Economía y Empresas > Impacto

Economistas prevén “shock negativo” por coronavirus y sugieren postergar ronda salarial

Preservar la actividad económica debe ser prioridad frente a la inflación, según De Haedo, Oddone y Rosselli 

Tiempo de lectura: -'

12 de marzo de 2020 a las 05:04

Uruguay es un avión que está ingresando en una zona de turbulencias y el gobierno es el piloto que le tiene que avisar a sus pasajeros que se va a atravesar una zona compleja. El piloto debería decir: “yo estoy a cargo, sé lo que hay que hacer pero sepan que el avión se va a mover”. Es que el plan que el gobierno tenía trazado para este año debería ser revisado a consecuencia de lo que está ocurriendo a nivel mundial con el coronavirus que más que un cisne negro –los eventos impredecibles y de alto impacto en la economía- es un pterodáctilo negro por lo desconocido.

Con estas metáforas describieron los economistas, Javier De Haedo, Pablo Rosselli y Gabriel Oddone –autor del paralelismo con el avión-,  la actualidad de la economía uruguaya en un contexto mundial azotado por la expansión del coronavirus durante un desayuno organizado por BBVA este miércoles. Los expertos coincidieron en que el impacto que pueda tener el virus en la economía global es un “shock negativo” para Uruguay, que no representa ninguna oportunidad y que elementos como la baja del petróleo, la baja de las tasas de la Reserva Federal (Fed) y la suba del tipo de cambio –que mejora la competitividad- son simplemente “mitigaciones” al adverso contexto global. 

En ese marco, los tres economistas plantearon que hay que “analizar cómo se materializa el ajuste” previsto ya que inicialmente la mayoría de los expertos coincidían en que era mejor ejecutarlo este año, en el que se preveía un crecimiento superior a 2%, que en 2021 que no se sabe qué va a pasar. Ahora ese panorama cambia porque tampoco se sabe con certeza qué va a pasar en 2020 pero está claro que el crecimiento de la economía uruguaya se va a ver afectado. 

Todas las proyecciones, hasta hace un mes, estimaban que casi el 1,5% del crecimiento económico del país iba a ser gracias a UPM y las obras de infraestructura que implica mientras que el resto del Producto Interno Bruto (PIB) iba a crecer entre 0,5% y 1% en 2020. Ahora esas proyecciones quedaron viejas y Rosselli se animó a estimar que el crecimiento sin UPM va a ser cero.  

“Es un shock muy negativo. No hay nada para celebrar. Uruguay va a estar peor después de este shock”, apuntó el socio de Exante. Para Roselli, el gobierno debería “privilegiar” la actividad económica y mandar alguna señal creíble respecto a la reducción del déficit, aunque se pueda postergar en el tiempo, y asumir que la inflación va a estar cercana al 10%. Pero esa inflación se va a presentar en momentos en los que se negocian nuevos Consejos de Salarios y se aplican los correctivos por inflación previstas en los acuerdos anteriores. Por lo que es necesario, según apuntó el socio de Exante, y coincidieron los otros oradores, desindexar los salarios. 

“Preservar la actividad económica y el déficit fiscal es lo fundamental a costa de tolerar una inflación más alta. No podemos pensar en una inflación más baja sin desindexar los salarios”, aseguró. Incluso, De Haedo fue un poco más allá y planteó la posibilidad de postergar los Consejos de Salarios: "¿No sería mejor extender los acuerdos actuales y esperar que baje la incertidumbre externa?".

Rosselli, en tanto, dijo que le cuesta creer que vaya a haber aumento de salario real. “Quiero creer que no va a haber aumento de salarios en ninguna rama de actividad”, aseguró. El problema, según De Haedo, es ver cuáles son los aumentos nominales que se van a dar y si alguien va a aceptar dar un 5%,7% u 8% de aumento. En ese contexto, Rosselli también sugirió aplicar los aumentos que ya están acordados y que el correctivo opere en el mes 24. 

Oddone, por su parte, dijo que esta bien considerar la posibilidad de postergar los Consejos de Salarios pero hizo hincapié en que la negociación colectiva en Uruguay está "totalmente desactualizada" y le da "predominancia" a las grandes empresas. De todos modos, para el socio de CPA Ferrere lo importante es que el gobierno sea claro a la hora de transmitir sus mensajes respecto a la situación fiscal y a la rentabilidad. 

El ministro de Trabajo, Pablo Mieres, aseguró este miércoles que el gobierno todavía no definió las pautas salariales para la próxima ronda de Consejos de Salarios debido a la "incertidumbre" y "volatilidad" global pero aseguró que va a haber. "De momento no hay ninguna decisión que se pueda tomar por pautas, que las habrá para orientar una nueva ronda de Consejos de Salarios”, dijo en rueda de prensa. 

El ministro de Trabajo recordó que las primeras negociaciones con nuevas pautas se darán luego del 30 de abril y recordó que están trabajando en un protocolo para ejecutar los llamados descuelgues. 

Incertidumbre

Los tres economistas hicieron hincapié en la incertidumbre y la falta de evidencia empírica que existe para saber cómo va a reaccionar el mundo frente al impacto del coronavirus. Oddone apuntó que la última pandemia (el coronavirus fue declarado como tal este miércoles por la OMS) fue en 1918. “Es un fenómeno grave, con duración incierta, efectos muy perniciosos para países emergentes y con escasa capacidad de reacción” dijo y señaló que “cuando colapsa un sistema de producción global” es “muy poco” lo que “sabemos hacer” en la economía de mercado. 

De todos modos, los tres coincidieron en que habrá una caída del precio de los commodities, que Uruguay va a crecer (si crece) menos de lo previsto y que habrá tasas de interés más bajas por más tiempo. 

Si bien ninguno de los tres se animó a predecir que podía pasar con el dólar, Oddone aseguró que si se “compara” con lo que sucedió en 2008, Uruguay todavía tiene margen para devaluar. Si la moneda devaluara lo mismo que en aquel episodio, al que consideró menos grave que este, el dólar podría llegar hasta $ 47. En ese contexto, los economistas coincidieron en que no se pueden quemar reservas en tratar de contener el tipo de cambio en un contexto como el actual. 

Ley de Urgente Consideración

El desayuno, convocado inicialmente para hablar sobre la Ley de Urgente Consideración fue absorbido casi en su totalidad por la coyuntura mundial. Sin embargo, también hubo espacio para analizar el proyecto que la próxima semana será oficializado por el gobierno y en algunos puntos generó discrepancias entre los economistas. 

Si bien lo que se conoce es un borrador presentado por el gobierno, los economistas destacaron como positivo que pone sobre la mesa una serie de temas sobre los que es necesario discutir. Sin embargo, mientras que para De Haedo la regla fiscal, tal como está planteada en el proyecto, es “un saludo a la bandera” para Oddone y Roselli puede ser una buena herramienta si es aplicada de forma correcta.

En lo que sí coincidieron en señalar en que poner un artículo sobre los combustibles y su desmonopolización no tiene sentido y que es necesaria una discusión mucho más amplia sobre este tema. También los tres se posicionaron en contra de los cambios introducidos a la Ley de Inclusión Financiera y aseguraron que deja en una posición ventajosa al empleador respecto al empleado. “Es difícil encontrar un interés legítimo a este cambio”, dijo Roselli.   
 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...