Economía y Empresas > EMPRENDIMIENTO

El emprendedor detrás de los primeros drones africanos

Despúes de algunos años, William Elong, pudo plasmar la idea que tanto tiempo llevó en su cabeza

Tiempo de lectura: -'

28 de marzo de 2018 a las 05:00

Fabricar los primeros drones africanos llevaba varios años en la cabeza del camerunés William Elong, que con 25 años acaba de poner en el mercado tres prototipos diferentes de estos artefactos voladores a control remoto.

Tras la presentación oficial en Camerún el pasado febrero de sus tres primeros drones, a Elong y su equipo se les acumula el trabajo en sus oficinas de la costera Duala, la mayor ciudad de Camerún, en el oeste del país. "Somos una empresa que fabrica drones bajo pedido. Hemos recibido numerosos pedidos sobre todo del mundo agrícola, de productores agrícolas de Costa de Marfil y Camerún", explica el fundador de la compañía.

La idea de montar una empresa de drones estaba en la cabeza de este joven empresario desde 2014, cuando se graduó en una escuela militar económica de París. La empresa, bautizada como Will&Brothers, ha presentado tres prototipos que pueden alejarse hasta los 20 kilómetros y tienen una autonomía de vuelo de 45 minutos.

"Para mí, es mostrar al mundo que es posible y que se puede inspirar al resto de jóvenes que buscan personas de referencia", explica Elong.

El proyecto nace de una revelación repentina que tuvo cuando pensaba soluciones para el problema cartográfico de Camerún. "Camerún siempre ha recurrido a empresas extranjeras para realizar mapas locales", señaló el fundador. Sin embargo, las intenciones van mucho más allá de la producción de mapas, porque "este proyecto de drones africanos va a permitir a Camerún resolver la crisis de seguridad que atraviesa por la guerra con Boko Haram", indica en alusión al grupo yihadista nigeriano.

"Si los drones se estropean es mucho más fácil llamar a un ingeniero para que los repare en el país, que en el extranjero", aduce Elong, quien cree que "los drones fabricados en Camerún responden a las necesidades exigidas por el propietario".

Crecimiento e innovación

Ahora, además de los drones para usos agrícolas también trabaja en un aparato con una cámara térmica que permite detectar "enfermedades de muchos tipos", señaló con entusiasmo. Los drones están diseñados y construidos por ingenieros locales, pero muchas piezas proceden de otros países.

Desde su creación hace tres años, la empresa Will&Brother ha pasado de tener cuatro trabajadores a 22 y con algunos repartidos por países extranjeros como Francia, Alemania y Estados Unidos.

Elong acudió a Internet y sus plataformas de microfinanciación para financiar su proyecto y, en unos pocos meses, recaudó más de US$ 200.000.

El Ministerio de Telecomunicaciones camerunés acaba de darle su apoyo para desarrollar su actividad en otros países. El primero drone ya espera ser vendido.

Comentarios