Economía y Empresas > FUERA DE TIEMPO

El histórico derrumbe del petróleo que Ancap no puede aprovechar

Hay stock de sobra a precios “caros”, no hay capacidad para guardar más y el consumo local se pinchó a tal punto que van a parar la refinería de La Teja por unos 45 días 

Tiempo de lectura: -'

21 de abril de 2020 a las 05:03

Cuando el precio del petróleo se desplomó este lunes en el mercado de EEUU a precios irrisorios, varios se ilusionaron con que pronto se les abarataría la carga del tanque de combustible en Uruguay. Sin embargo, una serie de factores (incluido el coronavirus) hacen que esa posibilidad aparezca como lejana en el horizonte. 

Según explicaron fuentes de Ancap a El Observador, la empresa ya tiene compras comprometidas de crudo que se pactaron en marzo, cuyo último arribo está previsto para junio a precios bastante por encima de lo que que hoy están pautando los mercados internacionales. De hecho, el ente estatal hoy tiene una capacidad de almacenamiento de crudo "prácticamente topeada", que se vio agravada en las últimas semanas por un desplome en los niveles de demanda de nafta y algo menos de gasoil por las medidas de aislamiento social que se plantearon desde el Ejecutivo para controlar el coronavirus. 

"Con el diario del lunes es fácil. En febrero y principios de marzo la perspectiva del mercado era otra. Nadie se esperaba este cisne negro (por el coronavirus)", comentó el informante. 

Ancap tiene nafta de sobra y con niveles de almacenamiento que están llegando a un límite, por lo que ya está decidido que en el correr del segundo semestre la refinería de La Teja apagará su emblemática llama por unos 45 días, aunque ese lapso puede variar en función de cómo se comporte la demanda de combustibles. El ente aprovechará ese parate para adelantar una parada de mantenimiento. 

Por ese motivo, durante el segundo semestre es casi un hecho que Ancap salga a importar gasoil para cubrir las necesidades del mercado doméstico. Explicaron que el volumen puede ser considerable en caso que UTE continué con sus represas con poca agua y se vea obligado a encender su parque térmico con mayor intensidad durante el próximo invierno. La posibilidad de importar energía desde Argentina -como se está haciendo ahora- luce complicada porque la vecina orilla suele no tener sobrantes cuando se reducen o suben fuerte las temperaturas. 

El ente petrolero había informado hace dos semanas en su cuenta de Twitter sobre las compras de crudo que realizó en lo que va de este año. En total, Ancap adquirió 3,8 millones de barriles a un precio promedio de $ 2.525 por barril. Los precios de los cincos embarques que adquirió entre enero y el pasado 18 de marzo oscilaron entre los US$ 70 y US$ 57 por barril. Precisamente, el último embarque fue el que arribó con el menor precio, que dista bastante de los valores de menos de US$ 30 que estuvo cotizando el barril Brent en los últimos días. 

"Los embarques de crudo se planifican en función de la demanda prevista y la proyección de precios a futuro, y se contratan con semanas de anticipación, sin que se conozca con certeza el precio de cierre de la operación", explicó Ancap. 

La petrolero uruguaya ya tiene el 60% de las necesidades de crudo para el segundo semestre ya cubiertas, un porcentaje que podría ser superior si la demanda de combustibles sigue retraída como consecuencia del coronavirus en los próximos meses.

Un precio irrisorio para ver con cuidado

El precio del barril de petróleo para entrega en mayo en Nueva York se desintegró el lunes y terminó en negativo a US$ -37,63 el barril, frente a US$ 20,43 del barril para junio, un fenómeno que se explica en parte por los contratos a futuro.

Esta gigantesca diferencia entre estos dos contratos a plazo se explica por las decisiones de inversionistas y especuladores. Cuando compran estos contratos a futuro, se comprometen a hacerse del crudo físicamente a un precio y fecha determinados con anticipación.

Así, para el contrato con vencimiento en mayo del WTI, que expira este martes al cierre del mercado, los inversores tienen dos opciones: vender el petróleo o almacenarlo para venderlo más tarde. Sin embargo, las reservas de crudo en Estados Unidos están cerca del límite tras un fuerte aumento en las últimas semanas, lo cual hace el almacenamiento de oro negro más difícil y caro.

Por otro lado, la referencia que Ancap toma del mercado internacional es la del crudo Brent (mercado de Londres), que también bajó este lunes pero no tanto porque hay mayor capacidad de almacenamiento. Este crudo cayó 9% y quedó a US$ 25,5 por barril. Precisamente, si Ancap quisiera aprovechar ese precio “barato” hoy no podría hacerlo porque no tiene dónde almacenar ese crudo. Lo mismo le está ocurriendo a distintas refinería de todo el mundo, explicó la fuente. 

"Un “precio negativo” del crudo significa que los productores de petróleo pagan a sus clientes para que se lo lleven. Esto ocurre porque la capacidad de almacenamiento de petróleo se está agotando y de continuar esta situación podría verse sobrepasada. Además, el costo de almacenamiento adicional, como los buques, por ejemplo, es más caro que el precio que observan los mercados", explicó Ancap por medio de un comunicado este lunes. 

Agregó que a esto hay que sumarle la "caída vertiginosa de la demanda" como consecuencia de la escasa movilidad de las personas debido al coronavirus, un escenario difícil de prever para los analistas financieros.

La Agencia de Información sobre Energía (AIE) de Estados Unidos aseguró que las reservas de petróleo subieron en 19,25 millones de barriles la semana pasada en el principal productor y consumidor mundial de oro negro. Se trata del mayor incremento desde que se llevan estas estadísticas.

La consultora Rystad Energy consideró el lunes que no queda espacio para más de 21 millones de barriles en la terminal de Cushing (Oklahoma, sur), donde se almacena el crudo referencia del WTI.

Ante esta situación inédita debida a la caída de la demanda por la pandemia de coronavirus y un mercado con sobreoferta, los barriles para entrega en mayo perdieron todo su valor y los inversores quieren deshacerse de ellos y tienen que pagar para hacerlo.

"Actores de talla media pagan a los 'compradores' para deshacerse de sus volúmenes de petróleo porque el límite físico de reservas está por alcanzarse. ¡Y pagan caro!", explicó la analista Louise Dickson, de Rystad Energy.

Para esta especialista esto significa que "cierres costosos, incluso quiebras, podrían costar menos caro a algunos productores que pagar decenas de millones de dólares para deshacerse de lo que producen".

Quienes pueden almacenar y vender más tarde apuestan a que las cotizaciones subirán después, y que el consumo mundial de crudo y productos refinados retomará con la reactivación de la economía. Esta situación se traduce por un fenómeno de reporte, con precios que suben a medida que el plazo del contrato es más lejano en el tiempo.

Por eso, el contrato de WTI para entrega en julio terminó en US$ 26,28 y el de agosto en US$ 28,51. 

Con AFP

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...