Milongas y Obsesiones > Milongas y Obsesiones

Cuatro internas desde 1999 y una participación decreciente

Historia de las internas partidarias en Uruguay (IV y última nota)

Tiempo de lectura: -'

27 de junio de 2019 a las 05:01

El 8 de diciembre de 1996 se aprobó en plebiscito, por pequeña diferencia, una reforma de la Constitución que cambió por completo el sistema electoral uruguayo.

Desde entonces cada partido debe elegir su candidato único a la Presidencia en elecciones internas o “primarias”, como las que se realizan el próximo domingo 30 de junio. 

El candidato de cada partido será aquel que obtenga el 50% de los votos en las “primarias”, o al menos 40% con diez puntos porcentuales de ventaja sobre el segundo. En caso de que la diferencia sea menor, el candidato único será elegido por la convención nacional del partido —una situación que puede prestarse a toda suerte de suspicacias y alianzas domésticas.

Luego, para alcanzar la Presidencia de la República, el candidato de un partido debe obtener la mitad más uno de los votos, ya sea en las elecciones nacionales de octubre, cuando se hace también la elección parlamentaria, como sucedió con Tabaré Vázquez en 2004, o en un balotaje que se celebra un mes más tarde, como ocurrió con Jorge Batlle en 1999, José Mujica en 2009 y Vázquez reelecto en 2014. 

Las primeras internas y la hora de Batlle

Las primeras elecciones internas simultáneas en todos los partidos políticos y obligatorias se realizaron el 24 de abril de 1999. Concurrió el 53,7% de los habilitados para votar.

En el Frente Amplio, su presidente, Tabaré Vázquez (82,4%), se impuso a Danilo Astori (17,6%), quien le disputaba el liderazgo de la coalición desde el retiro de Líber Seregni en 1996. En el Partido Colorado, que recogió la mayor cantidad de votos, Jorge Batlle, el eterno combatiente de la Lista 15, derrotó a Luis Hierro López, preferido del entonces presidente Julio Sanguinetti, por 55,1% a 43,9%. 

En el Partido Nacional, el expresidente Luis A. Lacalle (48,2%) se impuso a Juan Andrés Ramírez (32,2%), su delfín en las elecciones de 1994 con quien luego se enemistó; a Alberto Volonté (10,9%), quien fue mayoría interna en 1994 y luego se evaporó; Álvaro Ramos (8%) y Alem García (0,7%). En el Nuevo Espacio, separado del Frente Amplio desde 1989, se votó a su candidato único, Rafael Michelini.

En las elecciones parlamentarias realizadas el 31 de octubre de 1999, el Encuentro Progresista-Frente Amplio, tras la fórmula Tabaré Vázquez-Rodolfo Nin Novoa, se convirtió en la primera fuerza política nacional con el 40,1% de los votos. El Partido Colorado obtuvo el 32,8% y el Partido Nacional el 22,3% (el peor registro de su historia, más bajo aún que en 1942). Pero en el balotaje del 28 de noviembre, el primero de la historia uruguaya, la fórmula colorada Batlle-Hierro, con respaldo mayoritario del electorado blanco, se impuso con el 52,3% de los sufragios contra el 44,5% de Vázquez-Nin. 

Así Batlle alcanzó la Presidencia en su quinto intento, tras las derrotas que sufrió en 1966, 1971, 1989 y 1994.

Las internas de 2004: triunfo de Vázquez

Cinco años más tarde, el 27 de junio de 2004, se realizaron las segundas elecciones primarias obligatorias y simultáneas. Participó el 45,7% del cuerpo electoral. 

El Partido Nacional mostró la competencia más dura. El exintendente blanco de Paysandú, Jorge Larrañaga (65,9%), se impuso al expresidente Luis A. Lacalle (33,6%), líder del Herrerismo. En el Partido Colorado, entonces en el gobierno y duramente castigado por la grave crisis socioeconómica, el ex ministro del Interior Guillermo Stirling (91%) derrotó a Alberto Iglesias (6,7%), Ricardo Lombardo (1,3%) y Manuel Flores Silva. 

En el Frente Amplio, sin competencia explícita por el liderazgo, pues sólo se presentó Tabaré Vázquez, la lista del MPP, identificada con José Mujica, fue mayoría. 

Luego, en las elecciones nacionales del 31 de octubre de 2004, el Frente Amplio obtuvo la mayoría absoluta en primera vuelta (Vázquez-Rodolfo Nin Novoa: 51,7% de los votos), lo que significó un drástico cambio histórico; seguido por el Partido Nacional (Larrañaga-Sergio Abreu: 35,1%), convertido desde entonces hasta hoy en la principal fuerza opositora; el muy disminuido Partido Colorado (Stirling-Tabaré Viera: 10,6%, el peor registro de su larga historia); y el Partido Independiente (Pablo Mieres: 1,84%).

