Cargando...
Papa Francisco con el Presidente de Kazajistán

Mundo > Francisco en Kazajistán

El Papa defendió el multilateralismo y calificó como “insensata y trágica” la guerra en Ucrania

En el marco de lo que definió como una “peregrinación de diálogo y paz”, llegó al país asiático para participar del VII Congreso de Líderes de las Religiones Mundiales y Tradicionales

Tiempo de lectura: -'

14 de septiembre de 2022 a las 05:04

En la primera jornada de su visita de tres días a Kazajistán para participar mañana y el jueves del VII Congreso de Líderes de las Religiones Mundiales y Tradicionales, el papa Francisco realizó una fuerte defensa del multilateralismo, pidió que no se formen "bloques contrapuestos" en medio de la "insensata y trágica" guerra en Ucrania y advirtió que la paz es "esencial" para el desarrollo global.

Lo afirmó a poco de arribar al aeropuerto de Nur-Sultán, la capital del país, ante las autoridades locales y en el inicio de lo que definió como una "peregrinación de diálogo y paz" centrada en su participación en el congreso con líderes cristianos, judíos, musulmanes y de otros credos; pero que no contará con la asistencia del patriarca Kiril, de la Iglesia Ortodoxa, quien defendió en varias ocasiones la “operación militar” de Moscú en Ucrania.

Francisco llegó a Nur-Sultán en un avión de bandera italiana que, producto del cierre del espacio aéreo ruso para los aviones de la Unión Europea, debió cubrir los 5.300 kilómetros de distancia desde Roma atravesando el sur del continente y sobrevolando Croacia, Bosnia, Serbia, Bulgaria, Turquía, Georgia y Azerbaiyán.

"Juan Pablo II vino aquí a sembrar esperanza, inmediatamente después de los trágicos atentados del 2001. Yo llego aquí mientras está en curso la insensata y trágica guerra originada por la invasión de Ucrania, mientras otros enfrentamientos y amenazas de conflictos ponen en peligro nuestra época", dijo el pontífice, trazando así un paralelismo entre su visita y la de su antecesor días después de los atentados a las Torres Gemelas.

"Vengo para amplificar el grito de tantos que imploran la paz, camino de desarrollo esencial para nuestro mundo globalizado", afirmó el Papa al insistir en la necesidad de propiciar más diálogos de alto nivel para desarmar las lógicas polarizantes. "Es cada vez más apremiante la necesidad de extender el compromiso diplomático (…) porque el problema de algunos es hoy problema de todos, y quien ostenta más poder (…) tiene más responsabilidad", afirmó Jorge Bergoglio en la exrepública soviética.

Su visita coincide con la del presidente de China, Xi Jinping, quien viajará mañana a Samarcanda, en Uzbekistán, para participar con su homólogo de Rusia, Vladímir Putin, y el primer ministro de India, Narendra Modi, en una nueva cumbre Organización de Cooperación de Shanghái (OCS), una plataforma esencial para Beijing en el desarrollo de la Nueva Ruta de la Seda.

En un hecho que las agencias internacionales calificaron como “excepcional” y “colorido”, Francisco fue recibido a lo largo de los 15 kilómetros que hay desde el aeropuerto al Palacio Presidencial por las clásicas banderas blancas y amarillas del Vaticano, que se alternaron con las rojas de China por la visita de Xi.

Francisco también planteó que se necesitan "líderes que, a nivel internacional, permitan a los pueblos entenderse y dialogar, y generen un nuevo espíritu de Helsinki", en referencia a las conferencias concretadas entre 1973 y 1975 sobre seguridad y cooperación en Europa que disminuyeron las tensiones entre la OTAN y Moscú luego de décadas de Guerra Fría.

Francisco, además, calificó a Kazajistán como una "tierra de mártires y creyentes, tierra de deportados y héroes, tierra de pensadores y artistas que lleva impresa una gloriosa historia de cultura, humanidad y sufrimiento".

Una referencia a los campos forzados o Gulag que funcionaron en el país durante la era soviética, en especial el campo de Karlag, por donde pasaron más de 1 millón de personas. El Papa se preguntó: “¿Cómo no recordar los campos de prisioneros y las deportaciones en masa que han visto a tantas poblaciones oprimidas en las ciudades y en las vastas estepas de estas regiones?".

En su primera intervención pública antes de reunirse con el presidente kazajo Kasim-Yomart Tokayev, Francisco elogió las reformas institucionales que se iniciaron en el país luego de la masiva revuelta social de principios de año, que se dispararon por el aumento de los precios de los combustibles en un país rico hidrocarburos y que hasta el año anterior había conducido con mano de hierro desde 1984 Nursultán Nazarbáyev, quien se convirtió en primer ministro cuando el país todavía era una república soviética y cedió el poder en 2019.

"Es un camino meritorio y exigente que no es breve y requiere proseguir hacia la meta sin volverse atrás. La confianza en quien gobierna aumenta cuando las promesas se cumplen", aseguró frente a un público en el que estaba Tokayev, quien asumió en 2019 con la promesa de impulsar “un nuevo Kazajistán”, objetivo refrendado por el 77% de los kazajos en junio pasado durante el referéndum que aprobó iniciar una reforma constitucional para dejar atrás la arquitectura institucional heredada de la Unión Soviética.

En su primera actividad oficial, Francisco se reunió durante media hora en el Palacio Presidencial con Tokayev. Antes, en la sala de Conciertos Qazaq, uno de los emblemas arquitectónicos de la ciudad, Francisco afirmó la necesidad de que “la democracia y la modernización no se queden sólo en palabras” y “confluyan en un servicio concreto (…) que de respuestas a las necesidades legítimas de la sociedad civil y las organizaciones no gubernamentales y humanitarias” con “una atención particular respecto a los trabajadores, los jóvenes y los sectores más débiles".

Preguntado sobre la posibilidad de un encuentro privado con el Xi, Francisco se limitó a señalar que la reunión no estaba agendada, pero renovó su disposición para visitar China, país con el que el Vaticano no tiene relaciones diplomáticas, pero sí un acuerdo impulsado por el propio Francisco en 2018 para la designación conjunta de obispos, el acercamiento más importante entre Beijing y el Vaticano en las últimas cinco décadas.

El Papa también hizo una referencia, aunque no explícita, a las protestas sociales de fines de 2021 y principios de este año que sacudieron Kazajistán y dejaron un centenar y medio de muertos y 6.000 detenidos, en medio de una ira generalizada que incluyó saqueos. "Pienso también en la necesidad de una cierta seguridad económica, que aquí al inicio del año ha sido pedida en regiones donde, no obstante los ingentes recursos energéticos, se advierten diversas dificultades", agregó.

Ya en términos generales, Francisco se refirió al desafío de un desarrollo integral que alertó “está secuestrado por una injusticia difundida, que provoca una distribución desigual de los recursos". Según el Papa, una tarea del Estado, pero también del sector privado, que debe “tratar a todos los integrantes de la población con justicia y paridad de derechos y deberes, y promover el desarrollo económico no en razón de las ganancias de unos pocos, sino de la dignidad de cada trabajador", concluyó.

(AFP / Vatican News)

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...