Nacional > SALUD

Cuando un hospital se transforma en hogar por necesidad

Pacientes son internados pero a la hora del egreso no tienen adónde ir y el hospital pasa a ser su casa; al Estado le cuesta $ 7.000 diarios mantener una cama ocupada

Tiempo de lectura: -'

21 de abril de 2019 a las 05:00

José entró al hospital Maciel porque intentó suicidarse pero hace 121 días que está allí, ya que nadie se hizo cargo de él. Una situación similar le pasó a Rosana, pero a diferencia de su compañero le faltan 10 días para completar el año. Ambos tienen el alta médica firmada pero no tienen a dónde ir ni con quién. 

Rosana era cuidacoches y vivía en la calle, hasta que un día sufrió un Accidente Cardiovascular (ACV). Desde aquel día solo puede mover los ojos, pero su cerebro comprende todo lo que le dicen. Cuando se le pregunta sobre su pasado sus pupilas se inundan porque uno de sus hobbies era pintar para mostrar sus cuadros en la misma vereda en la que cuidaba autos. Ahora tiene una dependencia total y si se va del hospital tiene que ser acompañada porque no puede valerse por sí misma. Es por esto que aún el equipo social y médico del hospital busca un lugar en el que la acepten. Autoridades del Maciel aseguraron a El Observador que cuando informan sobre su estado de salud y el dinero que puede pagar la respuesta inmediata es negativa.

En agosto del año pasado, el diario El País informó que un paciente esperó durante 530 días un lugar en un centro para ancianos, y en ese período el hospital fue su hogar.

El hospital Maciel cuenta con 10 “pacientes sociales”, pero han llegado a tener entre 20 y 25 personas dentro de esta categoría. Al Estado uruguayo le cuesta alrededor de $ 7.000 diarios tener una cama de hospital ocupada, según explicaron a El Observador autoridades de ASSE. Esto incluye los gastos en medicación, cuidados diarios, exámenes médicos, alimentación y personal de salud entre otras cosas.
Solo en los casos de Rosana y José lleva gastados $ 3.311.000. 

Rosana es una de las personas que hace más tiempo está en el hospital. En ASSE dijeron a El Observador que no tienen un registro de cuánto se gasta en este tipo de pacientes. 

Solo en los casos de Rosana y José lleva gastados $ 3.311.000.

El caso de José es diferente al de Rosana. No vivía en la calle, sino con tres amigos en una vieja casa de la Ciudad Vieja. Un día intentó suicidarse con psicofármacos y el 3 de diciembre de 2018 ingresó al Maciel. Según cuentan en el hospital, los primeros días los amigos iban a visitarlo pero antes de darle el alta los médicos les advirtieron que debían tener especial cuidado porque había desarrollado una enfermedad crónica en el hígado. Nunca más aparecieron. 

Ese día José quedó sin un lugar a dónde ir, por lo que tuvo que quedarse en su cama a la espera de una solución. 

El grupo de asistentes sociales solicitó al hospital geriátrico Piñeyro del Campo un lugar para él. Quedó en lista de espera, lo que sucede casi siempre. 

Tanto Rosana como José tienen una dependencia médica que les impide salir a la calle por sus propios medios pero hay pacientes que se quedan allí y no presentan ninguna enfermedad. Muchos llegan por un problema habitual, como puede ser una enfermedad pulmonar, y cuando se les da el alta comunican que no tienen familia. “En ese caso nosotros no podemos dejar que se vayan y dejarlos tirados”, dijo Fernando Penone, director adjunto del hospital Maciel. Agregó además que hay pacientes sociales a los que aún no se reconoce como tales porque mientras no tengan el alta, el hospital los sigue registrando como pacientes “comunes”. 

El directivo del Maciel destacó que los pacientes que presentan infecciones siempre son los que más demoran en abandonar el hospital porque requieren de habitaciones individuales, factor por el cual los centros para ancianos o para enfermos siempre se resisten. “En esos casos, además de la cama, tenemos que encontrar la forma de que la persona esté aislada o con personas de su mismo sexo y su misma bacteria”, explicó. 

Algunas soluciones

Si bien ninguna institución tiene un accionar preestablecido, cada centro intenta encontrar soluciones rápidas y efectivas. En este sentido, uno de los primeros pasos es averiguar si la persona cobra una pensión para poder costear un residencial o centro asistencial. Otra de las opciones es acudir a los refugios del Ministerio de Desarrollo Social (Mides), pero allí se presentan tres grandes trabas: la primera es que muchos se resisten a este tipo de lugares y prefieren quedarse en la calle. La segunda es que, en muchos casos, los pacientes ya pasaron por un refugio y sus antecedentes de mal comportamiento no les permiten reingresar. En tercer lugar, estos refugios no son 24 horas por lo que el resto del día deben permanecer en la calle. 

En este sentido, Penone dijo que en la mayoría de los casos no se encuentra una solución inmediata porque las políticas sociales del país “no tienen previsto la existencia de estos casos”. 

“Por ejemplo, para entrar al Centro Tarará Prado –que atiende enfermos crónicos– se exige que haya estado antes en un refugio y hay pacientes que nunca estuvieron en uno pero necesitan, por los cuidados que requieren, poder acceder a centros como este”, explicó. 

El director señaló que una de las medidas que las autoridades tomaron fue saber cuanto antes si el paciente tiene a dónde volver y con quién, de modo que ni bien comience a ocupar una cama, los asistentes sociales puedan buscar una solución con tiempo. 

El esperado

El caso de Marcos es uno de los que las autoridades saben que terminará como un paciente social. Él ingresó en marzo de este año con un problema pulmonar que se resolvió a los pocos días. En el momento del alta dijo que no tenía a dónde ir porque vivía en la calle. Pasó algunos días deambulando por el hospital mientras salía a fumar a la esquina, hasta que las autoridades de la institución consiguieron derivarlo a un centro de Santa Lucía. Una vez que se subió a la ambulancia, se resistió a ir y pidió que lo dejaran en la puerta de entrada del Mides. 

A la semana y media volvió al hospital con una infección, además de presentar una enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), que le impedía respirar con normalidad. Allí estuvo unos días y luego de que le dieron el alta se fue por cuenta propia. Algunos médicos y enfermeros lo han visto dormir en la calle.  “Con una enfermedad de ese tipo no puede estar afuera por mucho tiempo, por eso es uno de los casos que esperamos siga volviendo, hasta que un día no se podrá valer por sí mismo y se quedará hasta que podamos encontrar una solución. Son de esos pacientes a los que esperamos”, dijo Penone.  

Sin método para anticipar

En el caso del hospital Pasteur no se aplica ningún método de prevención que signifique saber si el paciente tiene a dónde volver y con quién. En el Pasteur dijeron a El Observador que el método de ingreso es “igual para todos los pacientes”, y que solo a la hora del egreso se consulta si la persona tiene las condiciones sociales para salir de allí. En caso de que no, comienza el trabajo con el equipo de asistentes sociales del hospital. 

El tiempo promedio que se quedan allí siempre depende de otras instituciones tanto públicas como privadas, pero generalmente los procesos son lentos y encuentran en el camino algunas “trabas que dificultan que el paciente pueda salir del hospital”. 

La cantidad de pacientes sociales que tiene el Pasteur son 10, pero ese número es variable, ya que depende de factores como la época del año y el tiempo que se demore en dar de alta el paciente, debido que a hasta que esto no pase, no se lo considera como social. 

(Los nombres utilizados en la nota son ficticios) 

 

 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...