Rugby > MUNDIAL DE RUGBY

El nuevo rugby es de los que defienden: qué esperar de Inglaterra-Sudáfrica, la final del mundo

Cuatro años después del rugby total, dos equipos defensivos definen el sábado la copa del mundo

Tiempo de lectura: -'

01 de noviembre de 2019 a las 12:50

Hace cuatro años el mundo del rugby tenía una narrativa clara: el futuro del juego estaba en el Sur, que jugaba un rugby dinámico, veloz, ofensivo, de más ataque con pelota en mano que juego con el pie. Las cuatro potencias del Sur llegaban a semifinales, y los finalistas eran los perfectos All Blacks y los super ofensivos Wallabies, un equipo que, según su entrenador Michael Cheika, no analiza los rivales y se centra en desarrollar la mayor cantidad de juego ofensivo posible.

Cuatro años después esa narrativa se hizo añicos. Fueron los cuatro años de Eddie Jones, el estratega que revivió a Inglaterra de las cenizas y lo transformó en una máquina de defender.

Esa Inglaterra, la defensiva de Eddie Jones, llega a la final del Mundial de rugby de este sábado a la hora 6 (ESPN3 en vivo). Lo hizo tras vencer en semis a Nueva Zelanda, logrando lo que parecía imposible. Lo logró saliendo a atacar primero, sumando el primer try del partido, pero luego lo enloqueció a pura defensa, robándole pelotas en el contacto (19 turnovers, entre robos, penales y pescas), complicándole el line y usando mucho el pie para generar presión. Y lo mantuvo durante los 80 minutos, una intensidad impresionante teniendo en cuenta que enfrente estaba el mejor equipo del mundo, que directamente no tuvo chances ofensivas (su try vino de un line robado a Inglaterra en extrema defensa). 

Lo mismo hicieron ante Australia donde tuvieron cifras impresionantes: muy poco la pelota y el territorio (36% y 38%) pero gran uso del pie (731 metros ganados contra 391) y del tackle (191 tackles) para anular a Australia y terminar goleándolo 41-16.

Enfrentará a Sudáfrica, el menos vistoso de los cuatro equipos del hemisferio Sur, el que no anda con poesía: fiel a la tradición de los Springboks, va directo al contacto, a ganar esa batalla física, y después agrega un poco de juego.

Sudáfrica también tuvo un partido defensivo supremo: fue en los cuartos de final ante Japón (26-3), donde tuvo menos pelota y territorio (46% y 32%) pero lo desgastó y terminó liquidándolo en el segundo tiempo, cuando a los japoneses se les acabó la nafta. Contra Gales (19-16) pateó y presionó, pacientemente, hasta generar los puntos.

Es la final de los que piensan en disminuir al rival antes de largar su juego, y de los no se ponen colorados por jugar “feo”, si el partido así lo pide. El péndulo se movió, lo que en definitiva habla de un deporte dinámico, que obliga permanentemente a actualizar los libros.

Qué prestar atención, entonces de la final

Juego físico: la batalla siempre empieza a definirse allí, pero aún más lo hará en esta final. Los dos tienen jugadores muy potentes en el contacto: en Inglaterra los hermanos Vunipola, el segunda línea Itoje, los alas Underhill y Curry Tuilagi, en Sudáfrica Etzebeth, Vermeulen, Kolisi: si consiguen ganar el contacto y desordenar a la defensa rival, pueden aparecer los espacios.

En cuanto a la defensa, los dos tienen tackleadores fieros, y jugadores especialistas en complicar el juego rival cuando la pelota va al suelo. En Inglaterra, los jóvenes Underhill y Curry son dos de las revelaciones del torneo, mientras que Itoje y es un especialista en robar pelotas en el contacto. En Sudáfrica, Du Toit, De Allende, Kolisi también serán clave en ese trabajo defensivo.

Formaciones fijas: los dos han apostado de manera decidida al scrum y line, y le generaron problemas a todos los rivales.

Uso del pie: tienen especialistas (Pollard-de Klerk-Le Roux en Sudáfrica, Ford-Farrell en Inglaterra) que intentarán permanentemente pasarle la presión al rival, completándolo con su presión defensiva. Fuente clave de penales o pelotas recuperadas.

Conducción: el doble eje Ford-Farrell en Inglaterra le da opciones para atacar o usar el pie. En Sudáfrica, cuando de Klerk ha sido desnivelante para cambiar la velocidad al juego. 

Definidorers: Cheslin Kolbe es una de las sensaciones del Mundial. Con apenas 1.70 y 74 kilos, es elusivo pero no le rehúye al contacto. Viene sufriendo con una lesión de tobillo, pero si está al 100% puede ser clave para encontrar espacios donde no los hay. Del otro lado esa tarea estará centrada fundamentalmente en Anthony Watson.

Detalles
Quienes: Inglaterra-Sudáfrica
Cuándo: Sábado, 6AM
Dónde: ESPN3 (TV) RWC Radio (radio https://www.rugbyworldcup.com/live-audio)
 

XV de Inglaterra: Daly - Watson, M. Tuilagi, O. Farrell (cap.), May - Ford, B. Youngs - Underhill, B. Vunipola, T. Curry - Lawes, Itoje - Sinckler, George, M. Vunipola

Suplentes: Cowan-Dickie, Marler, Cole, Kruis, Wilson, Spencer, H. Slade, Jon. Joseph

XV de Sudáfrica: W. Le Roux - Kolbe, Am, De Allende, Mapimpi - Pollard, De Klerk - P.S. Du Toit, Vermeulen, Kolisi (cap.) - De Jager, Etzebeth - Malherbe, Mbonambi, Mtawarira

Suplentes: Marx, Kitshoff, Koch, Snyman, Mostert, Louw, H. Jantjies, F. Steyn

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...