Estilo de vida > Tan Verde

Cómo lavar las verduras: métodos para retirar los pesticidas y otros contaminantes

La desintoxicación de las frutas y verduras es clave, dado que nada nos asegura que estén libres de algún germen 

Tiempo de lectura: -'

26 de noviembre de 2020 a las 05:02

En el estado actual de nuestro planeta es difícil acceder a alimentos que no tengan algún grado de contaminación con agrotóxicos; incluso si nos esmeramos en adquirir productos de laboreo agro-ecológico confiable, estos pueden haber estado expuestos de algún modo u otro a estas sustancias, así que vale la pena aprender cual es la mejor manera de limpiarlos.

Además de esto, los alimentos están expuestos a diferentes ambientes antes de llegar a nosotros y pueden haberse contaminado con varios gérmenes, otro motivo por el cual sabemos que tenemos que lavarlos.

Los métodos recomendados son:

  • lavado bajo agua corriente
  • remojado en agua con bicarbonato
  • remojado en agua salada
  • remojado en agua con vinagre

 

Qué NO Usar

Y los que se recomienda evitar son el lavado con detergentes para limpiar vajilla, el uso de productos diseñados para el lavado de frutas y verduras y el hipoclorito de sodio.

Qué Usar

Uno de los métodos más recomendados es enjuagar con agua. Un estudio realizado en la Connecticut Agricultural Experiment Station demostró que enjuagar los vegetales un minuto bajo agua corriente disminuye “de forma estadística” el contenido de pesticidas.

Otro estudio del 2007, en la revista Food Control, mostró que remojar durante 20 minutos en una solución de agua y sal al 10% o en vinagre también disminuye notablemente la contaminación, más incluso que enjuagar bajo agua corriente.

De los últimos estudios sobre el tema, en el 2017 el Journal de Agricultural Food Chemistry, publicó un estudio que confirma que el lavado con agua y bicarbonato de sodio es sumamente eficaz.

Con todos estos datos, ¿qué nos conviene hacer?

Primero saber que los estudios, por muy bien hechos que estén siempre se refieren a algunas verduras y algunas frutas y que por lo tanto no podemos extrapolar con total certeza, por lo cual si accedemos a verduras de laboreo agroecológicos ya empezamos bien. Sin embargo, si no encontramos las famosas “orgánicas” las ventajas de consumir frutas y verduras frescas y variadas son tantas que es importante consumirlas a diario de todos modos (sí, de la forma de cultivo que encuentres).

¿Cómo Limpiar de forma eficaz y segura?

Sean del origen que sean nuestras frutas y verduras, necesitamos limpiarlas.

No a todas las frutas y verduras conviene lavarlas en seguida de llegar a casa con ellas desde la feria o el super; sin embargo, si preferimos hacerlo por motivos prácticos – para adelantar nuestra meal prep – podemos hacerlo si tenemos ciertas precauciones.

Quizás suene de Perogrullo, pero es importante que las superficies sobre las que vamos a apoyar las verduras, los recipientes donde las vamos a guardar y nuestras manos estén limpias. Teniendo esto en cuenta, las verduras de hoja conviene enjuagarlas para sacar la tierra y suciedad superficial y luego sumergir en agua fría con bicarbonato.

Método con Bicarbonato

El estudio que mencionamos, publicado en el Journal of Agricultural Food Chemistry refiere que remojar los vegetales en agua con bicarbonato – 1/4 taza de bicarbonato por 5 litros de agua – durante 12 a 15 minutos removía por completo los pesticidas.

Una vez remojadas las verduras, se enjuagan bajo el agua corriente y luego se secan en el escurridor de lechuga y una vez secas, a guardar en un recipiente hermético en la zona de la heladera dedicada a las verduras. La espinaca y la rúcula, en general es mejor no humedecerlas antes de guardar, porque se machucan con facilidad y se pudren.

A las demás frutas y verduras conviene luego de remojarlas en agua con bicarbonato, cepillarlas suavemente, en especial en la zona del cabo, donde se depositan más residuos, sean de agrotóxicos o de gérmenes y luego enjuagar bajo agua corriente, secar y guardar.

Si la fruta queda al aire en una frutera, por ejemplo, conviene enjuagarla otra vez directamente antes de comerla.

Las frutillas y otros frutos rojos no conviene lavarlos porque cuando se humedecen – al igual que las hojas más delicadas – también se estropean más fácilmente.

Lic. en nutrición Maren Torheim

Autora del libro “Como comer sano para adelgazar”, Maren trabaja desde hace más de 30 años en policlínica y piso en uno de los sanatorios más importantes del país. Se formó en Uruguay y también en el extranjero, profundizando en la dieta cetogénica para el control de epilepsia.

Siempre ha priorizado el trabajo en equipo, trabajando desde hace más de dos décadas en un equipo interdisciplinario con un cardiólogo y psicólogas para el cambio de hábitos, y con neurólogos y neuropediatras en la dieta cetogénica.

Más recientemente Maren se dedica a un emprendimiento familiar de alimentación detox y saludable, ofreciendo cursos online con coaching nutricional en TanVerde.

    REPORTAR ERROR

    Comentarios

    Registrate gratis y seguí navegando.

    ¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

    Pasá de informarte a formar tu opinión.

    Suscribite desde US$ 245 / mes

    Elegí tu plan

    Estás por alcanzar el límite de notas.

    Suscribite ahora a

    Te quedan 3 notas gratuitas.

    Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

    Esta es tu última nota gratuita.

    Se parte de desde US$ 245 / mes

    Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

    Elegí tu plan y accedé sin límites.

    Ver planes

    Contenido exclusivo de

    Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

    Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

    Cargando...