Economía y Empresas > Calefacción doméstica

El calor de la leña pero con más eficiencia

Las estufas de alto rendimiento ganan espacio en los hogares: su consumo puede ser hasta dos y tres veces menos que una estufa convencional

La estufa eléctrica es una de las opciones de mayor costo para calefaccionar un ambiente

Tiempo de lectura: -'

20 de mayo de 2018 a las 05:00

Las opciones para sobrellevar las bajas temperaturas son variadas al igual que sus costos de funcionamiento. En el último tiempo hay una tecnología que gana adeptos por ser una de las más eficientes: las estufas de leña de alto rendimiento (cerradas).

Más tarde o temprano, el frío del invierno siempre llega. Una solución fácil, rápida y a primera vista económica para calefaccionar el hogar suele ser la compra casi impulsiva de estufas de supergás, paneles eléctricos y radiadores. También se suele recurrir por esta época del año a los equipos de aire acondicionado o al encendido de las tradicionales estufas de leña.

De acuerdo al relevamiento que realiza la consultora SEG Ingeniería, esos equipos se ubican entre los más eficientes. Para calentar un ambiente de 15 m2 durante seis horas diarias, el costo mensual de una estufa o caldera de alto rendimiento es de $ 516 y solo lo supera el aire acondicionado apenas por unos pocos pesos (ver gráfico).

En Uruguay se comercializan esencialmente estufas importadas de origen argentino y chileno y, en menor medida, equipos armados en Uruguay con piezas que se traen desde el exterior.

La variedad de modelos es tan amplia como la gama de precios, que varía en función del tamaño del ambiente que se quiera calefaccionar. En comparación a las estufas abiertas, su rendimiento calórico es muy superior.

Mientras una estufa o caldera cerrada aprovecha el 75% del calor que genera para calefaccionar un ambiente, una estufa abierta tradicional rinde máximo 30% porque el resto del calor se pierde por la chimenea. Esto quiere decir que por cada $ 100 de leña que se queman, hay $ 70 que se tiran por el caño y solo quedan $ 30 como calor útil.

Además, el consumo por cada 1.000 kilocalorías (kcal) de una estufa cerrada es de
$ 2,2 y está entre las opciones de punta para calefaccionarse. Ese valor es menos de la mitad que los $ 5,6 de una estufa a leña común.

Otra diferencia, si se quiere más clara a la vista, está en el consumo de esos artefactos, que como piso es de aproximadamente 1 kg de leña por hora, lo que da unos 720 kg por mes en caso de que esté encendida de manera continúa. Una estufa abierta puede llegar a demandar algo más del doble de leña en esas condiciones.

Los equipos de alto rendimiento se dividen esencialmente entre los de libre posición, que son las estufas que se pueden instalar en cualquier lugar de la casa, y dentro de esa familia también se diferencian por su potencia. Hay también aparatos diseñados especialmente para empotrar dentro de las viejas estufas a leña o colocarse en obra desde cero.

Entre las estufas más económicas, uno de libre posición con potencia de 6.000 kcal/hora y capacidad para calefaccionar un espacio de hasta 70 metros cuadrados se puede conseguir en el mercado a un precio de US$ 600. A esa cifra hay que sumarle otros US$ 300 o US$ 400 de instalación (para casa de una planta) lo que da un monto total aproximado de US$ 1.000. Otro ejemplo de mercado puede ser una estufa estándar de 9.000 kcal/hora indicada para una familia tipo que ronda los US$ 900 sin instalación.


Estufa Alto Rendimiento

Foto: Gaudin.

Foto: Gaudin.

En diálogo con El Observador, Marcelo Gaudin –de Gaudin Hogar y Tiempo Libre– explicó que el mercado está creciendo a medida que la gente va conociendo el producto y trasmitiendo su experiencia a otras personas.

Sus condiciones de seguridad permiten, por ejemplo, dejarla encendida toda la noche durante las horas de sueño. Tampoco genera problemas con el humo o las cenizas.

Si se prefiere adquirir equipos insertables, los precios son algo más elevados y pueden ir hasta US$ 4.000 o incluso más.

El gerente comercial de Amesti Uruguay, Diego Rivas, explicó que esas estufas de doble combustión están ganando espacio en el mercado, y especialmente entre las nuevas obras que las incorporan en el diseño de las construcciones. "Cuando llevamos el producto a ferias para que la gente lo conozca lo primero que les llama la atención es el calor que da aun estando a la intemperie. El que tiene una estufa a leña ve una de alto rendimiento y le cuesta creer que dé tanto calor, acostumbrado a su experiencia de la estufa abierta", afirmó Rivas.

En tanto, Armando Villalba de la firma Blason, destacó que esa opción de calefacción eficiente se amortiza en poco tiempo. "Con un menor consumo que la estufa a leña abierta a la que la gente está habituada se calienta una casa entera y no solo un rincón. Simplemente hay que colocarla en un lugar medio centralizado", sugirió.

Mantenimiento e instalación

Cuando una estufa tradicional tira demasiado humo hacia dentro de la habitación es señal de que no está funcionando bien. ¿Qué pasa con las estufas cerradas? Al ser de alto rendimiento y contar con un sistema de doble combustión se necesita que los caños estén completamente libres de hollín para lograr un aprovechamiento óptimo. Una estufa abierta se puede deshollinar cada tres o cuatro años. En las de alto rendimiento se recomienda limpiar los caños cada dos años. La periodicidad de mantenimiento de la estufa depende también del tipo de combustible utilizado. Lo más adecuado es usar leña bien seca (por debajo de 20% de humedad). Si se le carga leña húmeda, oreada o que esté verde, los caños se taparán mucho más rápido.

