Espectáculos y Cultura > DANZA

El fin de un año excepcional para el Ballet del Sodre

La compañía de ballet estatal termina un año de cambios con récords de público y funciones; para 2018 Igor Yebra, nuevo director artístico, transmitió su intención de continuar con el camino de Bocca

Tiempo de lectura: -'

13 de diciembre de 2017 a las 05:00

Por la alfombra roja que recorre toda la escalinata del Palais des Festivals de Cannes, año a año, caminan celebridades como Sofia Coppola, George Clooney, Angelina Jolie, Pedro Almodóvar. Allí, el viernes 8, en pleno otoño boreal, un puñado de uruguayos subió algunos escalones y a mitad de camino se detuvo. Alguien, abajo, tomó una fotografía. La imagen está inmortalizada en la cuenta de Instagram de María Riccetto. En la foto, además de la primera bailarina del Ballet Nacional del Sodre (BNS), están sus pares Vanessa Fleita, Paula Penachio, Ciro Tamayo y Gustavo Carvalho y, también, el director artístico Julio Bocca junto a la asistente de dirección Lorena Fernández.

Riccetto escribió debajo la siguiente leyenda: "Hay equipo. Y el equipo está en la alfombra roja". La foto los muestra vestidos a todos de negro, abrigados, con una sonrisa que les inunda el rostro. Unas horas después la compañía de ballet uruguaya inauguró con su puesta de El Quijote el Festival de Danza que dirige la prestigiosa bailarina y coreógrafa francesa Brigitte Lefèvre. Sobre la presentación del BNS en Cannes la página especializada de Le Monde publicó estas líneas: "El clásico brillante del Ballet de Uruguay"; por su parte, el artículo de La Nouvelle République sobre el acontecimiento también consignó la presencia uruguaya: "Una muy bella parte estuvo dedicada a la danza clásica con la llegada del Ballet Nacional del Sodre". Y el sitio dedicado a temas culturales Tout la culture publicó una elogiosa y extensa reseña que definió a Riccetto como "majestuosa" y a Gustavo Carvalho como "poderoso". "Con una escenografía en movimiento, un vestuario hermoso y sobre todo los bailarines de un gran nivel nos zambullimos en este cuento mágico para niños", decía el artículo.

Fue la primera vez que la compañía hizo una pieza entera con una producción íntegramente propia. La importancia de Cannes como acontecimiento y el poder de su escenario merecían que el BNS llegara con sus mejores plumas. De esta manera el ballet, comandado por Bocca, cerró la gira internacional que empezó el 7 de noviembre por Córdoba, Argentina y recorrió varias provincias. Después siguieron Tenerife y Vicenza.

A Europa viajaron más de 60 personas entre bailarines, equipo técnico y de dirección y gestión; al grupo de 32 que formó parte de la gira por Argentina se le sumaron varios de los integrantes que formaron parte de la gira nacional que recorrió 12 departamentos.


El año de las primeras veces


El 2017 será recordado por los integrantes del Ballet Nacional del Sodre como el año de los hitos, de los récords, de las primeras veces.

Cuando Bocca presentó la temporada en febrero en el Sofitel hubo varios anuncios que prometían unos meses destacados. Cinco producciones por primera vez; cantidad récord de funciones; el desembarco de la compañía en el destacado escenario francés; la celebración de los 100 años de La Cumparsita fueron algunas de las noticias que el ex bailarín argentino al frente del BNS dio con toda pompa y circunstancia.

También anunció –lleno de orgullo– la postulación de Riccetto y Carvalho a los premios Benois de la Danse.

Nadie imaginó lo que iba a venir después. A fines de mayo, en el inmenso e intimidante Teatro Bolshoi de Moscú el nombre María Riccetto fue pronunciado con acento ruso. La primera bailarina uruguaya, la misma que se vino del enorme y destacado American Ballet Theater de Nueva York para incorporarse al equipo de BNS, ganó uno de los premios más relevantes del mundo de la danza.

Por primera vez, el ballet nacional tuvo su momento futbolero (Bocca, siempre insistente en el concepto de que la compañía uruguaya también sea "la celeste") y buena parte del país celebró el galardón como un gol en un mundial.

Meses más tarde, a fines de agosto –después de una soñada Gala de Ballet con músicos como Raúl Jaurena en escena–, Bocca dijo que se alejaba de la dirección artística del BNS. Lo que vino después es historia conocida: varios meses de incertidumbre hasta que, por fin, se confirmó el nombre del bailarín y coreógrafo español Igor Yebra.

El futuro

Días después de que se anunciara en conferencia de prensa que Yebra sería el sustituto de Bocca, el español envió una carta a los integrantes de la compañía nacional. El texto, al que accedió El Observador, empieza así: "Hola a todos. Como ya sabéís todos por el comunicado oficial y la rueda de prensa (...) el próximo 28 de enero de 2018 me incorporo al Ballet Nacional del Sodre como director".

Yebra, que cuenta con una destacada carrera como bailarín independiente y que ya trabajó de manera puntual con el BNS, les trasladó las ganas que tiene de empezar a trabajar con el equipo y su intención de "seguir construyendo un ballet de proyección internacional". "La responsabilidad y el reto son enormes ya que todos vosotros, de la mano de Julio Bocca, habéis hecho un gran trabajo. Mi estrategia es dar continuidad al camino que Bocca ha desarrollado durante estos años, llevando al ballet a una posición y a una calidad sin precedentes", continúa el futuro director.

A cuatro meses de que en marzo empiece la nueva temporada, La Bella Durmiente –producción del BNS que cuenta con el vestuario de la diseñadora española Agatha Ruiz de la Prada– ya lleva 500 entradas vendidas.

Todo indica que, más allá del alejamiento de Bocca, el entusiasmo de los espectadores continúa. Yebra también está comprometido con ello. El texto que le envió a su futuro equipo finaliza con estas líneas: "Mi objetivo es que el BNS siga creciendo y para eso pondré lo que siempre han sido los principios de mi carrera: pasión, constancia y trabajo". Son tiempos de aires nuevos, pero la compañía demostró dentro y fuera de Uruguay que tiene solidez para seguir.

136.377 espectadores

Entre las funciones en el Auditorio, la gira nacional y la internacional el BNS llegó a un récord histórico de espectadores. En las funciones fuera de fronteras más de 16.500 personas vieron a la compañía.

105 funciones


Cuando la temporada 2017 llegue a su fin, el BNS se convertirá en la primera compañía de América Latina en alcanzar esa cantidad de funciones. Para fines de diciembre el elenco habrá salido al escenario del Auditorio Adela Reta 70 veces. En el extranjero el BNS hizo 20 funciones y en la gira nacional, 15 presentaciones.

Entradas agotadas

Mientras estaban en la gira, los integrantes del BNS se enteraron de que se habían agotado todas las entradas para El Cascanueces. Por primera vez la compañía bailará el 24 de diciembre, como se hace en los grandes teatros del mundo. La función previa a nochebuena fue pensada para que los niños del Inau, y las fundaciones Corazoncitos y Pérez Scremini tengan una Navidad distinta. Para cerrar el año, la compañía se traslada a la Fundación Atchugarry el viernes 29 donde interpretará un programa mixto con entrada libre y gratuita.

Comentarios