Nacional > CORONAVIRUS

Distancia social y tiempos de contacto: ¿cuáles son los riesgos reales de contagio?

El infectólogo Homero Bagnulo cree que no es necesario el uso de tapabocas cuando se camina en la calle y tomando distancias; sí lo ve útil en supermercados, transporte y otros lugares cerrados

Tiempo de lectura: -'

22 de mayo de 2020 a las 05:02

La conferencia que brindaron este jueves al mediodía los tres principales integrantes del Grupo Asesor Científico Honorario, Rafael Radi, Henry Cohen y Fernando Paganini, aportó mayor información para entender cómo se dan los contagios por coronavirus. Y en esa explicación, uno de los conceptos que manejaron fue el del tiempo, es decir que la cantidad de minutos que uno esté en contacto con un infectado de covid-19 también incide en la posibilidad del contagio. 

Por esa razón, Radi, que también es el presidente de la Academia Nacional de Ciencias del Uruguay, no solo remarcó la necesidad del lavado de manos sino de que los "tiempos de exposición" sean "cortos".

"Recordemos que si un individuo asintomático emite, por ejemplo, 20 partículas por minuto, y el receptor necesita una carga de 2000 partículas para infectarse –imaginando un sistema donde cada partícula de uno llega y penetra al otro–, bueno, en ese escenario se necesitarían 100 minutos para contagiar al receptor, por ejemplo. Pero si uno está más infectado, emite más partículas. Con lo cual, mi riesgo de infectarme con alguien que está infectado se reduce mucho si mi tiempo de exposición es corto. Los grandes cluster de infecciones se han dado en personas con gran carga viral en tiempo de exposición largos: fiestas, reuniones, domicilios, lugares pequeños", explicó el científico este jueves.

Además sostuvo que "el distanciamiento sostenido es la estrategia más potente para evitar contagios".

"Nos preocupa el hacinamiento. La cercanía entre personas y los tiempos de exposición son los que más nos pueden determinar un control de la enfermedad. A nivel mundial sabemos que más del 99,5% de los cluster de infección se han dado en lugares cerrados. Es muy poca la infección que se da en lugares abiertos, por lo tanto estimulamos al buen uso responsable del espacio público", explicó. 

El infectólogo Homero Bagnulo, en línea con lo expresado por los asesores del gobierno, profundizó en esa idea y sostuvo que hay ocasiones donde uno puede estar en contacto con un infectado por el virus y no contagiarse, por múltiples factores. Puso el ejemplo de si un periodista le realiza una entrevista breve de 5 minutos en su casa y en tono de voz moderado, suponiendo que tiene covid-19 pero es asintomático y con una carga viral baja, aunque la distancia entre las dos personas sea menor a un metro, la probabilidad de que el periodista se contagie es "muy baja", según el infectólogo.

Paganini explicó en la conferencia de prensa que de los casos confirmados registrados por el gobierno, se sabe que el 15% son asintomáticos. A estas personas se les detectó la presencia del virus en su cuerpo porque estuvieron en contacto con personas que sí padecieron síntomas, pero los científicos estiman que el número es mayor porque justamente los casos asintomáticos son los más difíciles de encontrar. 

Pero en el contagio no solo juegan un rol fundamental la distancia, la carga viral y el tiempo sino el lugar a donde se de el contacto. Bagnulo contó que en un estudio realizado en China se supo que de 319 brotes epidémicos analizados, 318 se dieron dentro de lugares cerrados y solo un brote fue al aire libre. 

Con esto en mente y en base a investigaciones realizadas en Reino Unido, Bagnulo consideró que "los tapabocas sirven para muy poco" si se está caminando al aire libre y se mantiene una distancia apropiada. En cambio, sí resulta muy útil en espacios cerrados, indicó. 

Además contó qué prácticas –propias del comportamiento humano– hacen que uno contagie más a otra persona. En primer lugar se ubica el estornudo, el principal difusor de partículas, luego sigue la tos, y en tercer lugar se ubica el canto, lo que explica la gran cantidad de contagios que hubo en coros e iglesias a lo largo y ancho del planeta. Los gritos aparecen en cuarto lugar y finaliza la lista una charla en voz moderada.

Para Bagnulo también es importante analizar el caso de los "superdifusores". Es decir, personas que por razones que la ciencia aún desconoce, diseminan mucho más el virus que el promedio de personas. Para el infectólogo, en los brotes que se dieron en el famoso casamiento de Carrasco y en el Hospital Vilardebó, así como en la residencial Dolce Vita, no se debieron solo a la cantidad de gente aglomerada y al hecho de estar en un lugar cerrado, sino a que hubo personas en esos lugares que diseminaron el virus con mayor fuerza que otras.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...