Nacional > Frontera de Rivera

El reclamo de la prefeita de Livramento, la propuesta del MSP y la decisión de Lacalle

En el lado brasileño cerraron los comercios cuando hubo un pico de infectados, pero en Uruguay optaron porque estén abiertos 

Tiempo de lectura: -'

28 de mayo de 2020 a las 05:03

El Ministerio de Salud Pública (MSP) anunció el domingo por la noche en un comunicado a través de cuenta de Twitter una serie de medidas ante el foco de coronavirus en la ciudad de Rivera, que limita con la brasileña Santana do Livramento. Entre esas disposiciones se anunció que se realizarían gestiones para el cierre de comercios por 15 días y la posterior evaluación epidemiológica de la situación. Las autoridades aclararon en el escrito que las resoluciones estaban supeditadas a lo que terminaran definiendo las autoridades nacionales ya que las medidas se resolvieron entre los gobiernos de Rivera y Santana do Livramento. Y el presidente Luis Lacalle Pou determinó desestimar esa definición.

La “libertad responsable” es un concepto que el mandatario ha repetido desde que se declaró la emergencia sanitaria y en el que insistió en su reunión con autoridades sanitarias y municipales de Rivera. En esa línea decidió que los comercios permanezcan abiertos bajo entera responsabilidad de los comerciantes de que se cumplan los protocolos sanitarios correspondientes.

Lacalle se reunió temprano en la mañana del lunes con el Centro Coordinador de Emergencia Departamental de Rivera y las autoridades de ese departamento. Allí se le detalló al mandatario lo conversado en una reunión previa del domingo, de la que también participó la directora de coordinación del Ministerio de Salud Pública, Karina Rando.

La intendenta de Rivera, Alma Galup, contó a El Observador que el objetivo de la reunión previa al encuentro con el mandatario era poder entregarle insumos para que luego el presidente resolviera. “Yo me tomo el trabajo de analizar, de pensar y después resuelvo”, le dijo Lacalle a Galup el lunes y le pidió un despacho para poder reunirse con su grupo de confianza para analizar qué medidas tomar.

Lacalle se había reunido también con comerciantes y encargados de freeshop que le comentaron sobre la delicada situación económica del sector. “La decisión fue de acuerdo a los insumos de la reunión y a la realidad que vio porque vinieron comerciantes y de freeshop y ellos pusieron todo sobre la mesa”, sostuvo Galup

La intendenta aseguró que son 15 días “con enorme fiscalización y es una forma de dar la confianza a lo que manifestaron (los comerciantes), a su trabajo”.

La prefeita de Santana do Livramento, Mari Machado, tiene una visión un tanto diferente. Para la jerarca brasileña “es muy difícil controlar el número de personas” que van de una ciudad a otra –que funcionan como binacionales- sin políticas más restrictivas al comercio.

“Prohibimos la entrada de ómnibus y camionetas de turismo, pero no tenemos cómo frenar los carros particulares. Solamente el sábado registramos 900 autos de turistas entrando por Livramento para Rivera, en gran parte motivados por las publicidades de freeshop en canales de televisión”, dijo al portal brasileño A Plateia.

Machado sostuvo en un encuentro con prefeitos de la región de la Frontera Oeste de Río Grande del Sur y el gobernador Eduardo Leite que en el encuentro del domingo –previo a la llegada de Lacalle- se debatieron varias medidas para contener el avance del covid-19 en las ciudades binacionales y remarcó que en Livramento los comercios fueron cerrados por un mes cuando hubo un pico de 20 casos.

La importancia de reactivar el tratado con Brasil   

Al reunirse con su equipo en Rivera, Lacalle Pou llamó al mandatario brasileño Jair Bolsonaro, en un contacto en el que acordaron "poner en práctica" un tratado de cooperación de las ciudades binacionales, que fue firmado en el gobierno de Jorge Battle y tiene una actualización firmada en Río de Janeiro en 2008, durante las presidencias de Tabaré Vázquez y Luiz Inácio Lula da Silva, y un ajuste de 2009 que se centra en la prestación de servicios de salud, según informó el actual mandatario en conferencia de prensa.

El Acuerdo sobre permiso de residencia, estudio y trabajo de nacionales fronterizos uruguayos y brasileños para prestación de servicios de salud  tiene como objetivo que las ciudades binacionales se complementen a nivel sanitario.

La importancia para Uruguay de esa comisión es que habilita a que se realicen las mismas acciones sanitarias en un lado que en el otro, es decir que habilita a utilizar las mismas herramientas para contener focos que surjan en Livramento o en la ciudad de Rivera.

El canciller Ernesto Talvi explicó a El Observador que una vez que Lacalle y Bolsonaro acordaron reactivarlo y que el ministro se comunicó con su par brasileño, Ernesto Araújo, el rol de la comisión pasa a ser cumplido por los ministerios de salud, la Intendencia de Rivera y la prefeitura de Santana do Livramento y los prestadores de salud de ambos lados. El gobierno está terminando de definir a los integrantes uruguayos de la comisión.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...