En 2009: José Mujica

Las internas o primarias del 28 de junio de 2009, en las que participó el 44,80% de los habilitados, fueron más competitivas. 

José Mujica (52%) derrotó en el Frente Amplio al ex ministro de Economía, Danilo Astori (39,6%), quien contó inicialmente con el apoyo del presidente Tabaré Vázquez, y al intendente de Canelones, Marcos Carámbula (8,3%). 

El expresidente Luis Lacalle, que inicialmente había dado a conocer su decisión de no competir en las internas del Partido “en las actuales circunstancias”, terminó por presentarse otra vez. En la ocasión derrotó a Larrañaga (57,1% de los votos contra 42,8%), con lo que fue candidato presidencial por tercera vez (y presidiría por segunda vez el Directorio del Partido Nacional). 

En el Partido Colorado, Pedro Bordaberry —quien había resucitado a los colorados como candidato a intendente de Montevideo en mayo de 2005, cuando reunió el 26% de los sufragios— venció con el 71,2% a José Amorín Batlle (14,8%) y a Luis Hierro López (12%), entre otros. 

Después de espinosas negociaciones, Mujica y Astori integraron la fórmula presidencial del Frente Amplio. En las elecciones del 25 de octubre de 2009 la izquierda fue mayoría, con el 47,96% de los sufragios válidos, ante la fórmula nacionalista Lacalle-Larrañaga (29,07%); los colorados Bordaberry-Hugo De León (17,02%); el Partido Independiente (2,49%); y Asamblea Popular, una escisión de la izquierda de 2006, que reunió 15.166 votos, el 0,68% del total, y no obtuvo representación. 

El Frente Amplio conservó la mayoría parlamentaria propia. Pero debió esperar hasta el balotaje del 29 de noviembre para derrotar a sus adversarios del Partido Nacional por 52,39% a 43,51%.

Internas de 2014: el regreso de Vázquez

En las elecciones primarias del 1º de junio de 2014 votó solo el 37% del electorado, una caída de 181.187‬ sufragios respecto a 2009.

Las internas del Frente Amplio fueron casi un mero trámite. Tabaré Vázquez, aspirante a la relección presidencial, derrotó a Constanza Moreira (89,1% a 17,8%). Sin embargo la lista más votada fue la 711 de Raúl Fernando Sendic, un sector nuevo que captó votos propios y recibió otros prestados, presumiblemente del MPP y del PCU. Muy atrás quedaron Asamblea Uruguay (Astori), el MPP y el Partido Socialista.

En el seno del Partido Nacional, siempre competitivo y con una abultada participación (casi 408.963 sufragios), el joven Luis Lacalle Pou, hijo del expresidente Lacalle de Herrera, después de empezar muy atrás en la intención de voto, venció por 54,3% al tesonero Jorge Larrañaga (45,3%).

Pedro Bordaberry retuvo la mayoría en el Partido Colorado (74%) ante José Amorín Batlle (25,5%) y Manuel Flores Silva.

La fórmula frenteamplista Vázquez-Raúl F. Sendic ganó las elecciones parlamentarias del 26 de octubre de 2014, con 47,81% de los sufragios, y retuvo la mayoría parlamentaria, esta vez in extremis, en el tercer escrutinio. Los blancos Lacalle Pou-Jorge Larrañaga reunieron el 30,88% de los votos; los colorados Bordaberry-Germán Coutinho el 12,89%; el Partido Independiente (Pablo Mieres-Conrado Ramos) el 3,09%; y Asamblea Popular el 1,13% (por lo que obtuvo representación parlamentaria por primera vez en su historia: el diputado Eduardo Rubio).

En la segunda vuelta o balotaje del 30 de noviembre, Vázquez-Sendic derrotaron con holgura a Lacalle Pou-Larrañaga (53,4% a 41,1%).

El próximo domingo

Las elecciones internas de este año, que se realizarán el próximo domingo, incluirán un récord de participantes: competirán 15 partidos con 28 precandidatos. Sólo las tres formaciones mayores —Frente Amplio, Partido Nacional y Partido Colorado— tienen candidaturas múltiples, además del novel Partido de la Gente. 

Es probable que la elección nacional de octubre-noviembre se resuelva entre el frenteamplista Daniel Martínez y el nacionalista Luis Lacalle Pou. Pero los liderazgos que surjan en los demás partidos, y las posiciones relativas de cada precandidato, serán muy significativas para la confección de las fórmulas presidenciales, alianzas internas y eventuales coaliciones de gobierno a partir de 2020.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...