Salud > LA PANDEMIA Y EL BIENESTAR

Cuál es el impacto emocional del coronavirus en los uruguayos

Un estudio de Equipos Consultores refleja los cambios sociales que ha provocado el virus en las emociones de la población

Tiempo de lectura: -'

09 de abril de 2020 a las 15:54

Con la llegada de la pandemia de coronavirus, los uruguayos están más tristes, desanimados y deprimidos, pero aún mantienen la autoestima, según una encuesta realizada por Equipos Consultores en marzo, y publicada este miércoles. Allí se comparó el bienestar emocional actual de la población con los tiempos previos a la aparición de la enfermedad. El estudio comparó los datos recabados en el fin de semana del 21 y 22 de marzo de 2020 con los estudios realizados entre marzo y agosto de 2019. 

La consulta, realizada con una muestra de 2.418 personas, reflejó un incremento de sensaciones como la soledad, la incertidumbre y el desánimo, tanto por lo que implica el contagio, como por medidas como el distanciamiento y el encierro voluntario. También pesó el impacto económico y la pérdida de puestos laborales que ha acarreado el freno a la vida cotidiana al ritmo previo a la pandemia. 

El documento que presenta los resultados de la encuesta estableció que a nivel de la población general, la sensación de soledad se incrementó en 8%, la de tristeza en 20% y la depresión en 14%.

"Casi uno de cada cinco uruguayos se siente solo, pese a que el reforzamiento de los lazos comunitarios suele ser una respuesta habitual de las sociedades en situaciones críticas. Aspecto que puede verse con la emergencia de las ollas populares, las redes de solidaridad cristalizadas en donaciones de alimentos o dinero por parte de personas y de organizaciones de diferente índole", dijo el escrito.

"De un modo u otro, puede verse que la pandemia está creando situaciones de soledad en algunas personas, pues el porcentaje registrado en marzo de 2020 es casi el doble que el de 2019", añadió. 

Entre el crecimiento de esas sensaciones negativas, la que más se incrementó fue la tristeza, que es la forma de expresar la pérdida. La pandemia significa la amenaza a la pérdida de seres queridos, pero también implica la amenaza a perder la propia vida, la libertad de movimiento y acción, y por supuesto, el trabajo, entre otras cuestiones que se ven amenazadas. 

Por su parte, la preocupación fue lo que más creció, en un 37%. Esta emoción "constituye la expresión racional del miedo y, por tanto, forma parte de la familia emocional del miedo. El temor a la muerte que provoca el coronavirus está en la base del clima emocional de esta pandemia global", detalló la encuesta.

A su vez, los niveles de felicidad y disfrute de la vida bajaron en un 33% y 27% respectivamente.

Entre la población consultada se manifestó también un incremento entre aquellos que dijeron sentirse estresados, y en contraposición, un descenso de 21% entre los que se manifestaron tranquilos y relajados. La ansiedad, la incertidumbre, y los sentimientos de vulnerabilidad y pérdida  de control sobre la vida influyen en estas variaciones.

De todas maneras, y a pesar de este panorama, hay dos de las emociones contempladas que aunque han sufrido un golpe, se mantienen en niveles altos, o al menos eso sucedía en los días en los que fue realizada la encuesta, cuando los primeros casos confirmados de la enfermedad tenían apenas diez días: el optimismo y la autoestima alta. Un 76% de los consultados declararon sentirse bien consigo mismos y un 59% aseguró mantener el optimismo.

"Ello se debe, en parte, a que en modo alguno las personas se sienten responsables ni de la pandemia ni de sus posibles consecuencias. También pueda deberse, en parte, a que el breve tiempo trascurrido todavía no ha hecho mella en la fortaleza de los uruguayos, que se mantienen fuertes frente a la adversidad", afirma el estudio de Equipos, firmado por Eduardo Bericat y María Julia Acosta. 

El golpe entre los trabajadores

Mientras que el impacto emocional del covid-19 ha sido global, en el caso de los trabajadores uruguayos el golpe en su bienestar emocional ha sido mayor, según la encuesta.

"Vemos que los trabajadores no solo experimentan la incertidumbre y vulnerabilidad derivadas directamente del virus, sino también las derivadas de hacer frente a su situación laboral. Por este motivo, sus niveles de preocupación y de estrés son algo mayores que los de la población general, así como es también algo menor el porcentaje de trabajadores que declaran sentirse tranquilos y relajados", indicó el documento. 

Otro aspecto que se ve afectado es el descanso. Solo un 36% de los trabajadores encuestados declaró sentirse plenamente descansado al levantarse, en un descenso del 19% con respecto a 2019. La pandemia ha alterado horarios, y la menor actividad física genera un menor gasto de energía, por lo que dormir se hace más complicado, a lo que se suma la preocupación y el estrés, que hace que el sueño sea peor. Todo eso también afecta el bienestar emocional. 

 Pero en su caso, también hay algo de luz  en toda esa oscuridad. "Los trabajadores muestran una fortaleza y entereza personal superior a la población general, lo que en las presentes circunstancias, no deja de ser una excelente noticia".

La encuesta también concluyó que ante una situación económica más desfavorable, en particular entre aquellos que se quedan sin trabajo, los sentimientos negativos son aún más frecuentes. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...