Cargando...
Josef Schuetz de 101 años se tapa la cara a lo que llega a declarar este martes 28 de junio de 2022

Mundo > Alemania

Condenaron a 5 años de prisión al criminal de guerra nazi más viejo del mundo

Se trata del antiguo suboficial de las SS Josef Schütz, que fue encontrado culpable de “complicidad” en el asesinato de 3.518 prisioneros en un campo de concentración al norte de Berlín

Tiempo de lectura: -'

28 de junio de 2022 a las 14:43

"No sé por qué estoy aquí. Digo la verdad. No tengo nada que ver con la policía o el ejército, todo lo que se dijo es falso", dijo Josef Schütz antes de escuchar la sentencia de cinco años de prisión que lo convirtió en el condenado por crímenes de guerra más viejo del mundo.

Porque Schütz tiene 101 años y debieron pasar 77 de terminada la Segunda guerra Mundial para que fuera juzgado y condenado por complicidad en el asesinato de miles de personas cuando era guardia de un campo de concentración.

El Tribunal Regional de Neuruppin encontró a Schütz culpable de ser “cómplice” en el asesinato de 3.518 prisioneros entre 1942 y 1945 en el campo de Sachsenhausen, al norte de Berlín.

"Señor Schütz, usted tuvo un papel activo durante tres años en el campo de concentración de Sachsenhausen donde fue cómplice de asesinatos en masa", declaró el presidente del tribunal, Udo Lechtermann, al leer la sentencia.

Más de 200.000 personas fueron encarceladas en este campo de concentración entre el verano de 1936, cuando fue construido, y el final de la Segunda Guerra Mundial

El magistrado afirmó que, por su presencia en el lugar, el acusado apoyó las acciones cometidas en el campo de concentración. "Todas las personas que querían huir del campo fueron fusiladas. Por ende, cualquier guardián del campo participó activamente en estos asesinatos", dijo.

Entre los detenidos estuvieron opositores políticos a los nazis y grupos perseguidos como los judíos, los romaníes y los sinti. Decenas de miles de personas murieron de hambre, enfermedades, trabajos forzosos, experimentos médicos y malos tratos, en el marco de un plan sistemático de exterminio.

Cuando se leyó la sentencia, que es superior a los tres años que contempla el derecho alemán en casos de complicidad con un asesinato, el acusado permaneció estoico.

"Estoy listo", indicó Schütz más temprano cuando fue trasladado a la sala de la audiencia, vestido con una camisa gris y un pantalón de pijama, sentado en una silla de ruedas.

Su abogado ya había anunciado que en caso de recibir una pena muy dura iba a recurrir a una apelación, lo que retrasaría el cumplimiento de la sentencia hasta inicios de 2023. Dada la avanzada edad y frágil salud del acusado, que comparece en libertad, es poco probable que sea encarcelado.

Durante ninguna de las cerca de treinta audiencias del caso, el procesado expresó el más mínimo arrepentimiento. El lunes, antes del final del juicio, volvió a negar su responsabilidad. "No sé por qué estoy aquí. Digo la verdad. No tengo nada que ver con la policía o el ejército, todo lo que se dijo es falso", se limitó a decir con voz temblorosa.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...