The Sótano > THE SÓTANO

El Oscar tiene la culpa de todo

La corrección política y las observaciones carentes de argumentos válidos no dejan territorio sin ocupar, incluso los premios artísticos sufren las consecuencias

Tiempo de lectura: -'

18 de enero de 2020 a las 05:02

Después del primer domingo de febrero, en el que se juega el Super Bowl, no pasa nada importante en el mundo de los deportes. Pero como el público mundial se ha hecho adicto irrestricto a las competencias de todo tipo, tenemos ahora, en el segundo domingo de ese mes, la entrega de los premios Oscar. En los últimos años los ratings de audiencia han caído, por lo tanto, es una ceremonia de capa caída. Sin embargo, todos opinan; primero sobre los nominados, y luego sobre los ganadores. En ese contexto de libre albedrio total, las idioteces disfrazadas de opinión importante se expanden. 

Cualquiera opina y dice sandeces, desde Jair Bolsonaro, presidente brasileño (enojado con una de las decisiones de la Academia), hasta la secta admiradora de Jennifer Lopez, y de otras actrices y actores que no son blancos ni han sido incluidos en la nómina. La tribu de admiradores de la cantante y actriz está furiosa porque su ídolo que canta y baila no fue nominada en la categoría Mejor actriz por su labor en la película Hustlers (Estafadoras de Wall Street).

Lo más insólito, síntoma de una época a la deriva, es que hay quienes encuentran en la no-nominación de la susodicha famosa un acto de racismo. He visto dicha película, un bodrio total, y también he visto una infinidad de otras, en las cuales las actrices hacen un mejor trabajo que Lopez y nunca de ellas ha sido tenida en cuenta para el tradicional premio.

Por lo tanto, lo que algunos consideran una injusticia, esto es, que no la tuvieran en cuenta, es en verdad un acto de pura justicia humana, ni divina ni racial. Hay no menos de otras diez actrices que hubieran merecido más que Lopez ser nominadas. Son tan casi fascistas los tiempos en los que vivimos, que incluso en cuestiones estéticas –tal vez las más difíciles de coincidir– hay quienes hallan racismo y marginación basada en cuestiones de piel.

Los 9.226 miembros (si todos los que han sido invitados a integrarse el año pasado aceptaran la invitación) de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas son, según opinan tantos en estos días, una manga de blancos racistas que hacen todo lo posible para ningunear a negros, latinos y todos aquellos que no sean anglosajones, aunque los ítalo-americanos también califiquen para recibir beneficios, de ahí que vuelvan a ser nominados Leonardo di Caprio y Martin Scorsese.

Los ataques furibundos, la mayoría de ellos a través de las redes sociales, vuelven a ser por el manido asunto de siempre: la supuesta falta de diversidad. Cualquier amante riguroso de cine estará pronto en desacuerdo con la opinión hoy en día circulante. Por otra parte, resulta falsa. Carece de fundamentación, de argumentos. Pero, claro, en la actualidad queda bien protestar por todo. Y, como si fuera poco, las redes sociales facilitan la idiotez y auspician la proliferación de gansadas en masa.

Respecto a lo poco convincente que resulta la afirmación de que los premios Oscar están en contra de la diversidad, hay un argumento concluyente. Durante la pasada década, los ganadores en la categoría individual de mayor importancia, han sido los siguientes directores: Michel Hazanavicius (judío de origen lituano), por El Artista (2011); Ang Lee (taiwanés) por La vida de Pi (2012); Alfonso Cuarón (mexicano), por Gravedad (2013); Alejandro González Iñárritu (mexicano), por Birdman o la inesperada virtud de la ignorancia (2014); Alejandro González Iñárritu, por El renacido (2015); Damien Sayre Chazelle (franco-americano) por La La Land. La ciudad de los sueños (2016); Guillermo del Toro (mexicano); por La forma del agua (2017); y Alfonso Cuarón (mexicano) por Roma (2018).  Este año tiene grandes chances de ganar el surcoreano Bong Joon-ho, director de la extraordinaria Snowpiercer (2013), nominado por Parásito.

El tema da para bastante más, y sobre el mismo voy a volver antes de que los premios se entreguen, el domingo 9 de febrero. Tengo otros argumentos para presentar.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...