BBC

BBC > CIENTÍFICOS

El misterio de los huesos chilenos y otras trágicas historias de muerte

Tiempo de lectura: -'

14 de octubre de 2018 a las 08:33

Aún con toda la tecnología actual, la Antártica puede ser letal para quien se aventure en ella. Las temperaturas pueden desplomarse a menos 90 grados centígrados. Y los vientos llegan a soplar a más de 320 km por hora.

Muchos de los cadáveres de científicos y exploradores que perecieron en esta tierra se encuentran en sitios tan peligrosos que no pueden ser alcanzados.

En algunos casos, los restos fueron descubiertos décadas o más de un siglo después. Y otros cadáveres en grietas profundas que tal vez jamás sean localizados.

La serie Continente Helado de la BBC relató las trágicas historias de algunas de esas víctimas, y qué revela su muerte sobre este remoto lugar.

1819-1825: El misterio de los huesos chilenos
En la Isla Livingston, una de las islas Shetland del Sur, cerca de la Península Antártica, fueron hallado el cráneo y el fémur de una joven que falleció hace más de 190 años.

Son los restos humanos más antiguos jamás hallados en la Antártica.

Los huesos fueron descubiertos en una playa en la década de 1980 e investigadores chilenos constataron que se trataba de los restos de una mujer de 21 años.

Los huesos pertenecieron a una joven indígena, procedente de una comunidad del sur de Chile a unos 1.000 km de distancia.

Barco en la Antárctica
Getty Images
¿Cómo atravesó la joven chilena el mar hasta llegar a una localidad a unos 1.000 km de distancia?

El análisis de los restos pemitió confirmar que la joven murió entre 1819 y 1825, por lo que habría sido una de las primeras personas en arribar al continente helado.

¿Cómo llegó esta joven a la Isla Livingston?

Las canoas tradicionales usadas por los indígenas chilenos en esa época no podían resistir un viaje de 1.000 kilómetros en mares tempestuosos.

Los investigadores chilenos pensaron en un principio que la joven actuó como guía de cazadores de focas.

Muchas embarcaciones de cazadores llegaron a la región desde el hemisferio norte, luego del descubrimiento de la Antártica por William Smith en 1819.

Pero era poco probable que una mujer acompañara una embarcación a un sitio tan lejano a inicios del siglo XIX.

Los cazadores de focas establecieron contacto con pueblos indígenas del sur de Chile, según la arqueóloga Melisa Salerno, del Consejo de Investigaciones Científicas y Técnicas de Argentina, CONICET.

Isla Livingston
Getty Images
Los huesos de la joven fueron hallados en la Isla Livingston, la segunda en superficie de las islas Shetland del Sur.

A veces intercambiaban pieles de foca con esas comunidades. Pero las relaciones entre cazadores e indígenas no eran siempre amigables.

"A veces las relaciones eran violentas", señaló Salerno.

"Los cazadores de focas tomaban una mujer de una playa y simplemente la depositaban tiempo después en otra playa lejana".

La ausencia de diarios de viaje de estas primeras embarcaciones hace que sea muy difícil desentrañar la historia de la joven.

Su identidad es un misterio, pero sus huesos simbolizan la pérdida de vidas en la lucha por ocupar estas tierras inhóspitas.

29 de marzo de 1912: la expedición de Scott al Polo Sur

Robert Falcon Scott lideró el grupo de exploradores británicos que llegó al Polo Sur el 17 de enero de 1912, apenas tres semanas después de que un equipo noruego, dirigido por Roald Amundsen, emprendiera el regreso desde ese mismo lugar.

Para los cinco hombres, descubrir que no habían sido los primeros en alcanzar el Polo Sur fue devastador. Y poco después las cosas se tornarían mucho peor.

Carpa de la expedición Terra Nova, liderada por Robert Falcon Scott
Getty Images
Los exploradores pasaron días atrapados en su tienda de campaña por una feroz tormenta de nieve.

Llegar al polo se consideraba en esa época una prueba de fortaleza y Scott estaba bajo una enorme presión.

El explorador británico no solo debía enfrentar el clima extremo. También debía lidiar con las altas expectativas en Reino Unido.

