Economía y Empresas > EMPLEO

Cuando amás tu trabajo pero no tolerás a tu equipo: la llave de la convivencia laboral

La situación es común en empresas donde la plana directiva no aclara los lineamientos

Tiempo de lectura: -'

31 de mayo de 2019 a las 10:54

En un ambiente laboral las personalidades de un equipo pueden no coincidir, la metodología de trabajo diferir y las tácticas de gestión pueden no siempre hacer "match". ¿Es posible disfrutar del trabajo sin mantener una buena relación con los compañeros? 

“Amar el trabajo, en otras palabras, quiere decir que se posee un salario emocional alto”, señala el gerente general de Ronald Career Services Group, Ernesto Rubio, .

Además, el éxito depende en gran medida de la capacidad para tener una relación productiva con los trabajadores, según la autora Lynn Taylor, de Forbes.

Es cierto que no es posible ser amigo de todos. Sin embargo, “una situación de armonía y compañerismo en las gestiones laborales favorecen exponencialmente los buenos resultados”, rescata Rubio. Pero “si se odia a los compañeros es porque hay alguna razón de incompatibilidad de alineamiento cultural”, añade.

Esto, según explica el especialista, es común en empresas cuando la plana directiva no se ocupa de brindar lineamientos claros de armonía y de responsabilidad conjunta hacia las obligaciones profesionales.

La principal causa de este problema se debe a la falta de liderazgo, empatía multinivel y por una competencia fundamental: el trabajo en equipo.

Aceptar la naturaleza del conflicto

Rubio acota también que es factible obtener buenos resultados, a pesar de no contar con un ambiente ideal. “Pero el desgaste emocional de los colaboradores que están en esa línea es muy alto”, advierte.

La psicóloga clínica y organizacional, Tatiana Cuadros, recuerda que “aunque las personas se encuentren en un entorno laboral, mantienen sus propias cargas personales y entran en conflictos”. Con el tiempo, a través de estos se reflejan algunas carencias que suscitan emociones negativas y, por ende, se manifiestan en conductas agresivas. “Se requiere de inteligencia emocional para reconocer, si el problema es por envidia profesional o por un tema de antipatía personal”, ejemplifica Cuadros.

Para el segundo caso, la sicóloga recomienda “realizar una matriz de análisis donde ubique los estímulos que más le irriten para saber cómo lo hacen sentir y más aún cómo reacciona después para modificar la conducta a posteriori”. También es recomendable programar una reunión para conversar, fuera del horario laboral, en un sitio neutral con determinados compañeros.

“Allí, ambos deben establecerse metas en común para el trabajo en equipo”, sugiere. Esto los obliga a plantearse el reto de trabajar juntos. “Si se acude con el objetivo de plantear reglas de convivencia, suena más como una obligación y ningún adulto disfruta de las órdenes, sobre todo si se tiene una mala relación laboral”, agrega Cuadros.

Fuente: Gestión - RIPE

 
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...