Mundo > cumbre de líderes mundiales

El asado, el llanto, el helado y otras joyas del G20

Varios hechos fuera de protocolo captaron la atención en el encuentro de los líderes mundiales

Tiempo de lectura: -'

03 de diciembre de 2018 a las 14:32

Durante la cumbre del G20, además de las reuniones de presidentes, acuerdos y protocolos, se dieron situaciones que captaron la atención de quienes estaban siguiendo el evento.

La primera gran perla de la cumbre fue la llegada del presidente francés Emmanuel Macron y su esposa Brigitte. El avión aterrizó, no había nadie para recibirlos y quienes se encargaron de darles la bienvenida fueron los operarios de pista. La vicepresidenta Gabriela Michetti llegó unos minutos más tarde y luego explicó a TN el motivo de la demora.

"Teníamos que esperar que nos dijeran '¡Ahora!' para ir a la alfombra roja a recibirlos. Estaba todo cronometrado, en teoría. Pero cuando nos dijeron 'ahora' ya se estaban metiendo en el auto".

 

El helado de Máxima y el asado de Angela

La reina Máxima de Holanda no olvida las costumbres de su país –ella es argentina–, y apenas terminó la gala en el Teatro Colón, no dudó en ir a disfrutar un helado de Freddo. Después de elegir el sabor, decidió tomarlo en la vereda junto a sus acompañantes.

 

La canciller alemana, Angela Merkel, también optó por salir del protocolo y aprovechar la ocasión para disfrutar de una buena parrilla. Eligió Don Julio, en Palermo, y fue acompañada por

 

Merkel ya había sido noticia por su llegada tarde a la cumbre. Luego de haber pasado más de una hora de vuelo en dirección a Argentina, su avión debió aterrizar en forma imprevista porque el piloto detectó graves fallas técnicas que harían inseguro su viaje transatlántico, lo que provocó que tuviera que viajar en un vuelo comercial.

 

El llanto más famoso

Uno de los momentos fuertes de la cumbre fue la gala en el Teatro Colón. Allí los presidentes y sus acompañantes disfrutaron de una función de Argentum, con la dirección artística de Ricky Pashkus, con gran despliegue tecnológico, 84 bailarines en escena, 75 músicos en vivo y artistas invitados.

Al concluir la función, cuando actores y público gritaron "¡Argentina, Argentina, Argentina!", el presidente se emocionó y no contuvo las lágrimas. Y esa imagen dio vuelta al mundo.

 

Un saludo efusivo

Un hecho que llamó la atención por lo que simboliza fue el saludo entre el presidente ruso Vladímir Putin y el príncipe heredero saudita Mohammed bin Salman. El príncipe llegó a Argentina fuertemente cuestionado en el ámbito internacional por estar señalado como el cerebro del asesinato del periodista saudita Jamal Khashoggi. Incluso la organización Human Rights Watch lo denunció ante la Justicia argentina y pidió que fuera detenido. Finalmente el gobierno argentino indicó que Bin Salman gozaba de total inmunidad en el país como representante de un estado soberano que forma parte del G20.


El desaire de Trump a Macri

El presidente estadounidense protagonizó dos episodios que dieron que hablar. El primero fue su notoria molestia cuando no lograba hacer funcionar el aparato de traducción simultánea después del encuentro con Macri. Y después, dejó al presidente desconcertado cuando, luego de darse la mano, en lugar de quedarse para posar para la foto oficial, se fue sin hacerle caso cuando lo llamó.

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...