Personajes > Mirá las fotos

El último viaje de Meghan Markle y el príncipe Harry antes de ser padres

La pareja real espera su primer hijo para abril

Tiempo de lectura: -'

25 de febrero de 2019 a las 16:40

El príncipe Enrique y su esposa Meghan llegaron la noche del sábado a Casablanca, en su último viaje oficial al extranjero antes del nacimiento de su primer hijo, previsto en la primavera boreal. Para acompañar a la exactriz estadounidense en sus diferentes actividades en un pueblo de la cordillera del Atlas, la mañana del domingo, y en la capital marroquí, se estableció un "dispositivo médico", según fuentes autorizadas.

A su llegada, el príncipe Enrique, en traje gris claro, y la duquesa de Sussex –con un vestido rojo firmado por Valentino acompañado por una cartera de la misma casa– fueron recibidos con una tradicional bandeja de dátiles, una muestra de hospitalidad en Marruecos.

Esta visita de dos días, organizada a pedido de la reina Isabel II, preocupa a algunos medios británicos como el tabloide Daily Mirror, que describió a Marruecos como "una zona peligrosa" y a su capital, Rabat, como una "ciudad amotinada". Antes de la llegada de la pareja real, fuentes diplomáticas locales recordaron que el país es "un polo de estabilidad en el norte de África".

El jueves, la policía dispersó por la fuerza una manifestación de maestros en Rabat organizada con motivo del aniversario del movimiento prodemocracia del 20 de febrero, nacido en 2011, dejando varios heridos.

Enrique y Meghan se enfocaron durante su visita en la situación de las mujeres, el acceso a la educación de las niñas o la inclusión de los discapacitados. Una de sus actividades fue degustar especialidades marroquíes preparadas por jóvenes en dificultades con la ayuda del conocido chef marroquí Moha. 

El lunes visitaron una escuela de terapia ecuestre para jóvenes discapacitados en un centro de deportes hípicos de Rabat, capital de Marruecos. Ambos hablaron con responsables de asociaciones y monitores especializados en los programas de desarrollo corporal basados en la relación con los caballos.

En el centro real de deportes ecuestres, el duque y la duquesa de Sussex también conocieron a dos niños y una niña de doce años que estaban cuidando unos ponis. Enrique, muy aficionado a la equitación, dijo que echaba de menos a sus caballos, según tuits publicados por los que siguen la visita real.

Markle también habló con varias personas, entre ellas Driss, de 24 años, que tiene dificultades de elocución, Ikram, de 19 años, con síndrome de Down, y Zakaria, un joven de 20 años que logró mejorar su movilidad gracias a la terapia ecuestre. La exactriz estadounidense, que llevaba una chaqueta color kaki y botas de equitación, seguía luciendo un tatuaje tradicional de jena que le hicieron el domingo en un pueblo de las montañas del Atlas, al sur de Marrakech. 

La pareja real, que se aloja en una residencia durante su estadía, concluye su visita la mañana del martes, tras un encuentro con miembros de la familia real marroquí el lunes en Rabat.

Durante su estadía, Markle priorizó la comodidad en la mayoría de los acontecimientos. Eligió jeans, remeras, algunos blazers, un vestido negro plisado y zapatos chatos. Sin embargo para la cena de bienvenida en la casa del embajador británico en Rabat optó por un diseño de Dior.  

En base a AFP. 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...