Economía y Empresas > Acoso

Cómo #MeToo ha cambiado los centros del poder

El movimiento generado a partir del caso del productor Weinstein sigue sacudiendo las estructuras en las empresas estadounidenses

Tiempo de lectura: -'

30 de octubre de 2018 a las 15:55

Audrey Carlsen y Maya Salam y Claire Cain Miller
The New York Times

Durante años se habían salido con la suya y, para aquellas personas a las que habían acosado, parecía que los culpables nunca pagarían las consecuencias. Después se reportaron al detalle los abusos y el acoso sexual de Harvey Weinstein, así como su caída desde la cima de Hollywood. 

Un año después, incluso en momentos en que el movimiento #MeToo (Yo también) ha tenido algunas respuestas negativas, es posible evaluar cómo el caso de Weinstein ha reformulado la distribución en los pasillos del poder. Un análisis de The New York Times encontró que, desde la publicación que expuso al productor hollywoodense (seguida de una investigación de The New Yorker), al menos doscientos hombres destacados en EstadosUnidos han perdido sus empleos tras ser acusados públicamente de acoso o abuso sexual. Unos, incluido Weinstein, enfrentan cargos penales. En total, 920 personas denunciaron haber sido víctimas de algún sujeto en esa lista de doscientos, y casi la mitad de los puestos que estaban a cargo de hombres fueron asignados a mujeres.

En contraste, en el año previo a que salieran a la luz los reportes sobre Weinstein menos de treinta personas de alto perfil salieron en las noticias después de renunciar o de ser despedidos por acusaciones públicas de conducta sexual indebida.

“Nunca habíamos visto algo así antes”, dijo Joan Williams, una profesora de Derecho que estudia temas de género en la Universidad de California, campus Hastings. “Siempre se había visto a las mujeres como una apuesta riesgosa, porque podrían hacer algo como tener un bebé, pero ahora se considera más riesgoso contratar a hombres”. 

El acoso sexual está lejos de ser erradicado en el lugar de trabajo. La ley federal estadounidense aún no ofrece una protección completa para grandes sectores de mujeres, incluyendo aquellas que trabajan autónomamente o en empresas de menos de quince empleados. Cuando se implementan nuevas políticas laborales, su influencia es poca si no son acompañadas por un cambio cultural más profundo. Además, tal como se demostró en la batalla por la confirmación del juez Brett Kavanaugh en la Suprema Corte de Estados Unidos, hay opiniones muy dispares sobre cómo promover la rendición de cuentas cuando alguien es acusado de conducta sexual indebida y sobre los estándares que debe tener la evidencia en su contra.

Sin embargo, el análisis muestra que el movimiento #MeToo sacudió —y sigue sacudiendo— las estructuras de poder en los sectores más visibles de la sociedad. The New York Times recolectó casos de gente prominente que perdió su trabajo, un puesto de liderazgo notable o contactos importantes, y cuya destitución tuvo una cobertura pública en los medios.

El 43% de sus reemplazos fueron mujeres. De ese porcentaje, un tercio está en medios, un cuarto en el gobierno estadounidense y un quinto en el ámbito artístico o de entretenimiento. Por ejemplo, Robin Wright ascendió al lugar de Kevin Spacey como protagonista en House of Cards.

Las investigaciones han mostrado en repetidas ocasiones que las mujeres tienden a dirigir de manera distinta. En general, crean ambientes de trabajo más respetuosos, donde es menos probable que surjan situaciones de acoso y donde las víctimas se sienten más cómodas para reportarlas. 

Las lideresas suelen contratar y ascender a más mujeres, les pagan de manera más equitativa y hacen que las empresas sean más rentables. Esto se debe en parte a que las mujeres utilizan sus experiencias y perspectivas de vida para tomar decisiones, algo útil para los negocios pues ellas toman la mayoría de las decisiones adquisitivas. En el gobierno, han demostrado ser más cooperativas y bipartidistas, además de promover más políticas a favor de las mujeres, niños y el bienestar social.

En el ámbito de los medios y del entretenimiento, muchas de las mujeres que se quedaron con los puestos previamente ocupados por hombres han cambiado el tono y el contenido de lo que le ofrecen al público y, en algunos casos, las repercusiones del #MeToo han moldeado sus decisiones.

Por ejemplo, Jennifer Salke, quien sustituyó a Roy Price como presidenta de Amazon Studios, dijo que Amazon necesitaba más “programas grandes y adictivos para las mujeres”. No obstante, la diferencia que pueden marcar las mujeres que han llegado al poder es limitada, pues todavía son parte de un sistema dominado por hombres. Más del diez por ciento de los hombres destituidos han intentado regresar o han expresado sus intenciones de hacerlo, y muchos de ellos nunca perdieron su poder financiero. 

Cuando las personas acusadas de acoso recuperan el poder sin rendir cuentas —o sin haberlo perdido nunca, al menos financieramente—, se restringe el potencial del movimiento pos-Weinstein de cambiar la manera en que se ejerce el poder dentro de la sociedad estadounidense.

 

Para saber
Perdida de empleo
Un año después de la caída de Harvey Weinstein en Holly
wood por acoso o abuso sexual, al menos 200 hombres destacados en Estados Unidos han perdido sus empleos. 
Denuncias
Unas 920 personas denunciaron haber sido víctimas de algún sujeto de esa lista de 200 y casi la mitad de los puestos fueron asignados a mujeres. 
Año previo
Antes del caso Weinstein, se despidieron menos de 30 personas de alto perfil por conducta sexual indebida. 
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...