Economía y Empresas > TECNOLOGÍA

El futuro de las compras: pagar con la cara, sin tarjetas de crédito ni efectivo

Según los expertos, no se requerirá la presentación física de un medio o dispositivo a la hora de realizar un pago

Tiempo de lectura: -'

15 de julio de 2019 a las 15:42

La tecnología avanza a una velocidad de vértigo. Hace 30 años, era casi imposible imaginar que el teléfono se convertiría en un dispositivo inteligente del que se dependería para decenas de acciones en el día a día. Una de ellas son los pagos. Aunque el pago móvil contactless aún está en pleno desarrollo y tiene mucho margen para crecer, ya se mira a un futuro en el que no se necesitará ni dinero papel, ni tarjetas, ni un dispositivo contactless para pagar.

En un futuro más cercano, las previsiones apuntan a que el pago mediante el dispositivo móvil será la principal tendencia. "El consumidor 3.0 realizará la inmensa mayoría de sus gestiones comerciales a través del teléfono. En países como Suecia, hoy en día más del 90% de las transacciones ya se realizan así, incluido el pago del transporte público y las colectas en las iglesias. El dinero de papel está llamado a desaparecer", explican desde la escuela de negocios ESADE en su estudio El consumidor en 2030.

En China, se prevé que a finales de este año más de 500 millones de consumidores opten por la modalidad de pago móvil en terminales de punto de venta, es decir, que usen sus smartphones para abonar cuentas en establecimientos físicos. Según estimaciones de Statista, la tasa de penetración de estos pagos digitales en China superará el 35% este año, siendo así la más alta del mundo.

Desaparición del efectivo

El dinero papel tiene los días contados. Mientras en Dinamarca han fijado 2030 como la fecha en la que no habrá circulación de efectivo en el país, en Noruega o Suecia más del 85% de las compras se hace ya sin efectivo y muchas sucursales bancarias no aceptan ni ofrecen billetes y monedas.

"Existe una tendencia clara de sustitución del dinero en efectivo por medios electrónicos; esto impacta cada vez más en los pagos de pequeño importe, donde el efectivo ha sido hasta ahora predominante, y tecnologías como el pago contactless, el pago móvil o los pagos card-on-file (un medio de pago dado de alta por defecto en proveedores online) están facilitando la transición. En ésta también tienen un rol importante la regulación y las políticas de los diferentes gobiernos. Esta tendencia desembocará probablemente en un entorno en el que los pagos electrónicos, incluso sin dispositivos, desplacen de forma significativa al dinero físico. Dicho esto, es difícil pensar que el dinero en efectivo, con nosotros desde hace cerca de tres mil años, pudiera llegar a desaparecer completamente en todos los lugares del planeta.", explica Carlos Palacios, director de Estrategia de Clientes de Santander España.

La desaparición de las tarjetas de crédito también se ve cercana. Para las compras en internet ya existe la posibilidad de usar tarjetas virtuales, es decir, un medio de pago digital con el que solo es posible pagar online, ya que no existen físicamente.

Biometría

La implementación de sistemas biométricos como forma de pago está mucho más cerca de lo que pueda parecer. El hecho de emplear factores únicos en cada persona, como la huella dactilar, la voz o el reconocimiento facial, convierte a la biometría en una solución de alto rango de seguridad.

En 2018 Visa inició un programa piloto de una nueva tarjeta de crédito con Mountain America Credit Union y Bank of Cyprus, en la que se utiliza un sensor de huella dactilar en la tarjeta, ofreciendo una alternativa al uso del PIN o la firma para autenticar los pagos.

Por su parte, Mastercard aseguró en 2018 que este año todos sus clientes podrán identificarse a través de la biometría cuando compren o realicen pagos a través de Mastercard Identity Check.

"El futuro pasa por la adopción de sistemas de pagos invisibles en los que el usuario entra en una tienda o restaurante y consume sin tener que pasar por caja. BBVA ya está dando pasos importantes en este sentido con sistemas como Selfie & Go. No habrá más colas para pagar", asegura el responsable de Pagos Globales de BBVA.

Selfie & Go se puso en marcha en la Ciudad BBVA, en Madrid, a mediados de 2018 y permite a los usuarios de los restaurantes de la sede del banco pagar sus consumiciones tan solo con mirar hacia las cámaras situadas dentro de unas cabinas junto a las cajas registradoras. El sistema identifica el rostro del cliente -previamente registrado en el sistema- y realiza automáticamente el cargo en su tarjeta para hacer efectivo el pago.

Asimismo, Alibaba implantó en un restaurante de cadena de comida rápida KFC la tecnología Smile to Pay (Sonríe para pagar), por la que el consumidor posa un par de segundos frente a una cámara 3D, indica su número de móvil y el pago se realiza automáticamente.

Nuevos actores

Apple, Google, Facebook y Amazon se han convertido en nuevos competidores para la banca tradicional, consiguiendo licencias bancarias que les permiten proporcionar servicios de pagos. Por otra parte, las fintech también han entrado a formar parte de este nuevo ecosistema.

"Claramente el mundo de los pagos está incorporando nuevos competidores más allá de los jugadores tradicionales. Está presión hoy viene principalmente de las bigtech y de los grandes retailers tradicionales que pueden posicionarse como iniciadores de pagos", asegura Palacios.

Fuente: Expansión - RIPE

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...