Economía y Empresas > ACTIVIDAD

El empleo vuelve a caer y el gobierno apura cambios en la ley de inversiones

Para Economía, es "prioridad" actualizar decreto que otorga beneficios impositivos a privados

Tiempo de lectura: -'

19 de diciembre de 2017 a las 05:00

El menor nivel de inversión y el escaso desarrollo de emprendimientos productivos son aspectos que preocupan al gobierno, ya que tienen incidencia directa en la creación de empleo a futuro. En tres años, se llevan perdidos unos 30 mil puestos de trabajo y una de las maneras de reactivar el empleo es con la apuesta de los inversores a nuevos proyectos. Sin embargo, eso no está pasando y el gobierno busca la manera de generar más estímulos para que los empresarios puedan volcar capitales en los sectores de actividad. "Esa es hoy una de las prioridades en la agenda del Ministerio de Economía", dijo a El Observador una fuente oficial.

En el tercer trimestre del año se presentaron 105 proyectos ante la Comisión de Aplicación de la Ley de Inversiones (Comap) para acceder a los beneficios impositivos que otorga esa normativa. La diferencia de la cantidad de propuestas fue mínima en relación al mismo período de 2016 (baja de 7%). Sin embargo, se verificó una fuerte disminución en la inversión asociada. En los tres meses el monto fue de US$ 167 millones lo que arrojó una caída de 59%.

La reactivación por la aún probable segunda planta de celulosa de UPM está lejos y su puesta en marcha no moverá demasiado la aguja del empleo, por ello es necesario fomentar el desarrollo y la llegada de nuevos emprendimientos. Este lunes, el presidente del Banco Central (BCU), Mario Bergara, dijo al diario La República que "hay un factor que tira para abajo la cifra del PIB (del tercer trimestre) y es el tema de la inversión".

El jerarca sostuvo que "ese es uno de los puntos donde hay que poner el foco porque la inversión es la variable que después arrastra todas las demás; sin inversión no hay producción, no hay empleo, no hay ingresos".

Desde hace meses, el Ministerio de Economía (MEF) trabaja en la elaboración de modificaciones al régimen de promoción de inversiones. El mes pasado, El Observador informó que ante la caída en la cantidad de proyectos de inversión bajo el amparo de beneficios fiscales, el MEF delineaba un nuevo decreto con los cambios.

Desde el gobierno se reconoció que las modificaciones aplicadas al régimen en 2012 habían generado un "enlentecimiento" en la aprobación de proyectos y por eso se analizaban otros mecanismos para estimular la presentación de emprendimientos ante la Comap.

La semana pasada El País informó que circulaba por distintos ministerios una propuesta con las variantes previstas. Una fuente oficial precisó a El Observador que ese escrito fue un "primer borrador parcial" y, por tanto, las modificaciones no están definidas. Asimismo, indicó que la elaboración del nuevo decreto es un tema que se trata con urgencia y forma parte de una "agenda inmediata".

A pesar de eso, añadió que difícilmente los cambios estén prontos antes de fin de año. El objetivo es que el nuevo paquete de estímulos pueda ser presentado antes del primer semestre del año próximo. Una de las propuestas manejada es que los proyectos que se comprometan a una mayor creación de empleo obtengan mejor puntaje a la hora de ser recomendados para recibir beneficios fiscales. Otra, que se otorguen mayores estímulos a los emprendimientos que se desarrollan en el interior del país. Además, está prevista una serie de contactos con el sector privado para intercambiar propuestas. Para el gobierno es importante conocer la visión de los actores privados ya que ellos son quienes deben apostar a nuevos emprendimientos. "Vamos a tener en cuenta su visión sobre los cambios", aseguró la fuente consultada.

Todos somos UPM

Otra idea para fomentar la inversión la propuso días atrás el economista Ernesto Talvi. En una propuesta que denominó Todos somos UPM, planteó aplicar a los nuevos proyectos de inversión estímulos similares a los que el gobierno acordó con la pastera. Para Talvi, la generalización del régimen otorgado a UPM "desparramará los beneficios a múltiples sectores de actividad y en todo el país, lo que propulsaría un desarrollo más armónico que el generado a partir de apostar exclusivamente a atraer megaproyectos de inversión".

Mercado laboral sin repunte

Los principales indicadores del mercado laboral no mostraron signos de mejora en octubre. A pesar de un leve repunte del empleo respecto al mes anterior, la tendencia de mediano plazo muestra una caída y una distancia mayor respecto a los indicadores del año pasado. Eso implica que la economía sigue sin crear puestos de trabajo pese al incremento sostenido de su actividad.

Según los datos difundidos este lunes por el Instituto Nacional de Estadística, la tasa de ocupación se ubicó en octubre en 58,2% de la población en edad de trabajar. Si bien se trata de un aumento de dos décimas respecto al mes anterior, esa variación es mínima en relación al margen de error que tiene el sondeo, además de estar sujeta a los problemas de estacionalidad que tiene comparar dos meses distintos de un mismo año. Si se toma como referencia el dato de octubre del año pasado, la comparación muestra una baja en la tasa de empleo de nueve décimas de punto –el dato de octubre de 2016 fue de 59,1%–. Eso implicó una mayor caída interanual del empleo. A setiembre, se habían perdido seis décimas de punto respecto a igual mes de 2016.

Para una medición de tendencia, una posibilidad en considerar el promedio de los últimos 12 meses a octubre y compararlo con el año móvil a setiembre. Esa medición muestra que la tasa pasó de 58% a 57,9%, lo que muestra una continuidad respecto a la tendencia bajista que manifestaba el indicador. Si se compara el promedio de los últimos 12 meses a octubre con el período terminado en igual mes de 2016, hubo una pérdida de 9.000 puestos de trabajo. Se trata de la tasa de ocupación más baja desde enero de 2009.

La tasa de desempleo –que mide el porcentaje de uruguayos, entre el total de ocupados, que buscan activamente un empleo y no logran insertarse en el mercado laboral– muestra una lenta tendencia al alza. Durante el último mes, el indicador tuvo un muy leve incremento de una décima, a 7,7% de la población económicamente activa. Esto implicó que en el promedio de los últimos 12 meses, esa tasa pasara de 7,9% en setiembre a 8% en el último mes relevado. A diferencia de la tasa de ocupación, la tasa de desempleo no ha mostrado una tendencia tan pronunciada a la baja. Por el contrario, muestra signos de relativa estabilidad, con un leve sesgo bajista.

En definitiva, el fenómeno de destrucción de puestos de trabajo se está viendo compensado por un retiro de trabajadores de la actividad. Quiere decir que dejan de buscar empleo y, por tanto, se reduce el número de personas económicamente activas.

Comentarios