"Lograr el objetivo o morir - ese es el espíritu con que Scott y sus hombres viajaron a la Antártica", dijo en un discurso de la época Leonard Darwin, hijo de Charles Darwin y entonces presidente de la Real Sociedad Geográfica británica.

"El capitán Scott probará una vez más que la hombría de esta nación no está muerta… y que el autorespeto de todo el país se fortalece con aventuras como esta", agregó Darwin.

Miembros de la partida de rescate que halló los cuerpos de Scott y sus compañeros de expedición
Getty Images
.Miembros de la partida de rescate que halló los cuerpos de Scott y los otros cuatro exploradores.

Scott no era immune a estas expectativas.

"En sus diarios puede verse que Scott estaba atormentado por ansiedad y por sus dudas sobre si estaba a la altura de las circunstancias", señaló a la BBC Max Jones, historiador de la Universidad de Manchester especializado en heroísmo y exploraciones polares.

"Creo que esos cuestionamientos tornan a Scott en una figura aún más interesante. Porque tenía defectos y debilidades".

A pesar de sus dudas, la mentalidad de "lograr el objetivo o morir" hizo que Scott y su grupo tomaran riesgos que hoy son difíciles de comprender.

Botas con piel y crampones
Getty Images
Un ejemplo de las botas con crampones usadas por los integrantes de la trágica expedición liderada por Scott al Polo Sur.

Cuando los exploradores emprendieron el retorno desde el Polo Sur, Edgar Evans fue el primero en morir, en febrero. Luego falleció Lawrence Oates, quien consideraba que su debilidad física era una carga para sus compañeros.

"Voy a salir afuera y tardaré en volver", dijo el 17 de marzo antes de abandonar la tienda de campaña.

Tal vez Oates no se había percatado de cuan cerca estaban todos sus compañeros de la muerte.

Los cuerpos de Evans y Oates jamás fueron hallados.

Pero los restos de Scott, Edward Wilson y Henry Bowers fueron descubiertos por una expedición de búsqueda meses después de su muerte.

Los tres hombres habían fallecido el 29 de marzo de 1912, de acuerdo a una entrada en el diario del Scott.

La expedición de búsqueda simplemente cubrió los cuerpos con nieve, en el mismo lugar en que habían sido encontrados.

Cruces en la Antártica
Getty Images
Cruces de madera recuerdan a algunas de las personas fallecidas en el continente helado.

"No creo que ningún ser humano haya contendido con lo que nosotros hemos debido enfrentar este último mes", escribió Scott en una de las últimas anotaciones de su diario.

El grupo sabía que estaba a solo 18 km de un depósito de alimentos, que podría haberlos salvado. Pero los exploradores pasaron días atrapados en su tienda de campaña por una feroz tormenta de nieve.

"Estaban dispuestos a arriesgar su vida en esa expedición y veían eso como algo legítimo", señaló Jones.

"Tal vez esa actitud era parte de una visión imperialista de la masculinidad, pero no había dudas de que estaban dispuestos a morir".

14 de octubre de 1965: Jeremy Bailey, David Wild y John Wilson

Cuatro hombres conducían un tractor de nieve Muskeg y trineos cerca de las montañas Heimefront, al este de la base científica Halley en el este de la Antártica, cerca del Mar de Weddell.

El Muskeg era un vehículo adaptado para transportar en el hielo personas y provisiones a lo largo de grandes distancias.

Vehículo con orugas balanceándose sobre una grieta en el hielo
Getty Images
Las grietas pueden ser letales. Este vehículo de una expedición en la década de los 50 logró apenas salvarse.

Tres de los hombres estaban en la cabina de tractor. El cuarto, John Ross, iba detrás en un trineo, junto a un grupo de perros esquimales que corría tras el vehículo.

El conductor del Muskeg era el científico Jeremy (Jerry) Bailey, cuya tarea era medir la profundidad del hielo detrás del tractor.

Bailey, David (Dai) Wild, un topógrafo, y John Wilson, un médico, no podían ver con claridad porque la nieve tapaba gran parte del pequeño parabrisas.

El grupo había viajado durante todo el día, turnándose entre el trineo y la cabina del tractor, más protegida y caliente.

Repentinamente los perros se detuvieron.

