Cargando...
Mujica muestra al presidente ruso, Valdimir Putin, la importancia estratégica del puerto de aguas profundas a través de un mapa

Nacional > ENCUENTROS BILATERALES

Cómo le fue a los presidentes uruguayos cuando se reunieron con Putin

Tanto Mujica como Vázquez debieron esperar varias horas antes de tener un intercambio con el presidente de Rusia

Tiempo de lectura: -'

24 de febrero de 2022 a las 12:52

Las reuniones de los expresidentes uruguayos José Mujica y Tabaré Vázquez con su par ruso, Vladimir Putin, tuvieron un punto en común: los largos tiempos de espera, una costumbre del exagente de la KGB.

El primer encuentro entre Mujica y el mandatario de Rusia se dio en 2014, cuatro horas después de lo previsto, por la demora en las reuniones bilaterales durante la cumbre de las potencias emergentes (BRICS) en Brasilia. 

Mujica tuvo, previo al intercambio, dos horas de tranquilidad, en la residencia del embajador uruguayo, para pensar cómo le hacía entender a Putin dónde estaba Uruguay y por qué era un lugar geográfico estratégico para hacer negocios. Estuvo acompañado del entonces canciller Luis Almagro.

De ese encuentro sobrevivió una recordada imagen: Mujica con un mapa abierto le señala el lugar del mundo en el que se encuentra su país.

Antes de llegar a la embajada rusa, el entonces presidente Mujica le pidió a Carlos Amorín (embajador uruguayo en Brasil en ese momento) que le consiguiera un mapa de Uruguay, al que utilizó de entrada para hablar con Putin.

López Mena y Mujica en una cena de honor a Putin en Buenos Aires

“Para hacer economía de palabras, le voy a mostrar un mapa”, dijo y empezó a desplegar la hoja, mientras el traductor de Putin fruncía el ceño, sorprendido, y el gobernante ruso despejaba la pequeña mesa ratona que separaba a ambos jerarcas.

“Nuestro país es pequeño, pero está en una esquina importante”, continuó Mujica con su explicación, en la que incluyó datos de contexto sobre la gran producción de soja que se concentra en Argentina y países vecinos.

“Acá están los yacimientos de hierro más grandes del mundo”, continuó, señalando el centro de Brasil en el mapa. Luego recordó la riqueza de Bolivia, y consideró que lo “lógico” y “económico” es que toda esa producción salga aguas abajo por el Río de la Plata. “Uruguay está en la puerta del océano, en la costa profunda, donde los grandes barcos se arriman a Uruguay”, insistió.

La idea de Mujica fue justificar la importancia de construir en Rocha un puerto de aguas profundas, para lo cual decía tener un “acuerdo” con Brasil para financiarlo, según dijo en ese momento.

Vázquez en el Kremlin

Tres años después, cuando le llegó el turno a Tabaré Vázquez, la historia volvió a repetirse y el encuentro se llevó a cabo cuatro horas después de lo pactado. El mandatario ruso, fiel a su costumbre, hizo esperar a la delegación uruguaya para realizar el encuentro en el Kremlin. La tardanza fue debido a las demoras en la agenda del mandatario ruso, justificaron desde el gobierno. 

Vázquez le devolvió el gesto a Putin y también lo hizo esperar, aunque solo fueron unos pocos minutos. El expresidente se tomó su tiempo cuando desde el Kremlin avisaron que estaba todo pronto para dar comienzo a la reunión.

Vázquez, por su lado, dijo que los países tenían mucho en común y le prometió a los empresarios rusos que en Uruguay encontrarían un clima de negocios "estable" y propicio para las inversiones. Tras la reunión, ambos países reafirmaron el combate contra cualquier tipo de terrorismo.

Vázquez y Putin reunidos en 2017

El expresidente afirmó que Uruguay buscaba levantar las "trabas al comercio internacional". "No nos gusta el proteccionismo", enfatizó durante una conferencia de prensa que brindó junto a Putin.

También invitó a los empresarios rusos a invertir y prometió condiciones favorables para el clima de negocios. "Uruguay está llamado a ser una plataforma estable, seria y atractiva para la recepción de inversiones extranjeras. Encontrarán en Uruguay un clima de negocios propicio así como amplias facilidades" para lanzar sus negocios en la región, dijo por entonces. 

Putin dijo que Uruguay era un "socio fiable de Rusia en América Latina". "Estoy seguro que las conversaciones que llevamos adelante hoy van a ser una buena base para el desarrollo de nuestras relaciones bilaterales", agregó.

Otro de los que intentó reunirse, aunque sin éxito, fue el exmandatario colorado Jorge Batlle, quien en 2001 había anunciado su deseo de que Putin participara en la Cumbre del Mercosur en Montevideo, pero los atentados del 11 de setiembre en Estados Unidos, que alteraron las agendas de los líderes mundiales, evitaron que en aquella oportunidad se concretara la visita del presidente ruso a Uruguay.

Se toma su tiempo

Los mandatarios uruguayos no fueron los únicos que debieron aguardar para ser atendidos por el gobernante ruso. Según datos recopilados por Statista para el diario inglés The Independent, Putin hizo esperar a Angela Merkel más de cuatro horas, al papa Francisco 50 minutos y a Barack Obama 40 minutos.

El entonces presidente ucraniano Viktor Yanukovych, el israelí Shimon Peres y el exprimer ministro japonés Shinzo Abe fueron otros líderes mundiales que tuvieron que esperar por lo menos una hora para ser recibidos en el Kremlin.

La reina Isabel de Inglaterra y el rey Juan Carlos de España fueron los más afortunados, dado que sus esperas fueron de 15 y 20 minutos, respectivamente.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...