Cargando...

Mundo > Estados Unidos

Elecciones EEUU: La "guerrilla" republicana que busca derrotar a Donald Trump

Además de las voces republicanas que apoyaron a Joe Biden en la Convención Demócrata, el Proyecto Lincoln se propone acabar con el "trumpismo"

Tiempo de lectura: -'

24 de agosto de 2020 a las 05:02

La cuenta regresiva para las elecciones de Estados Unidos avanza inexorable. Cuando Barack Obama pronunció su fuerte mensaje contra Donald Trump en la Convención Demócrata el miércoles de la semana pasada remarcó el dato un par de veces: 76 días ¿Será también la cuenta regresiva para el polémico mandato del actual presidente de Estados Unidos?

Si hoy fuera la elección (cuando ya faltan 72 días), Trump la perdería, según el promedio de las encuestas electorales que lo ubica con una desventaja de algo más de 7 puntos. Y aunque el martes 3 de noviembre está cada vez más próximo, el “enemigo” es formidable, como demostró en 2016 cuando venció contra pronóstico.

La Convención Demócrata que concluyó el jueves cuando Joe Biden aceptó la candidatura demócrata y prometió sacar a su país de “esta temporada de oscuridad”, dejó, al menos dos certezas: la unidad del Partido Demócrata en torno a su candidato, no solo por el respaldo de pesos pesados que ocuparon la Casa Blanca –Obama, Bill Clinton, Jimmy Carter – sino también por el apoyo recibido de quienes compitieron con él –con el “progresista” Bernie Sanders a la cabeza – por la nominación demócrata. La otra certeza, es el activismo de republicanos en contra de Donald Trump.

 “Hay republicanos que quieren votar por Joe Biden y es importante que vean que no están solos”, dijo antes del inicio de la convención el congresista por Luisiana Cedric Richmond, que copreside la campaña de Biden.

Un anuncio de lo que ocurriría durante el evento virtual de los demócratas en el que tuvieron espacio y voz el exsecretario de Estado Colin Powell, el exgobernador de Ohio John Kasich y la exgobernadora Christine Whitman, quien fuera también administradora de la Agencia de Protección Ambiental con George W. Bush entre 2001 y 2003.

Conscientes de la envergadura de la disputa electoral, los demócratas apelan a la “unificación” del país, más allá de una etiqueta partidista. Richmond enfatizó que el lema de la convención es “We the people” (Nosotros, el pueblo) porque se trata de restaurar el “alma de la nación”.

El mensaje de Powell, un general de cuatro estrellas que fue jefe del Estado Mayor Conjunto en la administración de George H W Bush y luego secretario de Estado con su hijo, replicó casi con exactitud las palabras del demócrata Richmond. “Hoy somos un país dividido, y tenemos un presidente que esta haciendo todo lo que pueda para que eso sea así y que se mantenga así, pero qué diferencia sería tener un presidente que nos una, que restablezca nuestra fortaleza y nuestra alma”, dijo.

Kasich, el exgobernador de Ohio, se mostró orgulloso de su herencia republicana, del partido de Abraham Lincoln que refleja “los principios de la unidad para un propósito mayor”. “Pero muchos de nosotros estamos muy preocupados por la trayectoria que hemos llevado en los últimos cuatro años que nos ha llevado a la división, disfunción e irresponsabilidad. Seguir ese camino va a generar consecuencias terribles para el alma de Estados Unidos”, expresó.

Diferentes analistas han dado cuenta de movimientos en el seno del partido republicano, sobre el que Trump ha ejercido un férreo e intimidante control, en la medida en que las proyecciones electorales pueden poner en riesgo sus bancas parlamentarias. Hay prevención ante la posibilidad de que los demócratas amplíen su mayoría en la Cámara de Representantes y amenacen el control republicano del Senado.

El diario La Vanguardia de Barcelona, por medio de su corresponsalía en Nueva York, indicó “que la supervivencia política está por encima de intimidaciones”. Hizo alusión a fuentes del partido que habrían reconocido que la suerte de tregua entre fracciones beligerantes de la interna republicana pudiera llegar a su fin si fracasa la reelección de Trump.

El Proyecto Lincoln

Y hay grupos que trabajan sin desmayo dentro de las filas republicanas por el fracaso de la nueva elección de Trump.

The Lincoln Project, un comité de acción política creado a fines de 2019 por un grupo de republicanos, tiene como objetivo expreso evitar la reelección del actual presidente de Estados Unidos.

