Opinión > EDITORIAL

El buen talante de Lacalle Pou

Tiempo de lectura: -'

02 de diciembre de 2019 a las 05:01

El presidente electo, Luis Lacalle Pou, que hoy se reúne con el mandatario Tabaré Vázquez en el primer encuentro formal del período de la transición, ha logrado hasta el momento mantener una actitud de concordia, muy apropiada por el estrecho resultado electoral y la mayor fragmentación política.

Su talante acuerdista se refleja en reflexiones y gestos con sus socios de la coalición multicolor y también en los tanteos discursivos sobre un posible trabajo mancomunado con un Frente Amplio que estará desde el 1° de marzo en la vereda de la oposición.

A la hora de gobernar podría refugiarse solo en la mayoría parlamentaria que representan los partidos coaligados, pero inteligentemente está estirando su mano al Frente Amplio con el intento de ensanchar una gestión de entendimiento que fortalecería al país.

El discurso pacificador de Lacalle Pou del sábado pasado, en el acto en Kibón que redondeó el festejo de la victoria en el balotaje –de palabras ponderadas y de construcción de puentes y, al mismo tiempo, sin edulcorar la realidad–, fue muy representativo de su conducta política durante todo el proceso electoral. 

Lacalle Pou parece haber tomado buena nota de otras experiencias de gobiernos de coalición para exhibir una conducta irreprochable en relación a lo que supondrá liderar una administración multicolor de una inédita heterogeneidad. Y también de un país dividido en dos bloques en términos electorales.

Ponderamos la falta de inconvenientes hasta el momento en las negociaciones para la conformación del Consejo de Ministros y la idea del líder de explicar a la ciudadanía las razones de las designaciones de cada uno de los secretarios de Estado, quizá para desinflar la teoría peyorativa de la repartija de cargos que daña profundamente a la política.

Es muy importante el anuncio del compromiso con la transparencia, particularmente, la intención de informar al público por los canales propios de la intermediación en una democracia para que la ciudadanía pueda evaluar el cumplimiento de las promesas electorales en el ejercicio del gobierno. 

Además de la manera en cómo está conduciendo la redacción y apoyo de la coalición multicolor al famoso proyecto de ley de urgencia, una piedra angular de su gestión, nos parece que Lacalle Pou está dando pasos en la buena dirección para la selección de los futuros miembros de los entes autónomos y servicios descentralizados.

Bienvenida la idea de evaluar la idoneidad técnica de los candidatos para integrar los directorios de los organismos mencionados, una exigencia excluyente para fortalecer el mensaje electoral de una gestión más profesional del Estado.

El mérito de Lacalle Pou, en estos días de luna de miel política, es la coherencia entre lo que dice y lo que hace, y un potente mensaje de paz que se contrapone al clima de inestabilidad que intentan instalar los desconocidos responsables de los actos vandálicos, que se repitieron ayer de madrugada y, otra vez, muy cerca de donde el futuro presidente hilvanó un discurso de armonía.

Es un inicio auspicioso, pero somos conscientes de que todavía faltan tres meses para que comience la carrera de fondo y poder empezar a evaluar con más propiedad si es posible o no construir “el Uruguay de todos” que prometió la coalición multicolor que lidera Lacalle Pou. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...