Ciencia > TEMPERATURA

El clima al revés: hace más frío en Europa que en el Ártico

La temperatura en el Polo Norte subirá un poco, mientras que el viejo continente sufre un invierno siberiano

Tiempo de lectura: -'

28 de febrero de 2018 a las 11:39

El sol no saldrá en el Polo Norte hasta el día 20 de marzo, lo que es bastante típico para el invierno en la zona. No obstante, hay otra cosa que los climatólogos consideran muy preocupante. El Sistema Global de Predicción de EEUU pronosticó que las temperaturas en el Polo Norte podrían subir hasta 2 grados centígrados.

Aunque dichas suposiciones podrían ser no muy exactas, los análisis independientes indican que las temperaturas en la zona ya han subido unos 30 grados más de lo normal.

Una nota de The Washington Post asegura que las temperaturas en el Ártico se encuentran desfasadas y que los termómetros marcan unos 25ºC por encima de lo normal. Incluso, una estación meteorológica en Cape Morris Jesup, en el extremo norte de Groenlandia, se registraron durante 24 horas temperaturas por encima de cero, cuando en esta época del año deberían ubicarse alrededor de los -30º.

"Anteriormente no era típico. Esto ocurrió cuatro veces entre 1980 y 2010, pero ahora el calentamiento anómalo ha tenido lugar en cuatro de los cinco últimos inviernos", comentó Robert Graham del Instituto Polar Noruego.

Embed

El científico explicó que el fenómeno excepcional se debe a la reducción del espesor del hielo polar. El hielo delgado se divide fácilmente, se traslada a las zonas más calientes y acaba derritiéndose.

No es coincidencia que el hielo marino del Ártico esté en niveles bajos, con una extraña desaparición de hielo en la costa occidental de Alaska. Esta desaparición en el mar de Bering está exponiendo a las comunidades costeras de Alaska a las inundaciones causadas por las tormentas de invierno.

Según el investigador climático de la Universidad de Alaska Fairbanks Brain Brettschneider, "esto no tiene precedente" en los registros del Instituto Meteorológico de Dinamarca, desde 1958.

Los científicos no saben todavía cuáles son las causas principales de los movimientos del hielo y del calentamiento. Sin embargo, entre los factores que podrían provocar el derretimiento de los hielos del Ártico los expertos mencionan las tormentas que transportan el hielo y el calentamiento de la estratósfera.

Embed

"El evento de calentamiento estratosférico provocó una división en el vórtice polar, que es un área de baja presión en la atmósfera superior, con remolinos de vientos del oeste que circulan a su alrededor", informó la Organización Mundial de Meteorología. "Por lo general, esos vientos son lo suficientemente fuertes como para mantener el aire más frío en el Ártico durante el invierno", se agregó. No obstante, esa división o ruptura en los vientos normales del oeste "a menudo provoca vientos fríos del este procedentes de Siberia que influyen en las temperaturas de Europa".

Este fenómeno atmosférico mezcla las corrientes de aire, lo que provoca un calentamiento en algunas zonas, mientras que otros territorios experimentan duros inviernos, como sucede actualmente en Europa. En ese continente, los vientos conocidos como "La Bestia del Este" transportarán temperaturas frías desde Rusia y Escandinavia hacia el oeste, hasta Alemania, Francia y el Reino Unido, junto con posibles nevadas.

"Esta semana se perfila como el período más frío que hemos tenido en Reino Unido en varios años", informó este domingo el servicio meteorológico británico, Met Office. "Es probable que partes de Inglaterra y Gales vivan la helada más fría desde al menos 2013, tal vez desde 1991", dijo el pronosticador jefe del Met Office, Frank Saunders.

Para Alek Petty, un científico del clima de la NASA, "este es un invierno loco. Y no creo que seamos sensacionalistas", declaró a The Washington Post.

Comentarios