Espectáculos y Cultura > CAMINO AL OSCAR

El conmovedor documental de Netflix que aborda el alzhéimer y el amor, y que quiere ganar el Oscar

El documental sigue durante cinco años la cotidianidad de Augusto Góngora, diagnosticado con alzhéimer, y su esposa Paulina Urrutia, actriz y exministra de la Cultura, quien se convirtió en su cuidadora
Tiempo de lectura: -'
27 de febrero de 2024 a las 15:44

El periodista Augusto Góngora luchó cámara en mano para preservar la memoria histórica de Chile durante una de las más violentas dictaduras del hemisferio. Pero fue la batalla por su propia memoria la que lo convirtió en protagonista del documental nominado al Oscar La memoria infinita.

Dirigido por la chilena Maite Alberdi, la producción aborda el alzhéimer a través de una pareja que trabaja a diario para recordar el amor que los unió durante más de 20 años, en un país que se esfuerza por no olvidar su violento pasado. Se puede ver desde hace algunos meses en Netflix. 

"La película usaba una gran metáfora sobre la pérdida de memoria, pero de un país, a través de lo que le va pasando a él [a Góngora]", dijo Alberdi.

"Pero también es una gran lección de que cuando se pierde la memoria racional (...) existe una memoria emocional que trasciende, y que los dolores históricos quedan, incluso cuando pierdes la memoria".

El documental sigue durante cinco años la cotidianidad de Góngora, diagnosticado con alzhéimer, y su esposa Paulina Urrutia, actriz y exministra de la Cultura, quien se convirtió en su cuidadora.

Alberdi, de 40 años, buscaba traer una perspectiva diferente sobre el impacto de la devastadora enfermedad. 

La memoria infinita se puede ver en Netflix

"Vi una forma muy especial de lidiar con el alzhéimer desde el amor", dijo. "Sin ver el alzhéimer como una tragedia, sino sólo como un contexto y entendiendo que la fragilidad es parte de la vida".

Para la directora, quien también fue nominada en 2021 al Oscar por su documental sobre la soledad en la vejez El agente topo, la experiencia fue agridulce.

"Me afectó porque fui viviendo el deterioro, pero al mismo tiempo era una pareja que yo lo pasaba muy bien de estar con ellos", dijo. "Para mí no fue un rodaje doloroso, sino que fue un gran una gran lección de amor".

Yo ya no soy

Augusto Góngora construyó una carrera frente a las cámaras. En los años del sangriento gobierno de Augusto Pinochet, el periodista formó parte de un servicio de noticias clandestino. 

Después fue coautor del libro Chile: la memoria prohibida, que narra los primeros años del régimen militar (1973-1990), y trabajó en la televisión nacional.

Tras décadas entrando a las casas de los demás para contar sus vidas, Góngora abrazó el proyecto de Alberdi que implicaba abrir su intimidad en un momento vulnerable.

"Él sobre todo entendió que quería hacer esta crónica, que quería hacer el relato de su fragilidad", dijo Alberdi. "Se entregaron y se fueron acostumbrando a la presencia de la cámara", cuenta.

La cinta intercala escenas del matrimonio en su rutina tras el diagnóstico, con imágenes del pasado en viajes y celebraciones, así como clips de sus carreras. 

En una escena, Urrutia le lee a su marido la dedicatoria que él le firmó en su libro en los años 1990 y que ahora adquiere un significado más personal: "Sin memoria no sabemos quiénes somos (...) Sin memoria no hay identidad". 

Alberdi tuvo que adaptarse a situaciones fuera de su control, como la llegada de la pandemia, cuando debido al aislamiento decidió enviarle una cámara a Urrutia para que continuara grabando escenas para el proyecto.

"Yo pensé que era material que no iba a poder usar", recuerda la directora. "Pero finalmente es un material tan profundo, tan íntimo, tan lleno de emoción, que solo puede tener una pareja cuando está sola, que este problema que era la pandemia, se transformó en un gran regalo".

Otra decisión tomada sobre la marcha fue cuándo terminar el rodaje.

"Es una escena que se ve en la película, que él dice 'yo ya no soy'", comentó Alberdi.

"Fue la primera vez en cinco años que yo sentí que él se sentía incómodo consigo mismo. Y para mí, cuando él sintió que estaba perdiendo su identidad, para mí, ese fue el límite".

Góngora falleció en mayo de 2023, cuatro meses después del estreno de La memoria infinita en el festival de Sundance, donde recibió el premio del jurado en la categoría documental.

La cinta, que viene de ganar el Goya a la mejor película iberoamericana, pelea el Oscar con piezas políticas como 20 Days in Mariupol y Bobi Wine: The People's President, además de Four Daughters y o Kill a Tiger.

La 96ª gala de los Óscar se celebrará en Hollywood el 10 de marzo.

(AFP)

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...