En medio de un gran silencio, Ross percibió que el Muskeg había desaparecido.

El Muskeg había caído unos 30 metros hasta el fondo de una grieta. La oruga del tractor estaba vertical contra una de las paredes de hielo, y contra la otra se encontraba la cabina aplastada.

Ross gritó a sus compañeros durante 20 minutos hasta que escuchó un sonido.

El diálogo fue breve, según relató después el explorador.

Ross: ¿Dai?

Bailey: Dai está muerto. Soy yo.

Ross: ¿Eres John o Jerry?

Bailey: Jerry.

Ross: ¿Cómo está John?

Bailey: Lo perdimos.

Ross: ¿Y cómo estás tú?

Bailey: Estoy hecho pedazos.

Ross: ¿Puedes moverte o atar una soga alrededor de tu cuerpo?

Bailey: Estoy hecho pedazos.

Ross intentó descender por la grieta. Bailey le advirtió que no se arriesgara, pero Ross no desistió.

De pronto Ross escuchó un alarido desde el fondo de la grieta. Y luego de ese grito, Bailey ya no respondió.

Expedición con un Muskeg
Getty Images
Esta expedición de fines de la década de los 50 también usó un Muskeg, el mismo tipo de vehículo que cayó en una grieta en la expedición científica de Jeremy Bailey, David Wild y John Wilson en 1965.

Registros de la época indican que el día de la tragedia soplaban vientos fuertes que esparcían violentamente la nieve.

La tormenta de nieve habría impedido a los hombres en la cabina ver la fina línea azul en el hielo que delataba una posible grieta.

"Imagínate que estás en esa cabina con hielo en el parabrisas y tus manos están congeladas", dijo Rod Rhys Jones, uno de los miembros de la misma expedición que ese día había permanecido en la base.

Jones se pregunta si sus compañeros habían recibido el entrenamiento adecuado para viajar en Muskeg en las planicies heladas de la Antártica.

Los exploradores eran muy jóvenes, acababan de graduarse de la universidad y tenían poca experiencia en como lidiar con condiciones climáticas extremas.

Casi todo el tiempo de preparación había sido dedicado a aprender a operar los instrumentos científicos, no a cómo evitar accidentes.

Un monumento partido en dos continentes

Las muertes en la Antártica han llevado a la introducción de cambios en las prácticas de trabajo en el continente.

Aún se producen accidentes fatales, pero las condiciones son menos riesgosas.

Lo que no cambia para los familiares y amigos de las víctimas es el esfuerzo por impedir que sean olvidadas.

Fuera del Instituto de Investigación Polar Scott en Cambridge, Inglaterra, dos pilares curvos de madera de roble se inclinan hasta tocarse ligeramente en la parte superior.

Dos grandes pilares de roble curvos que se tocan apenas en la parte superior
British Antarctic Monument Trust
Una parte del monumento a las víctimas se encuentra fuera del Instituto de Investigación Polar Scott en Cambridge, Inglaterra.

Los pilares son la mitad de un monumento a los muertos en la Antártica.

El memorial fue erigido por la Fundación Británica del Monumento Antártico, establecida por Rod Rhys Jones y Brian Dorsett-Bailey, hermano de Jeremy, para honrar a todos aquellos que fallecieron en tierras antárticas.

La otra mitad del monumento es una larga pieza de acero que se inclina hacia el mar en Puerto Stanley, en las Islas Falkland o Malvinas, desde donde muchos exploradores emprenden el último tramo de su viaje a la Antártica.

Monumento de metal inclinado hacia el mar en Puerto Stanley, en las Islas Falkland o Malvinas
British Antarctic Monument Trust
Y en el espacio vacío entre los pilares encaja perfectamente la segunda parte del monumento que se encuentra en Puerto Stanley, en las Islas Falkland o Malvinas.

Los pilares de roble enmarcan un vacío entre ellos, y en ese espacio encaja perfectamente la pieza de metal a miles de kilómetros en Puerto Stanley.

El monumento abarca dos hemisferios. Y conecta simbólicamente el hogar de muchos exploradores con el continente al que partieron por última vez.

Puedes leer la nota original en inglés en el sitio de BBC Future.

BBC
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...