Cargando...
Efectos del deshielo del permafrost en la costa del ártico canadiense

Ciencia > CALENTAMIENTO GLOBAL

El creciente calentamiento global acelera el retroceso de las costas árticas

Investigadores están analizando los factores que impulsan el rápido cambio de las costas del Ártico y las implicaciones para los seres humanos y el medio ambiente

Tiempo de lectura: -'

11 de enero de 2022 a las 14:45

En un número especial de la revista 'Nature Reviews Earth & Environment', los investigadores del Instituto Alfred Wegener de Investigación Polar y Marina, en Alemania, describen la sensibilidad de las costas del Ártico al cambio climático y los retos para los seres humanos y la naturaleza.

Las costas del Ártico se caracterizan por el hielo marino, el permafrost y el hielo terrestre. Esto las hace especialmente vulnerables a los efectos del cambio climático, que ya está acelerando la rápida erosión costera.

El creciente calentamiento está afectando a la estabilidad de la costa, los sedimentos, el almacenamiento de carbono y la movilización de nutrientes. Entender la correlación de estos cambios es esencial para mejorar las previsiones y las estrategias de adaptación de las costas del Ártico.

"El ritmo de los cambios en el Ártico es cada vez mayor, lo que provoca un retroceso acelerado de las costas, afirma la doctora Anna Irrgang, del Instituto Alfred Wegener, Centro Helmholtz de Investigación Polar y Marina (AWI). Esto afecta tanto al entorno natural como al humano, por ejemplo, al liberar el carbono del suelo al mar y a la atmósfera, o al perder la tierra que sustenta a las comunidades e infraestructuras".

El modo y el grado exactos de cambio de las costas dependen de la interacción de los entornos costeros locales, como la presencia de permafrost, y de factores ambientales como la temperatura del aire y del agua.

"Las predicciones al respecto suelen estar sujetas a grandes incertidumbres porque los datos oceanográficos y medioambientales fiables de las zonas costeras remotas son limitados", afirma Irrgang.

Para mejorar la comprensión y, por tanto, las predicciones de la evolución futura, el investigador del AWI sobre el permafrost ha recopilado los factores y los impulsores más importantes que afectan a las costas del Ártico y que son importantes para desarrollar estrategias de adaptación al cambio climático en las costas del Ártico.

Las costas del Ártico tienen estructuras diferentes según la región. En Alaska, Canadá o Siberia, por ejemplo, son especialmente ricas en hielo terrestre, con farallones de permafrost de hasta 40 metros de altura.

En cambio, en Groenlandia, Svalbard y el archipiélago canadiense, las costas suelen tener poco o ningún hielo en el suelo, sino grandes volúmenes de sedimentos gruesos de origen glaciar, o incluso roca sólida.

Estas diferencias geomorfológicas regionales influyen en el modo en que otras variables ambientales afectan a las costas. Por ejemplo, si la temperatura del aire y del agua cambia, afecta a todo el sistema costero.

Los acantilados de permafrost ricos en hielo, por ejemplo, algunos de los cuales tienen hasta un 80% de hielo, son bastante resistentes a la acción mecánica de las olas. Sin embargo, cuando se descongelan debido al aumento de las temperaturas del aire y del agua, se vuelven especialmente vulnerables a la destrucción por las olas, lo que se manifiesta en una rápida erosión costera.

Por ello, las costas del Ártico son especialmente sensibles al clima: El calentamiento global está provocando la descongelación de grandes áreas de permafrost, el deshielo del suelo y el colapso de las superficies terrestres. Esto, a su vez, afecta a la disponibilidad y calidad del agua, al crecimiento de las plantas, y aumenta la extracción del suelo (erosión) y las inundaciones costeras.

Además, la temperatura de la superficie del mar aumenta en la mayor parte del Ártico, lo que puede prolongar el periodo sin hielo marino. Las costas están entonces expuestas a fuertes olas durante mucho más tiempo, especialmente durante la estación tormentosa del otoño.

La comparación de las tasas de cambio de las costas del Ártico muestra que la inmensa mayoría de las costas de permafrost están retrocediendo debido a la erosión. La isla Herschel del norte de Canadá, por ejemplo, pierde hasta 22 metros de acantilado al año. Cuando el permafrost se descongela, permite que el carbono orgánico, los nutrientes y los contaminantes se liberen en el entorno cercano a la costa y en la atmósfera.

Los expertos estiman que la erosión costera libera cada año unas 14 megatoneladas de carbono orgánico en el océano Ártico, lo que supera la cantidad de carbono orgánico en partículas que aportan los ríos del Ártico.

El descongelamiento de suelos antes sólidos también está afectando a la población local. Alrededor de 4,3 millones de ellos tendrán que hacer frente a las consecuencias: perderán edificios y carreteras, terrenos de caza tradicionales y también lugares culturales.

En Alaska, ya hay que abandonar asentamientos enteros y la gente tiene que reubicarse. La erosión de las zonas heladas aumenta los riesgos de descongelación del permafrost y la contaminación ambiental, actualmente incalculable, de las infraestructuras industriales. Sólo a largo plazo podrían abrirse nuevas oportunidades como consecuencia de los cambios, debido al acceso a recursos en regiones antes inaccesibles, nuevas zonas agrícolas y rutas marítimas para el comercio y el turismo.

"Nuestra comprensión actual de la dinámica costera del Ártico está fragmentada, con muy pocos datos con alta resolución espacial y temporal sobre los factores ambientales y los cambios en la línea de costa --subraya Anna Irrgang--. Aunque ya existen conjuntos de datos de este tipo para algunas regiones, como el norte de Alaska, la mayor parte de la costa del Ártico está mal cartografiada".

Sin embargo, señalan que se necesitan urgentemente observaciones de los factores medioambientales y de los cambios costeros en todo el Ártico para reducir la incertidumbre de las previsiones. Esto ayudaría a las comunidades locales a hacer frente a los nuevos desarrollos socio-ecológicos.

"Para ello, necesitamos desarrollar métodos de adaptación que permitan unas condiciones de vida buenas y sostenibles en los asentamientos costeros del Ártico. Para ello es fundamental una estrecha colaboración con la población local", afirma Anna Irrgang.

Europa Press

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...