Nacional > ENTREVISTA A PABLO CAYOTA

Directivo del Ineed: “Hubo un operativo mordaza sobre Mariano Palamidessi”

El integrante de la comisión directiva del Ineed dijo que se dañó el equilibrio de poder entre la lógica técnica y política en el instituto

Tiempo de lectura: -'

08 de noviembre de 2018 a las 05:02

Pablo Cayota es profesor de historia egresado del IPA. Tiene una larga trayectoria en la dirección de centros educativos e ingresó al Instituto Nacional de Evaluación Educativa (Ineed) en el año 2016 en representación de la educación privada. En entrevista con El Observador, el jerarca dijo que el Ineed se encuentra en crisis y que se ha “dañado” el equilibrio de poder entre la lógica técnica y política, aunque aseguró que todos los informes publicados “tienen garantías de autonomía e independencia”.

¿Cómo ve el estado de la educación actual?

La educación uruguaya presenta avances muy importantes en los últimos años en términos de cobertura de educación inicial, pero seguimos teniendo muy serios problemas a nivel del bachillerato. Las cifras son conocidas: termina solo el 40% de los que ingresan, un resultado muy malo para Uruguay y vergonzoso en términos de América Latina. Si además hacemos una comparación en términos de quintiles y niveles socio-económicos, las brechas revelan una inequidad que hiere la sensibilidad de cualquier ciudadano democrático y republicano. No siempre esta realidad de tanta inequidad e injusticia se dice y se comunica con el dramatismo que tiene. No quiero festejar el primer gol si voy perdiendo 8-0. Lo que tengo que hacer es recoger la pelota y seguir trabajando. Lo que tengo que hacer es decir 'estamos mal' y trabajar duramente con políticas claras para revertirla. 

¿Cree que se intentó festejar los resultados de Aristas?

Creo que sí, que a veces no se ha dicho con la contundencia que merece, o depende de quién lo ha comunicado para ver el dramatismo de los resultados. He visto en autoridades nacionales del sistema educativo señalar con mucha dedicación los índices que han mejorado, y no siempre hacerse cargo de las cifras contundentes que tenemos en términos de inequidad, malos resultados y problemas. 

¿Usted dice que Palamidessi comunicó esos resultados? 

Él ha sido muy claro en su comunicación, otros voceros no, o han puesto el acento en otras cosas. Y eso me genera una preocupación porque creo que la indignación con respecto a cifras que generan injusticia no deben amortiguarse. Debemos estar indignados con resultados que son inequitativos e injustos. La indignación es lo que nos impide acostumbrarnos a que hay un destino inexorable de que aquí en Uruguay los pobres aprenden mucho menos que los sectores medios o altos. 

Esa amortiguación y el festejo por los decimales de mejora me parece que hay que ubicarlos en un contexto latinoamericano donde si tomamos la última década de los indicadores de Uruguay y lo comparamos con el resto hemos mejorado mucho más que otros países de América Latina, pero sin embargo en términos de resultados educativos estamos mucho peores que otros países. 

En su renuncia, Palamidessi habló de presiones… 

Hace un par de años, en una presentación de una investigación del Ineed, Palamidessi –todavía con la argentinidad al palo– dijo que el sistema educativo estaba en un problema muy serio porque se estaban creando dos razas (la de los que culminaban y quienes estaban siendo excluidos). A partir de esa declaración, que fue excesiva en los términos pero no en los conceptos, algunas autoridades del sistema educativo, y del MEC le hicieron una cruz, en el sentido de decir "no es un director ejecutivo deseable para nosotros". 

¿Qué autoridades? 

Del Codicen y del MEC. A partir de ese momento comenzó un proceso de manifestaciones reiteradas en encuentros y reuniones del malestar de las autoridades con el director ejecutivo.  

¿Le hacían la vida imposible?

Eran manifestaciones al Ineed de personas de afuera del Ineed de su malestar con declaraciones de Palamidessi. Eso no fue una vez, fue una manera reiterada y desató un proceso que con el tiempo se sumó a otros problemas, en el que progresivamente la mayoría de la directiva del Ineed fue desplazando al director ejecutivo de su lugar dentro de la institución, y también hubo un operativo mordaza sobre el director ejecutivo. Más de una vez hubo programas que lo invitaban a él solo, porque el periodista quería entrevistarlo, pero no se le autorizaba a participar. Todas fueron decisiones del consejo directivo en mayoría con mi oposición de manera permanente. 

¿Los informes están ajenos a estos problemas?

Los informes que produjo el Ineed están ajenos a esto absolutamente. Son fieles a los datos, a los procesos de investigación, a la producción técnica y académica, lo que no quiere decir que no haya habido tensiones en su proceso de elaboración. Pero son absolutamente confiables. El Ineed es la institución molesta que tiene que evaluar y ser fiel al conocimiento que produce y eso no siempre ha sido totalmente entendido por todos los actores de la educación. Mi esperanza es que esto sea un proceso que con el tiempo esta acción de evaluación sea desdramatizada.

El instituto está pasando por una crisis, por un momento complejo, pero es un momento interesante para discutir el diseño. Es tiempo de fortalecer la institucionalidad, que le permita garantizar la autonomía y la independencia más allá de las personas que ocupen los puestos en la estructura. Creo que hasta ahora logró eso porque hubo un equilibrio entre la lógica política y la técnica en términos de poder, con un director ejecutivo fuerte dentro de la estructura y equipos técnicos de alta calidad. Eso se ha dañado y hay que lograr recomponerlo.

¿Ha pensado en renunciar?

Sí claro, por supuesto. Estoy en el cargo y voy a seguir hasta que lo considere oportuno o hasta el momento que sienta que voy a colaborar más con el fortalecimiento del Ineed yéndome que quedándome. 

¿Un momento clave puede ser la designación del director ejecutivo? 

Es un momento clave, pero no es el único. Ya hay alguna cuestión que no es muy adecuada, que es que en los términos de referencia en el llamado internacional a director ejecutivo se ha empoderado más a la comisión directiva. Antes el director ejecutivo elaboraba los planes estratégicos junto a la comisión directiva, y ahora la comisión directiva los elabora por sí sola. 

¿O sea que el nuevo director ejecutivo tendrá menos poder que el anterior? 

Sí, se está empoderando (la comisión directiva). Es una luz amarilla que me llevó a votar en minoría. Es legal y legítimo, pero es un paso más de lo que sucedió con el desplazamiento de Palamidessi del lugar que ocupaba en las reuniones con la comisión directiva. El director ejecutivo se reunía con la comisión directiva desde el origen del Ineed. Esta directiva, por mayoría, lo desplazó.

¿No fue para mejorar el funcionamiento porque había diferencias?

Los hechos demostraron que no mejoró en absoluto, sino lo contrario. El funcionamiento empeoró, están a la vista los resultados. Lo que hizo fue desplazar los conflictos hacia otros lugares. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...