The Sótano > THE SOTANO/ EDUARDO ESPINA

El padre de muchos

Hay pocas más estadounidenses que Jerry Lewis

Tiempo de lectura: -'

22 de agosto de 2017 a las 05:00

Pocas cosas más estadounidenses que Jerry Lewis (1926-2017). Tan estadounidense, como los autos Ford y los vaqueros Levy's. Fue un genio del humor que nunca tuvo en su país el gran reconocimiento que debería haber tenido. Su carrera fue una de las más insólitas que se conocen en la industria del entretenimiento.

En sus comienzos, poco tiempo necesitó para convertirse en estrella, gracias a su presencia en el dúo de alta comedia que hacía con Dean Martin y del cual puede decirse que fue la usina principal de los mejores momentos en términos estrictos de originalidad a la hora de escribir los libretos y ejecutarlos.

Además, y muy principalmente, Lewis fue uno de los grandes humoristas del cine y en su filmografía figuran varias películas a la altura de las mejores de Charles Chaplin, Buster Keaton, y Abbott y Costello. Obras maestras no son solo The Delicate Delinquent y El profesor chiflado; hay otras.

A Lewis lo copiaron todos lo que vinieron después, pero igual así, considerando todos los aportes de novedad que hizo, nunca recibió ninguna de las distinciones mayores, por la simple razón de que ahuyentaba a mucha gente con sus comentarios políticamente incorrectos.

En uno de ellos dijo que veía a las mujeres como máquinas productoras de bebés. Lewis dirigió una de las películas más controvertidas que se han hecho y que nunca llegó a estrenarse, aunque se dijo que iba a exhibirse en el festival de Cannes de 1973.

En The Day the Clown Cried (El día que el payaso lloró), que él mismo dirigió, Jerry interpreta al payaso Helmut Doork, quien durante la segunda guerra mundial entretenía a niños judíos antes de llevarlos a la cámara de gas.

De la película, filmada en París y Suecia, se hizo un documental, pero poca gente la vio completa. La Biblioteca del Congreso la compró, con la condición de que no podrá exhibirla hasta junio de 2024.

Creador de un tipo de humor único, Lewis interpretó y dirigió películas fuera del canon, como la mencionada, pues, por encima de todo, fue un francotirador, un agitador nato, característica determinante de aquellos que se sienten inventores, que saben que están haciendo algo que hasta entonces nadie había hecho.

Comentarios