Economía y Empresas > TEDYBUJO

El dibujo del nene convertido en juguete de verdad

Marjorie Spitalnik es una profesional publicitaria que, inspirada en su hija, creó una línea artesanal en la que los niños están directamente involucrados

Tiempo de lectura: -'

03 de abril de 2015 a las 19:47

La imaginación de los niños siempre resulta ser pródiga y asombrosa. Y es esa imaginación el principal insumo que ellos usan a la hora de jugar y crear. Precisamente, fue gracias a la gran inventiva de su pequeña hija que Marjorie Spitalnik (32) –quien es una de las creadoras y gestoras de la agencia de publicidad Inception Media– se sintió inspirada para iniciar un nuevo emprendimiento.

Spitalnik destina todo el tiempo posible para jugar con su niña, actividad que admite disfrutar mucho. Una de esas tardes, hace dos años, la pequeña se le acercó con un dibujo de su oso de peluche llamado Tedy. Al mostrárselo, le dijo a su madre con mucha ilusión que le encantaría que el dibujo pudiera jugar con ella.
Aquel inocente anhelo quedó dando vueltas en la cabeza de Spitalnik, y esa misma noche se dedicó a buscar en internet ideas que vincularan a los dibujos con objetos más tangibles (con los cuales un niño pudiera de verdad “jugar”). Se encontró con algunas propuestas, pero no le convencían realmente. A la mañana siguiente, despertó con una clara idea en mente: comenzar a fabricar muñecos de peluche, utilizando dibujos y pinturas de niños como punto de partida. Hasta el nombre para la futura empresa ya estaba decidido: sería Tedybujo.
Así, Spitalnik armó un grupo de mujeres que sabían coser y además, tenían habilidad armando muñecos desde cero.

El lugar elegido para el taller de costura fue el garaje de su propia casa, y allí dispuso todos los materiales: diferentes tipos de telas, hilos, y pequeños elementos para añadir a cada peluche.
Gracias a la página de Facebook que Spitalnik dispuso, su nuevo negocio comenzó a darse a conocer. Los pedidos se multiplicaron inesperadamente. Incluso llegaban solicitudes desde empresas y organizaciones, pidiendo importantes cantidades de muñecos. Cada dibujo nuevo que llegaba al taller inspiraba a las creadoras para encontrar variantes en el uso de telas y materiales.

De la unión nace la fuerza
Por intermedio de su agencia de publicidad, Spitalnik ya había entrado en contacto con el programa Más Emprendedoras de Endeavor Uruguay, enfocado en potenciar las ideas de futuras mujeres empresarias. Comenzó así a recibir asesoramiento para Tedybujo.

“Desde el principio recibí un apoyo incondicional de parte de ellas; me ayudaron a conseguir contactos y a expandir mis redes. Más Emprendedoras se encarga constantemente de facilitar el acceso a nuevas herramientas para trabajar. Pude asistir a varias actividades, y afortunadamente obtuve mucho provecho de esas participaciones”, relata Spitalnik.
La propietaria de Tedybujo destaca la continuidad del vínculo con Más Emprendedoras.
Considera que sería muy bueno que más mujeres con ganas de emprender se unieran a esta iniciativa de Endeavor.

Ansiedad y confianza
Tedybujo recibe todos los encargos a través de www.tedybujo.com, en donde pueden verse imágenes de trabajos anteriores.
Cada cliente envía el dibujo para que sirva de modelo, y a partir de allí se comienza a planificar la costura en el taller, eligiendo los colores y texturas de telas adecuados.
Dado el hecho de que cada diseño es único, el armado de cada muñeco de peluche es realizado con mucho cuidado, para lograr un resultado personalizado y fiel a lo que el niño espera.

Cada solicitud tarda una semana (aproximadamente) en estar lista. Los envíos de cada peluche listo se hacen a domicilio a través de El Correo.
“Tenemos en cuenta la ansiedad e ilusión de los niños. Por eso tratamos de minimizar el tiempo de producción, y de que las entregas sean rápidas”, explicó Spitalnik.

El feedback de los clientes ha resultado más que positivo, según la emprendedora.
Como en casi todos los casos, sobre todo tratándose de un emprendimiento nuevo, la aceptación en el mercado impulsó a Tedybujo a embarcarse en iniciativas distintas. Por ejemplo, para la última Navidad, la empresa hizo una donación de diez peluches a un hospital gratuito de Chile que asiste a niños con cáncer.

A la hora de trabajar
“Dentro de los pedidos que recibimos, cada una de las chicas que cose conmigo tiene la libertad de elegir con cuál dibujo quiere trabajar. Incluso, si la situación lo requiere, yo también escojo algunos trabajos para hacer”, añade Spitalnik.
Explica además que el taller es bastante pequeño.

A pesar de las limitaciones físicas, la emprendedora afirma que se cuentan con todos los materiales necesarios para lograr que cada muñeco satisfaga las ilusiones y expectativas de los niños que serán agasajados

    REPORTAR ERROR

    Comentarios

    Registrate gratis y seguí navegando.

    ¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

    Pasá de informarte a formar tu opinión.

    Suscribite desde US$ 245 / mes

    Elegí tu plan

    Estás por alcanzar el límite de notas.

    Suscribite ahora a

    Te quedan 3 notas gratuitas.

    Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

    Esta es tu última nota gratuita.

    Se parte de desde US$ 245 / mes

    Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

    Elegí tu plan y accedé sin límites.

    Ver planes

    Contenido exclusivo de

    Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

    Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

    Cargando...