Mike Madrid, uno de los fundadores de este comité político, consultado por el diario ABC  señala que su único propósito es acabar con Trump y el “trumpismo”. Consultor político del partido republicano en California, Madrid apunta que Trump “representa algo muy diferente a lo que ha sido el partido republicano. Su programa es nacionalista y populista, no es conservador”.

En El Proyecto Lincoln coinciden voceros de la política conservadora, que tuvieron figuración en las campañas de George H.W. Bush y John McCain. Uno de los nombres del comité es el de George Conway, un abogado que es un crítico del presidente Trump y, a la vez, esposo de Kellayne Conway, que dirigió la campaña electoral que llevó a Trump al triunfo en 2016.

Fue precisamente un artículo de Conway, publicado el 17 de diciembre pasado en  The New York Times, el que anunció el nacimiento de este grupo antiTrump.

ABC advierte que el tamaño de El Proyecto Lincoln es minúsculo comparado con la poderosa maquinaria electoral de Trump. Pero el medio describe su acción como la típica de una guerra de guerrillas, sobre todo en las redes sociales “con videos críticos, punzantes y satíricos” hacia el Presidente. "Una de las claves de su éxito es entender la psique de Trump: proyectan sus anuncios en canales de televisión y en regiones donde está el mandatario, un adicto a la pequeña pantalla. La reacción furiosa de Trump en redes sociales es lo que ha dado mayor altavoz a The Lincoln Project", apunta el medio

A esta labor de zapa contra el "trumpismo" y a la unidad proclamada por Powell, se sumaron las voces de 70 republicanos, que ocuparon cargos en la Seguridad Nacional y que el viernes 21 difundieron una carta en la que señalan que Trump "carece del carácter y la competencia para conducir esta nación".

Entre los firmantes de la carta están el exdirector de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) Michael Hayden, el exdirector de Inteligencia John Negroponte y exsecretario de Defensa Chuck Hagel, según recoge el diario Clarín de Buenos Aires. 

El texto afirmó que Trump "ha dañado gravemente el papel de EEUU como líder mundial", "ha solicitado la influencia extranjera y ha socavado la confianza en nuestra elección presidencial", "se ha alineado con dictadores" y "ha insultado a nuestras fuerzas armadas, las agencias de inteligencia y diplomáticos".

Dudan los jubilados

Una nota de AFP analizó un segmento del voto republicano en Florida, uno de los estados péndulo (swing states) , cuya variación electoral de un período a otro puede tener incidencia notoria en el resultado electoral, junto con Arizona, Carolina del Norte, Wisconsin, hasta una decena o más de estados.
El artículo reflejó la opinión de un sólido republicano de Florida, Jim Farr, de 77 años, al que le disgusta la idea de votar por un candidato demócrata. Pero le da más miedo reelegir al presidente Donald Trump.
Jubilado en Kissimmee, en el centro de Florida, Farr es devoto cristiano y cree en un "capitalismo compasivo" como modelo económico. En otras palabras: el partido Republicano no ha perdido un simpatizante. Pero Trump sí. 
"A él no parece importarle la verdad, y la verdad es muy importante para mí. Él no contrasta los hechos", dijo Farr, decepcionado del presidente que eligió en 2016.
Cuando Trump se dio a sí mismo una nota de "10 sobre 10" en la gestión de la pandemia, Farr pensó que eso "era un chiste, si fuera divertido. Pero no es".
Farr no está solo. Algunos indicios sugieren que cada vez más jubilados de Florida que votaron por Trump están considerando abandonarlo en noviembre.
Las encuestas muestran una leve ventaja de Biden sobre Trump en esta franja etaria, aunque no demasiado significativa: tres puntos porcentuales, según un sondeo de Quinnipiac del 23 de julio.
Es un problema serio para Trump, porque este es el grupo demográfico que le dio la victoria en 2016 en Florida. Entonces, 57% de las personas de más de 65 años votó por él.
El otro problema del presidente es que ellos, sus seguidores más fieles en Florida, son precisamente los más afectados por el coronavirus.
El 20,5% de los 21 millones de floridanos tienen más de 65 años: es históricamente el estado con la mayor proporción de ancianos del país.
Y el virus ha matado aquí a más a casi 9.000 personas. El 83% de ellas mayores de 65 años, según el Departamento de Salud.
 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...