Economía y Empresas > CONSUMO AMENAZADO

Crece el pesimismo de comerciantes: estancamiento para el cierre de año y un 2019 peor

Empresarios son poco optimista sobre una recuperación de la actividad y una mejora de la economía a corto plazo, según encuesta de la gremial 

Tiempo de lectura: -'

15 de noviembre de 2018 a las 15:55

La Cámara Nacional de Comercio y Servicios presentó una encuesta de actividad correspondiente al tercer trimestre del año donde se verificó un retroceso de las ventas en la mayoría de los rubros relevados, dejando atrás una expectativa de recuperación que se había constatado en la primera mitad del año. Así, el panorama luce bastante pesimista para los comerciantes que están previendo un "estancamiento" para el sector para el cierre de este año, "con alta probabilidad que se profundice a lo largo de 2019". 

El relevamiento indicó que esa mejora de los primeros meses aún presentaba signos de debilidad al abarcar a un grupo reducido de ramas comerciales. Terminado el tercer trimestre los números variaron y la reversión fue  a raíz, fundamentalmente, de un empeoramiento del contexto regional y un enfriamiento económico a nivel interno, que afectaron las expectativas de los agentes. En efecto, el 71% de los rubros considerados mostraron caídas interanuales en sus niveles de venta en términos reales, cuando en el trimestre anterior este guarismo ascendía al 43%.

En este sentido, "no quedan dudas que el horizonte de reaceleración del sector de comercio y servicios así como de la economía uruguaya en general parece lejano", expresó la cámara.

El Índice de Confianza del Consumidor (ICC) cerró setiembre en 40,6 puntos, apenas por encima del piso de la zona de moderado pesimismo, aunque logró zafra del umbral de atendible pesimismo que había alcanzado en agosto. Por su parte, el l Índice de Crédito al Consumo de El Observador (ICC-EO) tuvo una caída de 1,2% en setiembre respecto a igual mes del año pasado. De esa manera, el retroceso se aceleró respecto al leve crecimiento de 0,3% que tuvo lugar en agosto y una caída de 0,6% al final del segundo trimestre del año.

La encuesta de la Cámara de Comercio señaló que el deterioro del contexto regional, tras el plan de ajuste fiscal impuesto por el gobierno argentino, el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la fuerte apreciación del dólar -que implicó la instrumentación de un nuevo sistema cambiario (el Banco Central estableció una banda de flotación para la divisa estadounidense)-, acrecentaron las dificultades locales. Eso generó que se reduzca el gato de turistas argentinos en Uruguay y parte del consumo interno se traslada al mercado argentino por la diferencia cambiaria que abarata las compras cruzando la frontera. A su vez, hace resurgir problemas de contrabando en informalismo que impactan directamente en las empresas del sector comercial formalmente establecidas.

Por el lado de Brasil la situación no es menos compleja, dijo la gremial. Con los altos niveles de incertidumbre que presenta, más una situación fiscal insostenible, resulta difícil poder pronosticar su crecimiento para los próximos años, complementó.

Tomando en cuenta el escenario regional, las perspectivas de recuperación a nivel local de la actividad económica para el próximo año son poco alentadoras, tanto desde el lado de la demanda externa, a través de una menor colocación de productos y servicios, como respecto de las restricciones que presenta el mercado interno con escasos niveles del consumo y de inversión privada, sostuvo la Cámara de Comercio.

Perspectiva negativa 

A su vez, los empresarios encuestados para el tercer trimestre expresaron su preocupación por las menores ventas y la pérdida de rentabilidad de sus compañías, y mostraron, al mismo tiempo, un retracción en sus expectativas respecto al informe del período anterior. En ese sentido, ocho de cada 10 (el 84,7%) de los consultados mantiene perspectivas económicas malas o muy malas para el cierre del año, mientras que únicamente el 8,5% las califica como buenas. Eso va en línea con la última encuesta de expectativas empresariales que realizó la consultora Deloitte el mes pasado. Allí, seis de cada 10 consultados estimaron que la economía empeorará en 2019.

Para los comerciantes consultados, la visión de recuperación a nivel de la actividad económica es poco alentadora: el 41% de las empresas afirman que la principal dificultad que enfrentan actualmente, es la contracción de la demanda de productos/servicios en su rubro de actividad. 

Otro 27% considera que los ajustes en los gastos de funcionamiento y postergar las inversiones previstas es su mayor problema. A su vez, el 13% afirma que el aumento del comercio informal y el desvío de consumo hacia los países vecinos constituye una de las principales barrera para poder mejorar la situación actual. Estos hechos se condicen con las posibilidades de que deban reducir su plantilla de trabajadores (el 11,7% de los consultados lo ve como uno de los principales desafíos), y la dificultad de cumplir los acuerdos salariales correspondientes a su grupo de
actividad (3,2%).

Por lo tanto, "las expectativas menos optimistas respecto al futuro económico del país, el deterioro del mercado de trabajo así como el contexto regional cada vez más desafiante, juegan un rol fundamental en el enfriamiento de muchos de los rubros que componen el sector comercio y servicios. Concretamente, el 71% de los rubros considerados mostraron caídas interanuales en sus niveles de venta en términos reales, cuando en el trimestre anterior este guarismo ascendía al 43%", alerta la encuesta. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...