de información", cuenta a Cromo.

El paleontólogo y geólogo uruguayo, Matías Soto, recuerda estas escenas cuando piensa en el estudio de los dinosaurios en el país.

A los tres años la "flasheó" en un museo. A los 22 empezó a trabajar en el tema. Y a los 41 presentó este viernes el libro El Uruguay de los dinosaurios, escrito junto al argentino Sebastián Apesteguía. La presentación fue en el Museo Nacional de Historia Natural. Si bien el libro aparecerá "próximamente" en librerías, ya se encuentra disponible para descargar gratis en la página de la Fundación Azara.

Una síntesis, un homenaje y dos dinosaurios sin nombre

Soto explica que el libro se trata de "una síntesis de lo que se sabe", pero que también incorpora "cosas nuevas".

"Por ejemplo, las últimas páginas del libro donde hablamos de dinosaurios que no tienen tienen procedencia, es decir, que no se sabe bien de dónde vienen. Esto nunca fue publicado", asegura. Cuenta además que en los dos casos, ambos del período Cretácico le calcularon "el tamaño al bicho" y los bautizaron, a uno como "Brazo fuerte" y al otro –cuyo fémur apareció en la localidad de Carlos Reyles– como "Rey dinosaurio". Se trata de dos titanosaurios: el primero de unos 11 metros de largo y el segundo de unos 20, según se estima a partir de los huesos que se encuentran en la Facultad de Ciencias de la Universidad de la República.

"El Uruguay de los dinosaurios"

Por otro lado, el libro "muestra un lado humano también de lo de los paleontólogos" con imágenes de "trabajos de campo o de momentos más íntimos". Asimismo, homenajea "a varias figuras de la paleontología de Uruguay de todos los tiempos". "Aparecen ahí con sus fotos, sus aportes, eso está bueno", dice el coautor.

Finalmente, Soto destaca que todas las imágenes que tiene El Uruguay de los dinosaurios, con dibujos "de Felipe Montenegro, que es un colega de Facultad de Ciencias y también de Jorge González, que es un artista argentino". Además, hay una "reconstrucción única del paisaje de la formación Tacuarembó hace 150 millones de años", que hizo "un gran paleoartista chileno, Mauricio Álvarez", señala el paleontólogo.

Mauricio Álvarez / "El Uruguay de los dinosaurios" "Reconstrucción única del paisaje de la formación Tacuarembó hace 150 millones de años", según Soto

Tacuarembó, el Jurásico; el litoral, el Cretácico

El libro trata principalmente sobre la era Mesozoica que va desde los 250 a los 65 millones de años a.C y que tiene tres periodos: Triásico, Jurásico y Cretácico.

"Nosotros nos centramos en lo que se llama la Era de los Dinosaurios. En general nos centramos en el Jurásico y Cretácico, que es lo que más hay en Uruguay", indica Soto.

En el Jurásico, el supercontinente Pangea se dividió en Gondwana, al sur, y Laurasia, al norte.

En el Cretácico "Gondwana se empieza a fragmentar y ahí se separa Sudamérica de África, la India empieza a viajar por el océano para arriba hasta chocarse contra Asia posteriormente", recuerda el investigador. 

Los paleontólogos viajan espacial y temporalmente "con el mapa geológico en la mano". "O sea, si querés ir al Jurásico, vas a Tacuarembó, si querés el Cretácico, hasta el litoral del Uruguay. Nunca vas a ir a la costa Maldonado, Rocha, porque ahí hay rocas antiguas que no tienen nada que ver", explica.

En Tacuarembó está la "arenisca", rocas que "están en todo el norte del país, pero después fueron tapadas por lava". "El único lugar donde aparecen es en una tirita que va desde Rivera hasta Tacuarembó".

En el litoral están las formaciones (grupos de rocas con ciertas características) del Cretácico: como la formación Mercedes, Asencio, Guichón.

Las cinco familias

En Uruguay se detectaron cinco familias de dinosaurios, aunque hay indicios de por lo menos una más. 

De carnívoros son tres: los ceratosáuridos, los megalosáuridos y, por último, los abelisáuridos.

La presencia de esta última familia en el territorio que hoy es Uruguay se divulgó en noviembre de 2022. 12 años antes, un grupo de investigadores, Soto incluido, habían encontrado un diente en Tacuarembó.

Matías Soto El diente bañado en oro de un abelisáurido

"Al diente lo bañamos en oro, que es lo que se hace para ver mejor la imagen, y ahí sacamos unas buenas fotos. Curiosamente tuvo que venir un brasileño especialista en estos animales para terminar de darnos el empujón final y nos dijo que estos son abelisáuridos", había contado el investigador a Cromo.

Matías Soto Este animal es un spectrovenator, de Brasil, que es lo más cercano que hay desde el punto de vista temporal a la familia encontrada en Uruguay

Soto –quien investigó junto a los paleontólogos Rafael Delcourt, Max. C. Langer y Daniel Pereaaseguró en aquella ocasión que al no ser un diente entero no podían asignar un nombre científico. Sin embargo, tiene características "tan llamativas" que lo diferencian del resto y muestran "que solo pueden ser esa familia".

Respecto a los herbívoros, en Tacuarembó "hay unas huellas que son de un bicho tan grande que para esa época solo puede ser un diplodócido".

Raúl O. Gómez / "El Uruguay de los dinosaurios"

"Y después hay una huella de dinosaurio herbívoro de cuello corto", sostiene Soto, que sin embargo indica que no pueden "decir mucho, salvo comparar con cosas parecidas que podía haber en la época".

"Después en el Cretácico, en rocas más modernas, lo que sería el litoral del río Uruguay o el centro del país, aparecen dinosaurios de un grupo que se llaman Titanosaurios", continúa el también geólogo. 

Al único de esta familia al que pudieron ponerle nombre fue a un aeolosaurio. En 2021 lograron identificar, pese a sospecharlo por años, a qué especie pertenecía una vértebra encontrada en 1994 en un arroyo cercano a la localidad de Young.

Se trata de un fósil de 70 millones de años, así que pertenecía a uno de los últimos dinosaurios en habitar Uruguay

Nada que envidiar

"Siempre te preguntan por el tiranosaurio. Y yo siempre digo bueno, pero mirá que en Sudamérica hubo carnívoros tanto o más grandes que el tiranosaurio", empieza Soto.

Fred Wierum via Wikipedia Commons Reconstrucción de un torvosaurus tanneri

Entre los carnívoros encontrados en Uruguay, el paleontólogo señala que "el abelisáurido era el tamaño de un auto", mientras que el torvosaurio era tan grande "como el tiranosaurio que vivió después: 12 metros de largo", "casi tamaño ómnibus".

Además, a partir de "las huellas de dinosaurio de cuello largo de Tacuarembó" estimaron los tamaños: "uno nos dio más o menos 13 metros de largo, es más que un ómnibus y el otro nos dio 26 metros, que son dos ómnibus", indica el paleontólogo.

Luego, en el Cretácico "hay bichos desde 11 hasta 20 metros". 

"O sea —resume Soto— estamos bien posicionados".

Temas:

huellas de dinosaurios Ruta de los dinosaurios dinosaurios de Uruguay

Te Puede Interesar