Habitualmente las estufas vienen de fábrica acompañadas de un kit de instalación. Esa tarea puede ser realizada por quien la compra o por técnicos especializados.De hecho hay empresas de plaza que condicionan la validez de la garantía a que la colocación sea realizada por profesionales.

"El último estudio que realizó la Dirección Nacional de Energía en Uruguay hace 10 años marcó que el principal rubro en el que el país podría ganar fuertemente en eficiencia energética era en la leña, convirtiendo estufas convencionales a estufas de alto rendimiento", dijo el director de SEG Ingeniería, Ernesto Elenter.

Claves

* Consumo. El gasto de las estufas cerradas puede variar entre 0,8 a 1,6 Kg de leña por hora.

* Ahorro. Ese consumo puede ser hasta dos y tres veces menos que el de una estufa tradicional.

*Eficiencia. Alcanza 75% de aprovechamiento de energía, frente al 30% promedio de las estufas tradicionales.

*Potencia. Con los equipos más pequeños se alcanza a calefaccionar hasta 70 m2 y los más potentes hasta 180 m2.

Realizan una combustión eficiente de leña y luego una combustión de humos calientes lo que hace que el rendimiento del equipo se eleve considerablemente. Esto además permite que se emitan menos gases contaminantes al ambiente. A diferencia de las estufas abiertas convencionales, se tiene una salida de humos a menor temperatura aprovechando de mejor manera el calor generado.

La compra de leña

Las barracas especializadas en venta de leña recién están comenzando a tener algo más de actividad. Es que las temperaturas por encima de la media que se registraron en abril han demorado el stockeo de este energético en la mayoría de los hogares.

En diálogo con El Observador Ignacio Platero, de Leñería Platero Pionero de Solymar, señaló que el precio de la tonelada de astilla de eucaliptos colorado se ubica en el rango de entre $ 5.000 y $ 6.000 precios. Es el producto que tradicionalmente tiene más demanda. Otra opción son las astillas de eucaliptos blanco cuyo poder calórico es el mismo y se puede conseguir hasta por unos $ 400 menos la tonelada. Otra alternativa son los rolos de madera.

El experto mencionó dos aspectos que el consumidor debe tener en cuenta cuando se compra la leña para el invierno. Primero que esté seca (menos de 20% de humedad) y segundo que cuando le vendan una tonelada sean efectivamente 1.000 kilos y no menos, como suele pasar alguna vez. Una forma de corroborarlo, por ejemplo, es pesar una astilla y luego contar el resto de la carga para hacer la cuenta.

37% es el porcentaje de hogares uruguayos que usan la leña como su principal fuente de calefacción, según datos del último censo del INE. El supergás es el segundo energético más empleado con este fin.

El aire acondicionado sigue entre los más económicos

Los equipos tienen un costo de uso de $ 499 al mes, la mitad de lo que cuesta encender una estufa de supergás y hasta tres veces menos que los paneles eléctricos

Aire acondicionado

undefined


La consultora SEG Ingeniería realiza un comparativo de 13 opciones de calefacción y los clasifica de acuerdo con lo que cuesta por mes calentar un espacio de 15 metros cuadrados durante seis horas diarias. Para ello se considera un consumo de energía de 270 kilovatios/hora (kWh) por mes, equivalente a 232.173 kilocalorías (kcal).

La alternativa menos económica son los paneles eléctricos cuando se cuenta con tarifa residencial simple. Aunque su rendimiento es de 100%, tienen un costo estimado de $ 2.016 por mes y ocupan la última posición.

Ese monto de dinero cae a $ 1.398 si los paneles se utilizan con tarifa doble horario. Esto implica 20% de uso en horario punta (entre las 18 y las 22 horas). En el caso de las estufas a leña abiertas tampoco están muy bien rankeadas. Aparecen en el lugar 11 con un presupuesto mensual estimado en $ 1.290.

En la otra punta están los equipos de aire acondicionado con $ 499 mensuales. En tanto, las estufas con garrafas de supergás (GLP) que son una opción muy extendida entre los hogares uruguayos tienen un costo de funcionamiento de $ 1.027. Aunque esas estufas están rankeadas a mitad de tabla son una alternativa a considerar, por ejemplo, para aquellos hogares que tienen poco consumo de electricidad y acceden a la tarifa básica. El encendido de un equipo eléctrico podría hacer que sobrepasen los 230 kWh de consumo estipulado como techo dentro de ese plan.

El relevamiento realizado por SEG se basa en comparaciones en valores medios y, por lo tanto, es factible que para algunos casos una determinada fuente de calefacción sea más conveniente. Por ejemplo, el precio de la leña se toma del INE y no necesariamente es el que pueden conseguir todos los hogares. De hecho en el interior suele ser más barata.

Para tener en cuenta

Hay algunas claves que pueden ayudar a mejorar la calefacción de los ambientes. Tener aberturas con burletes colabora a reducir la fuga de calor. Los vidrios dobles también son una opción para preservar la temperatura. Además, en invierno con solo ventilar un ambiente 10 minutos es suficiente. Por otro lado, si los ambientes accedan a luz natural se recomienda aprovechar el calentamiento pasivo del sol.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...