Mundo > Primarias en New Hampshire

El nuevo Obama, dos izquierdistas y el candidato del establishment: noche clave para definir al rival de Trump

Estos son los escenarios de los cinco aspirantes mejor ubicados en los sondeos para la nominación presidencial

Tiempo de lectura: -'

10 de febrero de 2020 a las 17:46

Después del frustrado impeachment y del fiasco en las primarias de Iowa, los demócratas reanudan este martes su carrera electoral en el muy pequeño pero significativo estado de New Hampshire en busca de la candidatura que enfrentará al exultante Donald Trump en las elecciones presidenciales de noviembre.

Hay once precandidatos demócratas en liza pero solo cinco logran despertar la atención de los electores aunque se mantiene la expectativa sobre la aparición de Michael Bloomberg en las votaciones internas.

La estrategia de Bloomberg, empresario y político, alcalde de Nueva York de 2002 a 2013, desechó su participación en las cuatro primeras primarias —todas en este mes de febrero— para concentrar esfuerzos y abundantes recursos en el denominado supermartes del 3 de marzo cuando se votará en 14 estados más la Samoa Americana.

La foto previa de New Hampshire muestra al veterano senador Bernie Sanders, de 78 años, cuyo estado natal es el vecino Vermont, al frente de los sondeos, seguido del sorprendente ganador en Iowa, Pete Buttigieg, de 38 años, ex alcalde de South Bend, una ciudad de Indiana de apenas 100.000 habitantes.

Hay 24 delegados a la Convención Demócrata en disputa, un número muy poco significativo si no fuera por un dato histórico: desde 1952, cuando el general Dwight Eisenhower ganó esta primaria y luego la presidencia, 14 candidatos que ganaron la nominación de su partido en este estado se convirtieron en presidente.

¿Qué puede ocurrir este martes en New Hampshire? Quizás nada definitivo pero para cada uno de los cinco candidatos más votados en Iowa tiene una importancia particular: unos para consolidar tendencias favorables y otros para resurgir o, en caso contrario, empezar a sentir que la larga carrera electoral se les vuelve muy corta.

  • Bernie Sanders

"Creo que tenemos una excelente oportunidad de ganar", dijo Bernie Sanders sobre estas primarias de New Hampshire, en las que en 2016 se impuso con una holgada ventaja de 22 puntos sobre Hillary Clinton pero no logró hacerse con la nominación.

Para este senador de inclinación socialista, a quien Donald Trump simplemente despacha como comunista, se trata de ganar, no importa la ventaja, para consolidar una posición de liderazgo inicial que luego se haga difícil de revertir.

"Me postulo contra un candidato, Pete Buttigieg, que ha recaudado dinero de más de 40 multimillonarios",  señaló el domingo . "Nuestro apoyo proviene de la clase trabajadora". Su campaña asegura haber recaudado 25 millones de dólares en enero.

Tanto para Buttigieg como Joe Biden —que continúa al frente de las preferencias a pesar de su pobre resultado en Iowa —  ese flanco "socialista "de Sanders lo hace un rival apetecible para los ataques de Trump. 

"Creo que va a ser increíblemente más difícil" triunfar con Sanders, sostuvo Biden, ex mano derecha de Barack Obama, aunque prometió "trabajar infernalmente para él" si Sanders obtiene la nominación.

  • Pete Buttigieg

El diario El País de Madrid apuntó este fin de semana que este graduado de Harvard, políglota, culto, exmilitar y gay, se ha convertido en un aspirante real a la nominación demócrata, después de lanzar su inesperada candidatura y su sorprendente victoria en los caucus de Iowa.

"Esta es la pelea de nuestras vidas", señaló el más joven de los aspirantes que aseguró que está "construyendo el movimiento que va a derrotar a Donald Trump", impulsado por las donaciones de unos dos millones de personas.

El análisis de El País advierte un rasgo obamiano en el mensaje de Buttigieg. Y cita a J. Miles Coleman, analista del Centro de Politíca de la Universidad de Virigina, quien establece la comparación con el expresidente Barack Obama. “Su apelación a los valores, el optimismo, la elevación del discurso… También es parecido en su enfoque de situarse como savia nueva frente al Washington de siempre”.

Detrás de Sanders en las preferencias de New Hampshire, un segundo lugar aquí lo mantendrá claramente en la carrera y reforzará su posición.

Tan real es su opción, que tanto Sanders como Biden le han lanzado sus dardos. El exvicepresidente ha cuestionado su experiencia para aspirar a dirigir el país desde la Casa Blanca y destacó que se debe estar entre los primeros en estados mucho más grandes y más diversos que los predominantemente blancos Iowa y New Hampshire.

  • Elizabeth Warren

Nacida en Oklahoma Citty hace 70 años, esta senadora por Massachusets desde 2013 fue tercera en Iowa y se mantiene en igual posición en la víspera de las primarias de New Hampshire: un primer dato que conspira contra sus aspiraciones presidenciales.

La historia reciente muestra que es casi imposible para un demócrata ganar la nominación del partido sin estar entre los dos primeros en Iowa o en New Hampshire. Tanto ella, como Biden, dijeron que podrían ser excepciones. Y una de esas excepciones es Bill Clinton.

El senador Chris Coons, quien respalda a Biden, recordó que  Clinton "perdió 10 de las primeras 11 primarias" en 1992 antes de ganar la carrera demócrata y ser elegido presidente. 

Repetir un tercer lugar en las primarias del martes, indicará que su candidatura no despega con la fuerza necesaria para disputar la nominación y quizás deba sumar sus fuerzas a las de Sanders, con quien comparte ese electorado progresista de los demócratas.

  • Joe Biden

Nadie se juega más en New Hampshire que el exvicepresidente de Obama. Cuarto en Iowa, ninguna pista permite suponer a horas de las votaciones que repunte aquí.

De hecho en el debate entre demócratas del viernes pasado, Biden admitió que "recibí un golpe en Iowa, y probablemente recibiré otro aquí", dejando perplejos a parte de sus seguidores. 

Biden ha sido el favorito en los sondeos realizados a nivel nacional durante más de un año, pero su envidiable posición está cada vez más amenazada y la carrera apenas comienza.

Moderado, de 77 años, Biden se ve eclipsado por candidatos en su mayoría más jóvenes, con discursos más claros y una buena presencia en televisión.

¿Es alarmante la situación? "Sí", dijo a la AFP el exalcalde de Chicago Rahm Emanuel, que ocupó un alto cargo en la administración de Barack Obama, de quien Biden fue mano derecha. "Si algunos candidatos llegan repetidamente en tercer o cuarto lugar, la lógica indica que será muy duro permanecer en carrera", observó.  

  • Amy Klobuchar

Abogada, de 59 años, es la primera senadora electa (2006) por el estado de Minessota. Fue quinta en las asambleas de Iowa y quizás repita ubicación en New Hampshire.

El viernes en el debate tuvo una actuación destacada con un mensaje poderoso sobre la recuperación de un tono más empático en la política y la vida de Estados Unidos, después de la crispación que ha supuesto la elección y administración de Donald Trump.

Pero eso puede ser insuficiente.

Klobuchar, que logró ser una estrella emergente en el Partido Demócrata hace una década, requiere dar un golpe sobre la mesa para mantenerse en carrera. ¿Será en New Hampshire? Ella ha realizado desde junio del año pasado una gran cantidad de actos en este estado.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...