Estilo de vida > Comportamiento

Cómo saber si sos adicto a WhatsApp y herramientas para superarlo

Por qué creció en los últimos tiempos y cuánto influye el trabajo en el hogar

Tiempo de lectura: -'

04 de agosto de 2020 a las 05:00

Por Daniel Colombo*

En estos tiempos de cuarentena por coronavirus y home office prolongado, ¿te ha pasado, al menos una vez al día, que estás más pendiente del Whatsapp que de tu trabajo, tu familia o de vos mismo? ¿Te despertás y es lo primero que chequeás? ¿Te vas a dormir y es lo último que mirás? ¿No hay casi actividad que hagas -cocinar, trabajar, ejercitarte, leer, comer, jugar con tus hijos, ver una película, hacer un zoom con amigos- sin que la interrumpas "voluntariamente" para mirar si tenés nuevos mensajes o enviar audios, fotos, videos o memes?

Con más de 2.000 millones de usuarios en el mundo Whatsapp se convirtió, en plena pandemia y en especial en los primeros tiempos de cuarentena, en nuestro vínculo con el mundo exterior, potenciando una tendencia conductual previa que nos llevaba a responder mensajes cuando íbamos caminando o incluso manejando (algo totalmente prohibido por su peligrosidad), a chequear compulsivamente quién está en línea y nos clavó el visto, a actualizar nuestro estado (y chusmear los ajenos) y a responder en tiempo real los mensajes de los múltiples grupos a los que pertenecemos.

Si bien la psicología aún no ha categorizado como un trastorno mental para diagnosticar el exceso en el uso de Whatsapp, sí reconoce -y trata- la adicción a las tecnologías de la información, dentro de la que entran las redes sociales y los servicios de mensajería instantánea en el celular.

Cómo saber si sos adicto a Whatsapp

Generalmente, cualquier adicto niega su condición. Y si llega a reconocer algún grado de dependencia, la considera controlable y dentro de los parámetros aceptables. Sin embargo, todos conocemos personas que dedican tantas horas del día a Whatsapp que experimentan niveles de ansiedad poco saludables y que trascienden el argumento de que es una herramienta necesaria para su desempeño laboral en tiempos de home office extendido.

Algunos indicios adicionales de la adicción es que sienten inquietud cuando no hay notificaciones de nuevos mensajes, priorizan responder todo en el momento olvidando algo clave para la productividad (y la salud mental) que es establecer prioridades, descuidan sus vínculos "reales" con las personas que tienen al lado y adoptan conductas extremas como incluso chequear el celular mientras se están bañando.

Otra característica es que el adicto a Whatsapp siente la obligación de leer, responder y opinar sobre todo lo que se intercambia en los grupos, lo cual lleva a tomar decisiones sin el debido tiempo de reflexión: son víctimas de la falsa creencia de que la instantaneidad manda.

En casos avanzados, si se utilizan apps de control de uso de Whatsapp (en principio, para tomar conciencia de cuánto tiempo al día se le dedica, y luego para establecer límites horarios) aparece irritabilidad, ira, nerviosismo e incluso emociones disfóricas como tristeza, melancolía, vacío existencial.

Cómo superar la adicción al Whatsapp

-Establecé momentos Whatsapp free: apagá las notificaciones en momentos de concentración (sea laboral o de ocio o convivencia familiar), pero también cuando detectes que estás en un momento de alta demanda de pantallas (teléfono, computadora, tableta u otros dispositivos).

-Poné horarios fijos para chequear los mensajes: Puede ser una vez por hora, dos veces por hora o lo que consideres (empezá a hacerlo progresivamente). Y destinale un tiempo acotado al chequeo: 15 minutos a media hora.

-Da vuelta el celular: para evitar distraerte, ponelo boca abajo cuando estás en un Zoom, compartiendo la comida con tus seres queridos, cuando estás tomando una clase de gimnasia o mirando una serie en Netflix .

-Silenciá notificaciones: podés elegir qué grupos o personas silenciar las notificaciones automáticas según el momento del día.

-Cambiá de lugar el ícono de Whatsapp: ponerlo en la segunda pantalla te ayudará a vencer la tentación automática e inconsciente de estar siempre monitoreándolo.

-Salí de los grupos de Whatsapp que no sea relevantes: aunque parezca difícil, es posible elegir a cuáles querés pertenecer y preservarte de los que son contraproducentes, sea porque no cumplen con su objetivo inicial, sea porque propician conversaciones tóxicas o distractivas. No respondas mensajes de Whatsapp fuera de ciertos horarios: en términos laborales, sólo respondé lo que llega dentro de tu horario oficial; en términos personales, dedicales algún momento específico dentro de tu día sin acostumbrar a amigos o familiares a que estás disponible al instante y a cualquier hora.

-Sé estricto con vos mismo: no respondas a partir de cierta hora de la tarde noche.

*Facilitador y máster coach ejecutivo especializado en alta gerencia y equipos. LinkedIn Top Voice América Latina 2019. www.danielcolombo.com

Fuente: El Cronista

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...